24.1 C
Caracas
viernes, 22 enero, 2021

Mérida | Fundaciones reactivan la educación especial en el municipio Cardenal Quintero

Las fundaciones Cultivar y Loto Azul lograron reabrir el Instituto de Educación Especial "Emiliano Salcedo" de Santo Domingo. La meta es que 100 personas con distintas discapacidades sean atendidas en el municipio Cardenal Quintero

-

Mérida.- El pasado 19 de noviembre se reinauguró el Instituto de Educación Especial «Emiliano Salcedo» ubicado en Santo Domingo, municipio Cardenal Quintero de Mérida. En principio, 9 personas, de entre 7 y 24 años de edad, están recibiendo clases en el programa de educación especial que ofrece la Fundación Loto Azul, en alianza con la Fundación Cultivar y con el apoyo de personas de la comunidad y la alcaldía.

Iderni Villalba, directora de la Fundación Loto Azul, explicó a El Pitazo que hace un año padres y representantes de niños y jóvenes con diversidad funcional de Santo Domingo plantearon a las referidas fundaciones la necesidad de reactivar la educación especial en esa localidad. A partir de ese encuentro se comenzó a desarrollar el programa «Inclusión Cultivar», para capacitar a docentes, padres y voluntarios en la enseñanza dirigida a este tipo de personas.

«Por los momentos tenemos 9 estudiantes de Santo Domingo, de entre 7 y 24 años de edad. Hay una lista de espera de 30 personas. La población solicitante es de más de 100 personas. En Cardenal Quintero hay aproximadamente 400 personas con discapacidades, de las cuales 128 están excluidas de los sistemas educativo y laboral», detalló Villalba, cuyas cifras se basan en un censo que hicieron a comienzos de este año.

Las personas inscritas en el programa educativo son atendidas por dos docentes de la Fundación Loto Azul, quienes cuentan con el apoyo de una psicopedagoga. El instituto educativo, además de dar en comodato las instalaciones, ofrece incluir tres docentes más. Así mismo, la alcaldía cedió tres vigilantes de su personal, de los cuales dos son personas con necesidades especiales. Tres personas de la comunidad también forman parte del programa como colaboradores voluntarios.

Lourdes Castillo, directora de la Fundación Cultivar, una organización no gubernamental sin fines de lucro con sede en Santo Domingo, es quien coordina el Programa Loto Azul en esa localidad.

LEE TAMBIÉN

Guárico | Fundación Creo En Ti recauda útiles escolares para niños en pobreza extrema

- Advertisement -

Educación adaptada y semipresencial

El programa educativo que ofrece Loto Azul está basado en el currículum básico nacional de educación, sobre el que hacen adaptaciones que dependen de las necesidades del grupo que conforma cada uno de los cuatro niveles de aprendizaje que comprende el programa. Todos incluyen las áreas de matemáticas, sociales, lenguaje, ciencias, estética y educación física. Este programa está dirigido a personas con autismo, síndrome de down, con compromiso cognitivo leve, moderado o severo, así como quienes tienen discapacidades en cualquiera de sus sentidos.

Debido a la pandemia por COVID-19, las clases actualmente son semipresenciales. La Fundación Loto Azul tiene una plataforma virtual con cuatro aulas, una por cada nivel, de acuerdo con las necesidades de cada grupo. Además, los estudiantes tienen clases presenciales dos veces a la semana.

El programa llegará a otros municipios

Villalba contó a El Pitazo que padres y representantes de personas discapacitadas del municipio Pueblo Llano, vecino de Cardenal Quintero, también quieren que el programa educativo llegue a su comunidad, donde actualmente se estima que más de 200 personas con necesidades especiales están excluidas del sistema educativo y laboral.

«Las personas interesadas de Pueblo Llano van a realizar un censo a partir del 10 de diciembre para que luego quienes lo deseen se incorporen al programa de capacitación que dura un año«, dijo Villalba.

En principio 9 niños con diversidad funcional están siendo atendidos a través del Programa Loto Azul de educación especial. La meta es poder atender a 100 personas discapacitadas | Foto: cortesía Fundación Loto Azul

El objetivo de la fundación es poder reactivar la educación especial en todo el estado Mérida que, según datos suministrados por Villalba, es el que tiene la mayor cantidad de personas discapacitadas del país. «Lo que estamos haciendo es recuperando los espacios, capacitando al personal y ofreciendo propuestas para que los padres recobren la confianza en estas instituciones y en sus hijos también, en lo que pueden dar para la sociedad», dijo.

Villalba agregó que próximamente firmarán un convenio con la Dirección Estadal de Educación para llevar el Programa Loto Azul a todas las instituciones educativas de la entidad adscritas a esta dirección.

Ayuda de la ONU aún no llega

Por otra parte, Villalba comentó a El Pitazo que la Fundación Loto Azul, junto a otras dos organizaciones de Mérida, fue seleccionada por la Oficina de la Organización de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés) para recibir financiamiento en el marco del Plan de Respuesta Humanitaria de la ONU, específicamente en el clúster de educación. Sin embargo, tras casi un año de la selección y aprobación del presupuesto, no han recibido los fondos.

«Nos han tenido casi un año participando en encuestas y actividades donde nos dicen que se están recogiendo los fondos. Semanalmente asistíamos a reuniones, algunas de ellas presenciales, donde recolectaban datos que nos pedían, pero hasta la fecha no nos han dado el dinero que necesitamos para desarrollar este programa. Para poder replicar el programa hemos estado dividiendo nuestros propios recursos», aseguró Villalba.

Para poder generar ingresos que ayuden a mantener los programas de educación y capacitación, la Fundación Loto Azul vende productos elaborados por sus estudiantes, como jabones artesanales | Foto: cortesía Fundación Loto Azul

Además del programa educativo, Loto Azul tiene un programa de capacitación laboral para que las personas discapacitadas desarrollen habilidades que les permitan ser independientes y encontrar un trabajo. Algunas de las cosas que hacen los estudiantes de este programa, como jabones artesanales, la fundación los vende para obtener ingresos que les permitan mantener su labor. Recientemente comenzaron a digitalizar dibujos hechos por los estudiantes e imprimirlos en franelas que tienen a la venta para generar más recursos.

Las cuentas en Instagram de las fundaciones son @fundacionlotoazul y @fundacioncultivar. Los productos hechos por los estudiantes se pueden ver en estas cuentas de la misma red social: @moniguitos y @jaboneslotoazul.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado