21.5 C
Caracas
miércoles, 28 septiembre, 2022

¿Es posible la reapertura inmediata de la frontera cuando Petro sea presidente de Colombia?

Las expectativas sobre la reapertura total de la frontera entre Venezuela y Colombia crecen con la juramentación del presidente electo, Gustavo Petro. Sin embargo, comerciantes y gremios tienen dudas sobre si realmente habrá o no una frontera sin limitaciones

-

Táchira.- A un mes de la juramentación de Gustavo Petro como presidente de Colombia, en la frontera por el Táchira hay expectativas sobre la reapertura total de los puentes internacionales. Actualmente el tránsito binacional puede hacerse de manera peatonal y no hay paso vehicular ni intercambio comercial formal entre ambos países desde hace siete años.

Aunque el presidente electo, Gustavo Petro, manifestó su intención de realizar la reapertura de la frontera para compensar las pérdidas económicas multimillonarias que se han registrado todos estos años, la realidad es distinta. Gremios, comerciantes y ciudadanos temen que no pueda ejecutarse de manera inmediata o en un mediano tiempo, al considerar que son múltiples los factores por mejorar y recuperar.

En primera instancia, para que haya una reapertura de frontera deben restablecerse las relaciones diplomáticas entre ambos países, rotas en febrero de 2019 tras el intento de ingreso de ayuda humanitaria desde Colombia a Venezuela. En aquel entonces, Nicolás Maduro expulsó al cuerpo diplomático del país, sin embargo, como Colombia reconocía a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, no tenía cónsul en el territorio nacional.

De acuerdo con Tiziana Polesel, presidenta del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), es prioridad el restablecimiento de las relaciones entre ambos países para que haya realmente un intercambio formal entre ambas naciones. En una reunión realizada en San Cristóbal el pasado 4 de julio, aseguró que es un tema “de derechos humanos”, la formalidad en la frontera.

Otro punto es la revisión del estado de los puentes internacionales. En los municipios Bolívar y Pedro María Ureña hay tres pasos fronterizos, de los cuales dos son usados de manera peatonal y uno hasta el momento no ha sido inaugurado por las autoridades debido a que cuando estuvo listo en 2015, fue decretado el cierre de frontera entre ambos países.

El exalcalde del municipio Bolívar, William Gómez, declaró al medio local La Nación, que antes de terminar su gestión, realizó la inspección del puente internacional Simón Bolívar y no había falla en las bases ni en la estructura para septiembre de 2021.

“La inspección, además de arrojar que no hay fallas estructurales, dejó por sentado que sí es necesaria la remoción con maquinaria del sedimento que a través del tiempo, se ha ido acumulando debajo del puente, reduciendo la altura entre el caudal del río y la placa superior de la estructura. De llegar a darse por este puente el paso de vehículos, en especial de carga pesada, no generaría ningún riesgo, pues según el informe de los técnicos, las bases están sólidas a pesar de la cantidad de años de uso, desde su inauguración, el 24 de febrero de 1962”, dijo a La Nación.

No hay información sobre cómo se encuentra el puente Francisco de Paula Santander, en el municipio Pedro María Ureña, pues al igual que el Simón Bolívar, tuvo por más de un año contenedores instalados para evitar el tránsito por allí.

Comerciantes a la expectativa

Sonia Salcedo, vendedora de aguas en las inmediaciones del puente internacional Simón Bolívar, indicó a El Pitazo que es optimista sobre la reapertura de frontera por lo que representará para su negocio informal.

“Yo vendo agua y refresco todos los días, pero si por ejemplo, dejan pasar a más personas, pues eso representa más ventas. Esta frontera hace 10 años era hermosa. Miles de personas venían, compraban su hidratación o se quedaban aquí a dormir. Ahora nada de eso existe. Solo vienen de paso y ni voltean a ver porque están ya cansados de caminar y quieren llegar rápido al otro lado”, comentó.

Por su parte Jeison Chacín, trabajador de un restaurante en San Antonio del Táchira compartió la misma idea que Salcedo. Recuerda la frontera como un lugar alegre, transitado, de abundancia y con mucha gente que garantizaban el flujo económico.

“Uno no era millonario, pero vivía bien. Además que a los colombianos les gustaba venir a comer pisca andina con arepa y cochino frito. Se tomaban sus cervezas y hacían vida en el pueblo, pero ahora nada de eso existe. Los colombianos que pasan es por una diligencia puntual. Quienes comen son los venezolanos que vienen de otros estados y llegan muertos de hambre y quieren son pasteles baratos, no sentarse”, resaltó.

Otros aspectos que deberán ser aclarados por las autoridades es respecto a cómo será el paso. En la actualidad es solo peatonal, pero si hubiese una reactivación comercial, los camiones y gandolas no podrían transitar por el puente internacional Simón Bolívar debido a que el gobierno está instalando un túnel para controlar el paso por allí.

Mientras se ejecuta la toma de posesión de Gustavo Petro como presidente de Colombia, la frontera sigue su ritmo habitual. Los puentes son concurridos por quienes van de un país a otro y el comercio informal sigue en curso.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a