Tachirenses peregrinaron en honor a la Virgen de La Consolación

Pese a las restricciones por el COVID-19, los tachirenses recorrieron las calles hasta la Basílica de Táriba para rendir homenaje a la Virgen de La Consolación en su día

152
Peregrinos llegaron a la Basílica de Táriba por el día de la Virgen de La Consolación. | Foto cortesía Bomberos de San Cristóbal.

San Cristóbal. La multitudinaria caminata que era tradición cada 15 de agosto no se realizó este año. La Diócesis de San Cristóbal no convocó a la peregrinación de la patrona del Táchira, la Virgen de La Consolación, como medida preventiva por el COVID-19; sin embargo, los devotos llegaron hasta la Basílica en carro, bicicleta, trotando o caminando para rendir homenaje a la virgen.

Aunque la Basílica no estuvo repleta de personas todo el día como anteriormente estaba, la réplica de la imagen de la Virgen de La Consolación de Táriba estuvo expuesta en el atrio para quienes llegaron a pagar sus promesas o como acto de agradecimiento. En pequeños grupos familiares caminaron los fieles. En horas de la mañana se permitió el ingreso de los devotos para rezar.

“Aunque dijeron que no se podía yo llegué con mi esposa y mi hija de un año en carro, porque tengo mucho que agradecerle a La Consolación. Hemos tenido dos años difíciles por el COVID-19, pero estamos vivos, sanos y hoy podemos venir a decirle a nuestra reina que estamos agradecidos”, dijo a El Pitazo Nelson Pinzón, quien fue desde San Cristóbal a Táriba, en el municipio Cárdenas.

En los años anteriores, distintos organismos de protección, seguridad y rescate instalaban puntos de atención a los peregrinos donde repartían agua, frutas o refrigerios, pero este 2021 no fue así. Funcionarios de la Policía del Táchira y Bomberos estuvieron desplegados de manera preventiva en la ruta que conduce hasta la Basílica de Táriba.

Este es el segundo año consecutivo en que la iglesia no organiza la procesión de la Virgen de La Consolación por el virus. La tradición de que el obispo de la Diócesis de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta, caminara desde la Catedral hasta la Basílica, espera poder hacerla el otro año, libre de pandemia y en mejores circunstanciasm pues Moronta superó el COVID-19 hace una semana. Sin embargo, el obispo auxiliar monseñor Juan Ayala dio la misa para quienes estaban a las 6:30 de la mañana en la iglesia.

La Virgen de La Consolación llega a sus 461 años. Las demostraciones de amor y fe no solo se vieron en quienes caminaron a Táriba, sino en los hogares tachirenses donde hicieron altares en su honor.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.