24.7 C
Caracas
jueves, 13 agosto, 2020

Solidaridad en cuarentena: vecinos en San Cristóbal hacen tapabocas para regalar

Para entregar a quienes no tienen dinero para adquirir mascarillas de protección, en San Cristóbal un grupo de personas decidieron confeccionarlas y entregarlas a los más necesitados

-

Táchira.– Con la necesidad de ayudar a quienes no pueden comprar tapabocas, la comunidad del barrio Las Flores, en San Cristóbal, estado Táchira, decidió reunirse para hacerlos de manera artesanal y regalarlos.

Al ser una acción voluntaria y sin fines de lucro, decidieron buscar apoyo entre los mismos vecinos y así poder hacer tapabocas y repartirlos a los niños, adultos mayores y personas con alguna discapacidad.

«Estábamos reunidos en casa de una vecina llamada Maura hablando sobre el coronavirus y las medidas que tomaremos como comunidad, y ella vio un poco de telas que le sobraron de un curso de ropa íntima que hizo y pensó en hacer tapabocas para donar» explicó Yonathan Pernía, miembro del grupo de vecinos.

Al aparecer la idea todos coincidieron y comenzaron a buscar lo necesario: tijeras, hilos y otras telas; sin embargo, al ver que la población vulnerable era tan alta, una de las vecinas estableció contacto con el Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces) y les prestaron máquinas de coser y además les donaron ocho metros de tela.

«El Inces donó tela y prestó la maquinaria, y los demás implementos los donaron los vecinos. La empresa privada de la misma comunidad colaboró con las ligas y así empezamos el trabajo. Estimamos hacer 420 tapabocas en total», afirmó Pernía.

LEE TAMBIÉN

Laboratorio de microbiología de la ULA hará pruebas para detectar coronavirus

La comunidad de Las Flores actualmente está conformada especialmente por personas mayores, quienes han visto a sus hijos y familiares partir a otros países buscando mejor calidad de vida. Por esta razón, quienes decidieron hacer esta acción solidaria sintieron la necesidad de ayudarlos.

- Advertisement -

El trabajo no ha sido difícil, pero las ganas de ayudar, de colaborar y, sobre todo, de proteger a los miembros de la comunidad los mueve y motiva. «Entendiendo que los abuelos son los más vulnerables, esto es lo que podemos hacer. Muchos deberán salir a comprar alimentos, pero al menos lo harán con un tapabocas donado porque por sus propios medios no pueden comprarlo», aseveró.

Aun cuando estiman hacer 420 mascarillas, no desestiman que puedan hacer más para ayudar y colaborar. Entienden que deben estar aislados, pero todos con tapabocas y lavándose las manos constantemente se reúnen para hacer los tapabocas con los que esperar ayudar a la prevención de la enfermedad por coronavirus en la ciudad.

4.56/5 (9)

¿Qué tan útil fue esta publicación?