Táchira | Mecánico afectado por lluvias: «Perdí todas mis herramientas y mis pertenencias»

José Díaz, de 54 años, trabajaba como mecánico en Las Vegas de Táriba, estado Táchira. Por las lluvias registradas el sábado 30 de octubre, su vivienda fue una de las más afectadas. El agua arrasó con sus herramientas de trabajo, muebles y demás pertenencias

147
El motor de su carro quedó lleno de barro | Foto: Lorena Bornacelly

Táchira.- «Gracias a Dios no tenía motos de clientes», fue en lo primero que pensó José Díaz, cuando vio que el taller mecánico improvisado dentro de su hogar quedó destrozado. Perdió las herramientas de trabajo que usó por más de 20 años en cuatro horas de lluvia constante.

La tarde del 30 de octubre empezó a llover en Las Vegas de Táriba, en el municipio Cárdenas y el agua comenzó a meterse poco a poco en las casas donde reside Díaz con su esposa y sus dos hijos de 27 y 31 años. Jamás imaginó que perdería sus pertenencias ese día.

«De pronto sonó como un estruendo y salimos a ver qué pasaba y nos damos cuenta que la alcantarilla estaba levantada. Corrimos a casa de mi hermana, aquí en la esquina y esperamos por horas que dejara de llover y que de la alcantarilla no saliera más agua. Fue horrible ver eso», narró a El Pitazo.

La marca en la ventana del carro muestra hasta dónde llegó el nivel del agua | Foto: Lorena Bornacelly

Cuando consideró que podía llegar a su vivienda. El agua le tapaba las rodillas pero entró. Los colchones flotaban, las mesas también, las ollas, cubiertos, platos y vasos no estaban en su sitio. La casa en la que ha vivido toda su vida era otra.

«Ya en la noche, como a las 8 de la noche, pude ver que las cajas de herramientas no estaban. Vi algunos tornillos y ya. Cuando removimos el barro aparecieron algunas cosas, pero con nada eso puedo seguir trabajando, no solo perdí las cosas de mi casa sino de mi sustento familiar«, precisó.

Aunque en el taller, que funcionaba en su estacionamiento, no había motos de clientes, su vehículo estaba estacionado en el frente de la casa y fue arrastrado hasta la cuadra siguiente a la suya.

El carro tenía barro en el motor, la marca en la ventana de hasta donde lo cubrió el agua y los asientos empapados. Tres días después del aguacero no lo ha encendido, por temor a un cortocircuito o que no lo haya limpiado por completo en los espacios más pequeños.

En total, 17 viviendas resultaron afectadas en la zona con anegaciones y pérdidas de enseres. Aún esperan -José Díaz, su familia y sus vecinos- la presencia y ayuda de organismos o políticos.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.