Táchira | Embarazada con preeclampsia está en riesgo por falta de prueba para COVID-19

Pilar Vidal no tiene dinero para una prueba. Ve a su hija sentada sin recibir atención en un hospital donde la gente se muere esperando un examen. “Hay gente que muere aquí de mengua y ahora mi hija está ahí. Sé que mi hija no tiene COVID, pero hay que hacerle la prueba”

68
La madre de la joven de seis meses de embarazo presenta complicaciones de salud, pero sin la prueba de COVID-19 no la pueden intervenir. Foto; referencial.

San Cristóbal.- Llorando por las áreas del Hospital Central de San Cristóbal estaba la mañana de este lunes 31 de mayo Pilar Vidal, madre de una joven (25) con seis meses de embarazo quien sufrió una preeclampsia y le solicitan una prueba de COVID-19 para poder intervenirla quirúrgicamente.

A pesar de ser un requerimiento del centro centinela y de Vidal haber acudido al hospital Oncológico (centro piloto de vacunación y pruebas) para pedir ayuda, no tuvo respuesta.

Según declaró Pilar Vidal a El Pitazo, su hija fue trasladada en horas de la madrugada al centro de atención centinela. La recibieron en el área de triaje y en la evaluación médica le determinaron preeclampsia, anemia y un problema en los riñones.

Para llevarla a piso y darle la atención adecuada, el centro de salud le exige la prueba de COVID-19, pero no la consiguen gratuita y no tienen dinero para hacerla en un centro privado.

Me dieron un papel para sacar una prueba privada y yo no tengo dinero. Me dijeron que aquí no hacen la prueba del COVID-19, les dije que en las redes tenía el Gobierno que si las había, y yo no tengo cómo sacarle la prueba a mi hija embarazada y puede perder su bebé”, expresó.

LEE TAMBIÉN
¿Cómo registrarse para recibir vacuna anti-COVID-19 si no estás en Sistema Patria?



La madre de la embarazada dice estar segura de que no tiene COVID-19. “Ella no ha estado con nadie con COVID-19, no sale y me exigen esto para llevarla a piso. Si no tiene la prueba no me la atienden por sala de parto para atenderle las contracciones, la anemia y la afección de riñón”, dijo.

Pilar Vidal buscaba desesperada este 31 de mayo cómo hacerle una prueba COVID-19 a su hija embarazada para que la asistieran. Foto: Mariana Duque

Dice que aunque fue al Hospital Oncológico a solicitar la prueba, la pasaron de persona a persona y no obtuvo respuesta. Pilar tiene un sueldo de 220.000 pesos mensuales y los gastó en el Hospital Central haciéndole exámenes a su hija, por lo que ya no contaba con dinero para hacer más exámenes. “Tiene desde las tres de la mañana sentada allí (en triaje de COVID-19) y no me la atienden”, acotó.

Le preocupa que en el Hospital Central de San Cristóbal los pacientes mueren esperando un examen, lo que temía ocurriera con su hija. “Hay gente que muere aquí de mengua y ahora mi hija está ahí. Sé que mi hija no tiene COVID, pero hay que hacerle la prueba”, expresó.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.