Fallece sacerdote Aldemar Quintero por COVID-19 en Táchira

La tarde de este 28 de junio murió el sacerdote Aldemar Quintero, según informó el obispo de la Diócesis de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta. La muerte del sacerdote entristeció al obispo de la Diócesis de San Cristóbal, pues hablaba de él con cariño y entusiasmo

366
Quintero trabajaba en San Joaquín de Navay, en la zona sur del Táchira | Foto: cortesía

Táchira.– A través de un mensaje difundido por WhatsApp y por la cuenta de Instagram de la Diócesis de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta informó sobre la muerte del sacerdote Aldemar Quintero la tarde de este lunes, 28 de junio.

«Lamento participarles que acaba de fallecer el sacerdote Aldemar Quintero de nuestra Diócesis de San Cristóbal, por COVID. Pido oraciones por su eterno descanso”, escribió Moronta. Quintero se desempeñaba como párroco de de San Joaquín de Navay, en el municipio Libertador, de la zona sur del Táchira. También hizo vida sacerdotal en el municipio Bolívar, en la frontera de Venezuela con Colombia.

El sacerdote estaba hospitalizado en el área de aislamiento del Hospital Central de San Cristóbal, pero inicialmente llegó al hospital por un problema en la columna y se contagió del virus. Sus compañeros y familiares pidieron ayuda económica y de medicinas para intentar costear todo el tratamiento que requería.

Quintero es el segundo sacerdote en morir en menos de una semana en el estado y el cuarto a causa del COVID-19 desde el inicio de la pandemia en Táchira.

LEE TAMBIÉN

Táchira | Mujer abofetea a sacerdote durante eucaristía en San Cristóbal

Sacerdote a los 60 años

El padre Aldemar Quintero era oriundo de Colombia y en su adolescencia llegó a Venezuela. Monseñor Mario Moronta contó que cerca de los 60 años, Quintero entró al seminario de Caracas “porque escuchó el llamado de Dios. Estudió en Caracas y terminó sus estudios aquí en San Cristóbal, en el Seminario Diocesano de Santo Tomas de Aquino. Trabajó en la Catedral de San Cristóbal como seminarista, diacono y luego como sacerdote”.

La muerte del sacerdote entristeció al obispo de la Diócesis de San Cristóbal, pues habla de él con cariño y entusiasmo. Resaltó el amor y el compromiso de Quintero con los pobres, además de su buena actitud siempre en comunidades de muy bajos recursos del estado.

“Era una persona muy animada y animosa. Cuando estuvo en la Catedral fue el gran apóstol de los barrio Ocho de Diciembre y Táchira, porque todos los días solía visitar esos sectores y celebraba allí diversas eucaristías que le correspondían y también hacia la visita a las personas mayores y a los enfermos. Era un hombre muy generoso, desprendido de sí mismo y entre sus características personales destaco su sentido del humor, su sonrisa, su desprendimiento y su colaboración en los momentos difíciles cuando uno lo requería para algún servicio, él estaba siempre dispuesto”, indicó Moronta.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.