25.9 C
Caracas
jueves, 1 octubre, 2020

Familiares de policías asesinados en Trujillo: «Sabían el peligro que enfrentaban»

En la tarde de este martes, 28 de julio, los dos funcionarios de la Policía de Trujillo fueron despedidos por sus familiares y compañeros, quienes aseguraron que ellos sabían al peligro que se enfrentaban por combatir a “Los Cáscaras”. Delincuentes que usan armas de guerra

-

Valera.- Los dos funcionarios de las Fuerzas Armadas Policiales del estado Trujillo (Fepet) asesinados por la banda “Los Cáscaras” este lunes, 27 de julio, en el municipio Andrés Bello, fueron despedidos con honores por sus familiares y compañeros de institución.

Al oficial jefe Alexander Segovia lo velaron en su casa en el sector Santa Cruz del municipio Valera ; y al supervisor Alwin Patón Parra en su residencia, ubicada en el sector Sabana Libre, del municipio Escuque, en la mañana de este martes, 28 de julio. Posteriormente, a las 2:00 p.m., los llevaron a la Coordinación Policial N° 2 de Valera, de acuerdo a las directrices de Las Fapet, para hacer un acto de ascensos póstumo.

Sabían del peligro

Los familiares de Segovia, en la mañana de este martes, 28 de julio, contaron que el funcionario, de 36 años de edad, sabía al peligro que se enfrentaba como coordinador de la estación de Santa Isabel, en la Zona Baja de Trujillo. Una de las comunidades más azotadas por grupos criminales como “Los Cáscaras” y “El Cagón”, los cuales se disputan el poderío por extorsión, robo, homicidio y usan para tal fin armas automáticas y de guerra.

LEE TAMBIÉN

Jardinero de 69 años fue asesinado en Los Jardines del Valle

Junior Segovia, también oficial de policía, informó que su hermano tenía 16 años de servicio y había pasado por comandancias en Pampán, Pampanito, Escuque y la Brigada Hospitalaria de Valera. Su cargo más reciente representaba un riesgo, que estaba dispuesto a asumir, pese a la deserción de este cuerpo de seguridad.

“Él velaba por sus compañeros y su comunidad. Él no le importaba trabajar con dos o tres policías pero siempre estaba luchando para dar tranquilidad a la comunidad. De sentir miedo, se siente, porque somos seres humanos, pero mi hermano, como decimos los policías ‘Pa’ lante’. No le importaba que esa gente tuviera las armas que tuviera y ahí estuvo”.

El funcionario deja una viuda, tres niños pequeños y recuerdos de su buen humor entre sus colegas.

Debía estar de reposo

- Advertisement -

Alwin Patón Parra, supervisor fallecido, de acuerdo a sus compañeros, también sabía las consecuencias de su trabajo y, pese a sentirse un poco enfermo del estómago, pasó por alto un permiso para acudir a Santa Isabel. Quizás sin imaginar su final en compañía de su jefe.

Tenía apenas nueve años de experiencia y dejó una vida y dos hijo, uno de ellos con diversidad funcional. En el procedimiento, según la Guardia Nacional, también murieron cinco delincuentes, cuatro hombres y una mujer, de los cuales dos están identificados.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado