“Era espeluznante, sentíamos que se acababa Tovar”: la experiencia de una sobreviviente

La vecina María Sanabria, residenciada en la localidad Corozo Alto del municipio Tovar de Mérida, asegura que lo que se vivió con el desborde de quebradas y ríos fue "bastante aterrador"

10510

Caracas.- En medio de una calle llena de lodo, grandes piedras atravesadas en la vía, árboles caídos y derrumbes, una sobreviviente del municipio Tovar del estado Mérida relató a El Pitazo lo que escuchó y sintió en uno de los momentos más aterradores de su vida, cuando el agua arrasó con viviendas, personas, vehículos y todo lo que encontró a su paso luego de la crecida de varios ríos y quebradas producto de las lluvias del 23 de agosto que se mantuvieron hasta la mañana del 24.

«Lo que vimos, lo que escuchamos, para nosotros era como que ya se estaba acabando Tovar«, contó la vecina María de Sanabria a este medio de comunicación. Y es que las lluvias dejaron a este municipio -junto a Antonio Pinto Salinas y Sucre- muy afectado con más de 70 familias damnificadas y 155 viviendas en pérdida total, según datos de la gobernación de la entidad andina.

La mujer detalló que mientras estaba en su casa podía escuchar truenos, relámpagos, cómo sonaba la calle sonaba producto de la arena, los palos y lo que arrastraba la corriente, que además, azotaba portones. Aseguró escuchar también el sonido de las rocas entre sí. «El ruido era muy espeluznante, vivimos un momento bastante aterrador«, agregó Sanabria, quien vive específicamente en la localidad Corozo Alto.

La comunidad de Corozo Alto se ha incorporado a las labores junto a los rescatistas, militares y grupos de apoyo en Tovar.

Cuenta que a pesar de todo lo que se vivió no solo en el municipio Tovar sino también otras localidades del estado Mérida, agradece estar viva y a la gente que se ha mostrado muy solidaria con los afectados.

El estado contabiliza, hasta este 27 de agosto, 19 muertos por la lluvias. 15 cadáveres fueron recuperados entre el lodo y los escombros y otros 4 hallados en el municipio Sucre, específicamente en la aldea Quirorá. Mientras que decenas de personas continúan desaparecidas.

La situación no ha sido fácil para quienes permanecen en los municipios donde el agua dejó mayores secuelas. Al lugar han acudido ONG, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha) y el Comité Internacional para el Desarrollo de los Pueblos (CISP). Todos con el objetivo de ayudar a los damnificados y en labores de rescate.

El 26 de agosto llegaron a la entidad los primeros cargamentos de donaciones. En Santa Cruz de Mora, municipio Antonio Pinto Salinas, entregaron 30.000 litros de agua y 16 toneladas de alimentos, según informó la Arquidiócesis de Mérida. Otras ONG también han entregado agua, alimentos, medicinas, ropa y lencería de hogar en esta jurisdicción y en Tovar.

Con información de María Fernanda Rodríguez.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.