Padres de bebés recluidos en hospital de Valera deben costear exámenes y medicinas

Sondas, guantes, vías y exámenes para determinar la cantidad de oxígeno en la sangre o la presencia de bacterias deben pagar los padres de recién nacidos fuera del Hospital Universitario Pedro Emilio Carrillo. Señalaron que los médicos los ayudan, pero consideran hace falta personal de enfermería

174
En neonatología los padres de los recién nacidos hacen lo imposible para mantener con vida a sus hijos. | Fotos: María Gabriela Danieri

Valera.– En el área de neonatología del Hospital Universitario Dr. Pedro Emilio Carrillo, ubicado en el municipio Valera, los padres de los bebés recién nacidos dijeron vivir en constante zozobra, principalmente por la salud de sus hijos, quienes ingresaron a este servicio por haber nacido antes de tiempo, con deficiencias respiratorias, bajos de peso o con alguna patología.

Esta preocupación se incrementa por la necesidad de buscar recursos económicos para poder costear, diariamente, los insumos y estudios de laboratorio, que en el centro de salud no están disponibles. 

María Matos, quien hace 27 días dio a luz a unos morochos, una hembra y un varón, comentó que ya perdió  la cuenta del dinero invertido para mantener con vida a sus hijos, quienes presentaron deficiencia respiratoria.

LEE TAMBIÉN

Gobierno promete reabrir el hospital Periférico de Coche en enero 2020

“Han sido días de mucha tensión. Tenemos que hacer los exámenes afuera porque aquí no hay. La hematología sí la hacen, pero el PH, la glucemia, la creatinina y los gases arteriales, no. Hemos gastado millones, pedimos prestado, vendimos los teléfonos y mi esposo no ha parado de trabajar”, relató Matos.

Estos análisis los realizan en instituciones privadas, pero los más costosos son el de nivel de oxígeno, que lo hace únicamente el Instituto Médico de Valera, y el de hemocultivo de la sangre, con el cual determinan si los niños se han contaminado con bacterias. Estos procedimientos tienen un precio de 130.000 bolívares.

La madre, procedente de Betijoque, municipio Rafael Rangel, comentó, durante la mañana de este viernes 6 de diciembre, que en el servicio hay unos 25 niños cuyos padres son, en su mayoría, de escasos recursos. Duermen en la sala de espera, pasan hambre cuando sus familias no pueden llevarle comida y se ayudan entre todos con los insumos.

LEE TAMBIÉN

Juramentan nueva directiva del Instituto Autónomo Hospital Universitario de Los Andes

Así lo confirmó Luis Durán, padre de uno de los bebés recluido hace 19 días y oriundo de la población de La Puerta. “Los padres, por lo general, son de bajos recursos; aquí nos ayudamos. Entre todos recogemos y, si alguno necesita, se le da, porque aquí es difícil. Lo que más se necesita son las sondas, porque antibióticos hay ahí. Los tubos, lo más caro, gracias a Dios lo tienen ahí», relató Durán. 

Además de este tipo de insumos, los padres también han debido costear el químico especial (llamado erdex) para la desinfección del servicio, pues son conscientes de la posibilidad de una proliferación de bacterias. 

Falta de personal

Los declarantes agradecieron a los médicos por su dedicación, porque tratan a los niños como suyos. “Uno está consciente de que los doctores trabajan. Estamos agradecidos con ellos, lo que hace falta son enfermeras”, manifestó Durán.

Neonatología tiene cinco ambientes y en cada uno de ellos, explicaron los padres, hay de seis a 10 bebés, pero solo tienen una enfermera por espacio. 

“¿Una sola enfermera cómo va a atender a 10 niños? Deberían ser mínimo tres por ambiente», planteó María Matos.

Mortalidad en 2019

Giovanni Vielma, presidente del Sindicato de Trabajadores de la Salud, en recientes declaraciones a medios locales aseguró que, hasta noviembre de 2019, han muerto alrededor de 300 bebés en el área de neonatología.

Las causas, declaró Vielma, son la falta de control de las madres, desnutrición, falta de vitaminas y enfermedades congénitas. 

Los familiares en neonatología relataron que, en 19 días, no menos de 20 recién nacidos murieron, pero principalmente por ser pretérmino.

“La mayoría son seismesinos y nacen débiles. Las familias son de lejos, vienen de Caja Seca, Mene Grande, muchos de los Páramos, porque este es el hospital con los mejores especialistas en el área”, contó Matos. 

Al servicio de sala de parto del hospital universitario ingresan pacientes de los 20 municipios de Trujillo y procedentes de los estados Zulia, Mérida, incluso de Lara y Portuguesa.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.