Padre de nadadora olímpica Paola Pérez: “Llegar a Tokio fue su mayor esfuerzo”

La venezolana de 30 años representó a Venezuela en aguas abiertas. Entre lágrimas, gritos y aplausos celebraron sus padres y amigos la hazaña de llegar a Tokio en medio de los tantos problemas para poder hacerlo

1122

Táchira.- Nervios, emoción, ansiedad y mucha alegría se notaban en las caras del conocido José “pantera” Pérez y Flora Sierra, padres de la nadadora olímpica Paola Pérez. Acompañados de familiares y amigos de la natación esperaron el momento en que la pequeña «sirena» entrara al agua y comenzara su recorrido de 10 kilómetros en aguas abiertas representando a Venezuela. Entre pitos y gritos vieron a la venezolana.

Atrás quedaron los obstáculos y las angustias que parecían impedir que la joven tachirense llegara a Tokyo 2020. El recuerdo de la hipotermia sufrida por no tener un traje de baño especial en los Juegos Panamericanos Lima 2019, el miedo de no contar con dinero para tener una preparación adecuada desaparecieron la tarde del 3 de agosto, el apartamento en San Cristóbal de la familia Pérez se llenó de júbilo y emoción.

«Pantera», conocido deportista, preparador físico tachirense y padre de Pérez, con el pito de entrenador vio a su hija. Entraba y salía del apartamento, con un teléfono en la mano, viendo cada minuto de la competencia de dos horas. Mientras tanto, Flora Sierra, también deportista de nado sincronizado y madre de la joven, en un cuarto sola, vio nerviosa y en privado a su niña cumplir la meta por la que luchó en los últimos años.

LEE TAMBIÉN

Tokyo 2020 | Venezuela alcanza la mejor cosecha de medallas en unos Juegos Olímpicos

“Esta es la muestra al esfuerzo de los últimos cuatro años. Su preparación, sus ganas. Paola en marzo le dijo a su hermana que se iba a retirar, pero no, no lo hizo y aquí están los resultados. Ella se vino de Chile a Venezuela a intentar prepararse y el estar en Tokio es toda una ganancia. Como padre estoy más que orgulloso”, dijo a El Pitazo el padre de la nadadora olímpica.

Participación casi imposible

Para Paola Pérez llegar a Tokio no fue una tarea fácil. Tan solo en el mes de junio temía no poder ir a Portugal a participar en el preolímpico. Previamente había hecho cambios en su vida, pues debió mudarse a Chile para poder entrenar debido a que en Venezuela no hay espacios aptos para prepararse y, al volver a su país, debía pagar para utilizar piscinas que tampoco eran las indicadas.

Sin recursos para garantizar la preparación en un centro de alto rendimiento en Portugal fue la última atleta olímpica en el mundo en llegar y comenzar a tener lo necesario pues el Ministerio de Deporte no hizo las gestiones previas para su llegada anticipada. Tampoco tuvo cómo viajar a otros países y entrenar en bahías o mar adentro, como su disciplina requiere.

La participación en Tokyo 2020 representó para Paola Pérez su mayor prueba personal y para su familia “una muestra de unión y fortaleza”, según dicen sus papás. Aunque la venezolana no logró estar en el podio, sus familiares y amigos, sabiendo de su esfuerzo y sacrificio, de igual manera celebraron y aplaudieron la participación de Paola Pérez en las Olimpiadas.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.