San Cristóbal cumple 460 años siendo la ciudad de la cordialidad

San Cristóbal cumple 460 años. La llamada “ciudad de la cordialidad" sigue siéndolo en medio de problemas de servicios públicos. Los ciudadanos hacen de ella día a día una ciudad cordial y emprendedora que se resiste a perder su esencia

221
San Cristóbal es conocida por ser la ciudad de la cordialidad. Hoy cumple 460 años. Foto Lorena Bornacelly.

Táchira.- San Cristóbal, capital del estado Táchira, sigue siendo 460 años después de su fundación, la ciudad de la cordialidad. En medio de la crisis de servicios básicos, de recolección de la basura y de innumerables problemas, sus ciudadanos siguen trabajando y haciendo de la Villa de San Cristóbal un rincón especial de los andes.

Este miércoles 31 de marzo, en sus 460 años, San Cristóbal ha vuelto a ser la ciudad conocida por muchos: lluviosa, con neblina y mucho frío. Aunque los cambios climáticos afectan considerablemente a la capital tachirense, muchas personas se han conectado nuevamente con sus recuerdos de infancia cuando despiertan con el llamado «pacheco», frase para hacer referencia al frío.  

La ciudad de San Cristóbal. Foto: cortesía Carlos Eduardo Ramírez. 

Para Nelly Armas, docente municipal, esta ciudad en la que creció ha tenido altos y bajos en todos los sentidos, pero desde su punto de vista, la cordialidad sigue siendo su mayor virtud.

«Uno va a cualquier lado y se encuentra a un trabajador, vendedor o empleado que siempre saluda, que siempre está dispuesto a ayudar a la gente de la tercera edad como yo. San Cristóbal ha pasado por muchas cosas malas y tristes, de mucha escasez e injusticias, pero no deja de ser bella y más aún con este frío que tenemos todos los días y la neblina que arropa las imponentes montañas», dijo Armas, de 52 años años. 

LEE TAMBIÉN

Táchira | Vendedores de pescado gastan hasta $4000 para trasladarlo

Las palabras de la profesora Armas sobre la escasez rememoran a una San Cristóbal donde las personas pasaban hasta 12 horas en cola para comprar dos kilos de arroz o harina de maíz, un paquete de pañales o un kilo de azúcar. Ahora la realidad es otra. La presencia de bodegones, aunque con sobreprecio, hace que cualquier alimento o producto se consiga. También la dinámica en la frontera con  Colombia hace que productos del país vecino se encuentren en cada esquina de la ciudad. 

Por la cercanía con Colombia, en Táchira se usan los pesos colombianos como la moneda para pagar cualquier producto. Esto ha incentivado que emprendedores sigan trabajando en San Cristóbal. Este es el caso de Carlos Parra, un vendedor de pasteles andinos, que día a día ofrece el tradicional alimento en mil pesos (equivalentes a 0.29 dólares). 

Emprendimientos sin servicios públicos 

Parra cuenta que vende al día hasta 120 pasteles, que representan 120 mil pesos, equivalentes a 35 dólares. Considera que poder cobrarlos en pesos ayuda a que siga trabajando. 

«Yo sí quería irme del país pero cuando empezamos a usar los pesos vi una oportunidad muy grande y me quedé. Yo trabajo y gano dinero para mantener a mi mamá y hermana, pero también se hacen sacrificios. Si no logro comprar gas a precio de reventa, me toca cocinar en hornilla eléctrica, muchas veces a horas de la madrugada si paso el día sin electricidad. Es difícil pero nada como estar en mi ciudad», explicó Parra. 

La ciudad de San Cristóbal. Foto: cortesía Carlos Eduardo Ramírez. 

El tener que preparar lo necesario para sus pasteles en la madrugada es el reflejo de las fallas constantes de electricidad que hay, no solo en San Cristóbal, sino en el estado Táchira. Según el conteo realizado por El Pitazo, en 2020 hubo 701 apagones en la capital tachirense. 

De igual manera Pedro Vargas, vendedor de verduras y hortalizas, considera que San Cristóbal, en sus 460 años, «es la mejor ciudad de Venezuela». Su afirmación la basa en la cordialidad, solidaridad y amor de los ciudadanos a sus calles y espacios.

«Yo todas las mañanas vengo a trabajar y vender mis cosas, y veo a mucha gente que pasa hambre y otros que tienen más poder de compra les regalan tomates, auyamas, papas, yucas, cualquier cosa. Eso no lo pierde el sancristobalense, la solidaridad y sobre todo la cordialidad. Aquí nos ayudamos unos a otros para tratar de salir adelante. Yo por lo menos que vengo y vendo, veo que la basura no la recogen, entonces vengo yo y lo que hago es que la mía -la basura- la ordeno y mantengo hasta que pasen los camiones. Así hacemos cuidad», comentó Vargas.

«Hacemos ciudad»  

La frase de Vargas, quien trabaja en el sector de Barrio Obrero, conecta perfectamente con las actividades que llevan a cabo los vecinos de la zona popular de La Ermita, pues se organizaron y entre todos impulsan la recuperación de espacios que permitan a la comunidad volver a sentirse «como en casa».

LEE TAMBIÉN

Mérida | Militares ocupan parque infantil en Bailadores para instalar un destacamento

«La verdad es que para nosotros La Ermita es muy importante. Aquí no solo crecimos, aquí nacieron y murieron nuestros padres, aquí nos formamos, aquí tuvimos a nuestros hijos, aunque se hayan ido del país esperamos que vuelvan y encuentren todo como era cuando estaban niños. Esto es muy bravo, todo lo que pasa en el país, pero si los gobernantes no hacen nada pues nosotros sí, porque finalmente todos ellos se van, pasarán, pero nosotros nos quedamos aquí y queremos hacer de La Ermita y San Cristóbal un espacio agradable», dijo Omar Salas, uno de los miembros de la comunidad que participa en la recuperación de espacios. 

La ciudad de San Cristóbal. Foto: cortesía Carlos Eduardo Ramírez. 
Regalos para San Cristóbal  

El Pitazo preguntó a distintas personas qué le regalarían a San Cristóbal en sus 460 años, a continuación presentamos las respuestas de algunos de sus residentes:

  • «Gobernantes que trabajen sin estar en peleas políticas», dijo Martha Chacón, profesora universitaria. 
  • «Una limpieza profunda y asfaltado a toda la ciudad», consideró Ramón Pernía, contador.
  • «Más espacios deportivos», dijo Ángel Ballesteros, jugador de rugby.  
  • «Dinero a los comerciantes para que puedan modernizar las fachadas de sus negocios y no se vean envejecidos», detalló Cinthya Perdomo, estudiante. 
  • «Asfaltado en toda la ciudad, la mejora de las plazas y pondría a funcionar las fuentes del Obelisco», precisó Elisa Márquez, vendedora informal. 
  • «Mejoras en todos los sentidos y menos politiquería», respondió Armando Hernández, médico. 
Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.