22.1 C
Caracas
viernes, 14 junio, 2024

Mérida | Familiar de paciente del hospital: «Nos tocó vender cosas personales para costear el tratamiento»

La situación precaria del Instituto Autónomo Hospital Universitario de los Andes en Mérida no solo afecta a médicos, enfermeros y personal obrero. Familiares de pacientes hospitalizados también dan a conocer cómo la condición en que se encuentra el centro de salud afecta el estado y la evolución de sus seres queridos

-

Por Oriana García, del Programa de formación de nuevos periodistas

Mérida.- Las protestas de los últimos meses del personal que labora en el Instituto Autónomo Hospital Universitario de los Andes (Iahula) dejaron en evidencia las precarias condiciones en las que trabajan, los bajos sueldos y la falta de acciones gubernamentales. A ello se suma el estado en que se encuentran los pacientes hospitalizados y las circunstancias que atraviesan los familiares.

Para dar mayor cobertura a la situación de quienes asisten al centro asistencial más importante de Mérida, el equipo de El Pitazo entrevistó a Daniela Nieto, cuyo tío, Alexander Nieto, estuvo hospitalizado por 1 mes y 10 días en el Instituto Autónomo Hospital Universitario de los Andes.

Alexander Nieto ingresó al hospital por una hemorragia cerebral, su condición era crítica. En su primer mes hospitalizado tuvo neumonía y se contagió de una bacteria en la sala de trauma shock del instituto. Según Daniela Nieto, esta bacteria ha causado la muerte de pacientes en el Iahula.

Táchira | Habitantes de Cordero recolectan lluvia para limpiar y cocinar por escasez de agua

Nieto comentó que en un inicio los gastos diarios de los medicamentos que su tío requería eran de 50 dólares y a medida que pasaban los días aumentaron a 100 y hasta 150 dólares. Estos se incrementaron debido a las condiciones en las que se encontraba su tío, que cada día requería más soluciones fisiológicas que lo mantuvieran hidratado, así como antibióticos cuyo monto era de 30 dólares, además de ampollas y otros medicamentos. 

Los exámenes de sangre, de urea, glucosa y creatinina eran diarios, ya que estos ayudaban a tener un control del estado de los riñones y del azúcar en la sangre. Los estudios oscilaban entre los 7 y 10 dólares. Además, tuvo que realizarle una tomografía cerebral que costó 100 dólares, dinero con el que su familia no contaba, manifestó Nieto. 

«En un principio se pudieron costear los gastos de los medicamentos y exámenes, gracias a la ayuda de familiares en el extranjero, pero al pasar las semanas en las que mi tío estuvo hospitalizado mi familia tuvo que comenzar a vender varias cosas para poder seguir intentando mantenerlo con vida», expresó Nieto. 

Aunque ella no vivía cerca del hospital, era la única persona que podía quedarse en las noches y estar parte del día pendiente de lo que los doctores solicitaban para el tratamiento y las necesidades de su tío. Durante ese tiempo durmió afuera del área de emergencias del Iahula.

Táchira | Ciudadanos pierden dinero por el uso de tres tipos cambiarios

“Dormía con un cartón como especie de cama, a riesgo de todo, ya que en los alrededores del hospital se encontraban personas con problemas psiquiátricos y personas que si te descuidabas, te robaban, por lo que no se descansaba bien. Así como yo se encontraban bastantes personas en esta situación y muchos de ellos no tenían dinero ni siquiera para comprar una inyectadora”, precisó Nieto.

Nieto comentó que debido al poco personal que hay en el hospital, a ella le tocaba ayudar con el aseo y baño de su tío. También contó que en varias ocasiones su tío se quedó sin tratamiento “por la ineficiencia de enfermeros que trabajaban de mala manera”. Sin embargo, hubo otros que todo lo hacían con mucho amor y dedicación, relató. 

Finalmente, se refirió a las instituciones del estado como entes que no se toman en serio la condición del hospital y que no ofrecen ningún tipo de ayuda para aquellos que no tienen los recursos para comprar ningún medicamento o insumo para sus familiares hospitalizados. 

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a