21.1 C
Caracas
sábado, 26 septiembre, 2020

Mérida | Médicos del hospital centinela exponen carencias para atender pacientes con COVID-19

Miembros del comité para la atención de casos COVID-19 del Instituto Autónomo Hospital Universitario de Los Andes, centro centinela de Mérida, expusieron el déficit de recursos humanos, materiales y técnicos que padecen y dificulta la atención de pacientes con coronavirus

-

Mérida.- Falta de gasolina y de transporte para la movilización del personal sanitario, déficit de equipos de bioseguridad, así como de suministros, medicamentos, reactivos y hasta camas para la atención de pacientes con COVID-19 expusieron médicos del Instituto Autónomo Hospital Universitario de Los Andes (Iahula), principal centro centinela de Mérida, en rueda de prensa ofrecida este jueves, 10 de septiembre.

Estrella Uzcátegui, vocera de la convocatoria y exdirectora del Iahula, denunció que el suministro de gasolina para médicos y personal de salud se ha reducido, situación que, aunada a la escasez de transporte público, está causando un aumento de la ausencia laboral en el principal hospital centinela del estado para la atención de casos de COVID-19.

«El hospital cuenta con cerca de 4.000 trabajadores, de los cuales aproximadamente 1.200 tienen medios de transporte propios. A nosotros nos suministran entre 100 y 140 cupos semanales para surtirnos de gasolina, pero ha habido semanas en que no nos asignan cupos. No nos vamos a engañar ni nos vamos a resignar. Porque se nos asigna un pírrico cupo de gasolina no vamos a decir que estamos siendo surtidos de manera constante y adecuada», resaltó Uzcátegui.

La médica cirujana agregó que la falta de gasolina y de transporte ha incidido en que un 50% del personal del Iahula no pueda acudir a trabajar.

Déficit de recursos indispensables

Los profesionales declararon con preocupación las principales carencias que tienen este hospital y su personal, las cuales impiden atender pacientes con COVID-19 en momento cuando la curva de contagios está lejos de aplanarse.

Principalmente el Iahula tiene déficit de equipos de protección personal o bioseguridad, como pantallas faciales, respiradores N95, batas de cirujano resistentes a fluidos, guantes, mascarillas quirúrgicas y coverall.

LEE TAMBIÉN

Aumento de oferta de Remdesivir revela fallas en esquema gratuito del gobierno

- Advertisement -

También reportan insuficiencia de equipos portátiles de radiología e imagen, como rayos X, ultrasonido y tomografía, falta de reactivos de laboratorio para pruebas que permitan evaluar la gravedad de los casos, como ferritina, dímero D, fibrinógeno, niveles de interleucinas y gases arteriales.

El principal hospital de la región andina tampoco tiene suficientes camas, colchones, ventiladores mecánicos, monitores y bombas de infusión para las áreas de cuidados críticos.

«A pesar de las promesas de abrir 20 camas de cuidados intensivos no
hemos visto ningún trámite dirigido al cumplimiento de tal compromiso. La capacidad real del hospital para cuidados intensivos y semi-intensivos es muy pequeña y ya se observa saturación de los cupos disponibles para pacientes graves con COVID-19″, señalan los médicos en un comunicado emitido tras la referida rueda de prensa.

Resultados de pruebas PCR tardan hasta 20 días

Una vez más, los médicos se refirieron a la carencia de un laboratorio local para realizar pruebas moleculares, específicamente PCR, habiendo en el laboratorio de microbiología de la Universidad de Los Andes el personal preparado y el equipamiento necesario para procesar dichas pruebas.

«En nuestro hospital, los tiempos de espera para obtener resultados de PCR demoran entre 15 y 20 días, y el tiempo de respuesta no está en función de la gravedad del paciente ni de su potencial contagiosidad», detalla el comunicado.

Escasez y distribución arbitraria de medicamentos para COVID-19

A pesar de que autoridades políticas del oficialismo en Mérida han anunciado la entrega de fármacos para tratamiento del COVID-19, los médicos aseguran que hay escasez de medicamentos con eficacia comprobada para el manejo de casos moderados y graves de enfermedad por coronavirus, como remdesivir, tocilizumab, esteroides y otros.

«Por otra parte, no se observa una política clara, definida y sistemática para la dotación de los pocos tratamientos que se envían, y la distribución de tales medicamentos suele dejarse a la decisión personal de las autoridades designadas por el Ministerio de Salud», denuncian los médicos.

Aumentan médicos con síntomas de COVID-19

Finalmente, los miembros del comité para la atención de casos COVID-19 en el Iahula ven con preocupación el aumento de personal de ese centro asistencial con síntomas de dicha enfermedad.

Según el texto, los profesionales de la salud exigen y urgen a las autoridades nacionales a que asignen todos los recursos necesarios al Iahula «para que pueda cumplir con la riesgosa y difícil tarea que se le encomendó como hospital centinela durante la pandemia COVID-19, sin más dilaciones ni incumplimiento de promesas». Adicionalmente, los médicos demandan que esta dotación se haga de manera directa, «siguiendo los canales regulares establecidos por la ley, sin intermediarios que empleen los recursos a su discreción», enfatiza el texto.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado