21.7 C
Caracas
miércoles, 21 octubre, 2020

Habitantes del Casino Militar de Valera remodelan casas adjudicadas por Misión Vivienda

Unas 37 familias que habitan el Casino Militar de Valera contaron cómo, desde hace seis años, viven en casas adjudicadas por el Gobierno, pero sin los servicios básicos. Han asumido esta tarea con autogestión y 50% de ayuda del estado

-

Valera.- Los habitantes del Casino Militar, ubicado en la parroquia San Luis, del municipio Valera, estado Trujillo, han asumido la remodelación de sus casas, que les fueron adjudicadas por la Gran Misión Vivienda Venezuela (Gmvv) sin los servicios públicos básicos.

Reinaldo Valladares, uno de los residentes, comentó a El Pitazo que hace seis años, el Sexto Cuerpo de Ingenieros del estado Trujillo construyó los inmuebles sin un proyecto de aguas blancas, aguas negras, electricidad ni vialidad.

“Esto iba a ser una guarnición, los militares se podrían hospedar mientras cumplían sus funciones dentro del estado, pero luego se las dieron a quienes no tenían casas, por medio de la misión, pero la mitad se fue porque no tenían servicios básicos”, explicó Valladares la mañana de este viernes 2 de octubre.

Las familias, ante la negativa de los organismos por la falta de recursos, asumieron el 50% de las reparaciones y proyectos para colocar electricidad, cloacas y tuberías de agua | Foto: María Gabriela Danieri

La mayoría de los ocupantes eran militares, pero se retiraron al ver las condiciones de los inmuebles. Las estructuras, por la inestabilidad del terreno, se agrietaron. A juicio de los ciudadanos, esto ocurrió porque no hubo un correcto estudio del terreno.

Las viviendas se construyeron entre el 2014 y 2015, sin un proyecto adecuado, aunque, revelaron los ciudadanos, la constructora obtuvo tres veces el monto de la inversión gubernamental.

Los nuevos ocupantes; sin embargo, asumieron las reparaciones al mudarse a las casas, pues para ellos tener un techo es una bendición, pese a esas dificultades. Era mejor que no tenerlo o pagar alquiler.

- Advertisement -

“De las 37 familias, 11 estábamos viviendo alquiladas cerca del sector y la comunidad nos aceptó mediante un censo. Buscaron los perfiles de personas que trabajaran en instituciones públicas”, apuntó Valladares.

50% de autogestión

Ante estos problemas de base, la comunidad intentó solicitar ayuda de los entes competentes, por medio del Consejo Comunal, pero no la obtuvieron. En consecuencia, decidieron organizarse fuera de esta figura y acudir directamente a Hidroandes y Corpoelec, sin intermediarios, y basados en su experiencia como trabajadores públicos.

La respuesta en ambas partes era la misma: no hay recursos. Ellos, cansados de esa negativa, negociaron y asumieron, con autogestión, la mitad de los costos de reparación, construcción y mano de obra.

“50% nosotros y el otro 50% se lo pedimos al Estado porque hay materiales muy costosos, como los tubos de 10 y 12 pulgadas para las cloacas. Incluso con la maquinaría necesitamos ayuda porque un operador nos cobra 300 dólares diarios y no llegamos a eso juntos”, indicó Valladares.

Hace cuatro meses esta comunidad logró que Corpoelec les colocara la electricidad independiente y también incorporaron la señal de televisión por cable. Buscaron e instalaron postes viejos y la empresa los transformadores y el cableado.

LEE TAMBIÉN

Fotogalería | Las barriadas autogestionan el servicio de agua por fallas de Hidrocapital

Problema medioambiental

Ahora están enfocados en hacer el sistema de cloacas, pues desde el 2015 han creado una laguna de aguas contaminadas, a 300 metros de las viviendas, y el olor perjudica a los residentes.

Valladares, en representación de sus vecinos, comentó que la Dirección de Infraestructura e Hidroandes asumieron el proyecto de un pozo séptico y que urge la instalación de las tuberías, pues la única manera de obtener agua es a través de camiones cisternas públicos y privados. Estos últimos cobran hasta 1.500.000 bolívares por un tanque y los públicos acuden cada 15 días.

No son los únicos

Este sector de San Luis, parte alta, no es el único urbanismo de la Gran Misión Vivienda Venezuela con irregularidades. En las comunidades Zanjón del Pescado y Valle Alto habitan en total 154 familias, quienes desde hace 11 años no tienen agua por tuberías, vialidad ni sistema de cloacas.

Valladares reflexionó e indicó que los entes gubernamentales no deberían permitir estos errores, que luego deban enmendarse. “El llamado es a que hagan las cosas bien o no las hagan. Deben entregar las casas, pero que lo hagan bien, con todos los servicios», finalizó el ciudadano.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado