En Valle Verde de Valera la falta de agua le resta importancia a la electricidad

Tibisay Montilla reveló que en la comunidad no tienen tuberías y la única manera de tener agua es por camiones. La crisis eléctrica sólo es un problema más

355
ibisay Montilla nuestra el tanque donde almacena agua de camiones o de invierno | Fotos: María Gabriela Danieri

Valera.- Hace diez años que el gobierno construyó viviendas para unas 100 familias en una extensión de terreno frente al casino militar del municipio Valera, en el estado Trujillo, sin embargo, olvidó instalarles el sistema de aguas blancas y negras, sin las cuales la única manera de vivir en ellas es recibir agua a través de camiones cisternas.

Para los habitantes de Valle Verde, como se llama esta barriada de la parroquia San Luis, la falla en el sistema eléctrico es un problema más con el cual lidiar. 

Incluso empeora su situación de acceso al agua potable, pues durante los apagones la estación de llenado de Hidroandes, en Santo Domingo, no recibe bombeo.

Tibisay Montilla vive en una de las viviendas más nuevas, tiene tres hijos y su esposo se fue a Colombia para enviarles recursos. Hace diez años que lanza  la orina y excremento en su patio frontal.

Aquí no hay cloacas y es difícil,  tengo tres niños, hacen en un vaso o se sientan en la tasa y eso sale a la calle. Es difícil vivir así, en especial por mis hijos. Mi esposo, si pudiera, nos llevaría con él” expresa Montilla, mientras muestra el tanque donde almacena agua traída por los camiones cisternas o que cae del cielo.


LEE TAMBIÉN: 

COMUNIDADES MERIDEÑAS CUMPLIERON OCHO DÍAS SIN ELECTRICIDAD

“Recojo agua de invierno, porque como aquí no hay carretera, cuando llueve los camiones no se quieren meter. A menos que uno pague 16 mil bolívares”, contó la ama de casa, quien recordó que la última vez que  recibieron el subsidio de agua fue el martes,  26 de marzo.

Cocinan con agua de invierno, que hierve para evitar sus hijos recaigan en diarreas |
Foto: María Gabriela Danieri

Ese agua es usada para bañarse, lavar, cocinar e incluso para tomar. Sus hijos sufrieron de diarrea, apenas hace una semana, pero para evitar recaídas, la madre la hierve. 

Les prometieron volver cada 15 días y llenar 1000 litros por familia, pues atienden a una población de  unas 250 familias en otras comunidades aledañas.

Los vecinos también tienen el mismo problema, por eso se han ingeniado sistemas de recolección de aguas pluviales. “La luz es lo de menos, lo más importante es el agua” dice Rubén Vielma, ciclista máster, quien explicó que hay tuberías, pero no están conectadas a la toma principal.

Los vecinos se las ingenia ron para almacenar aguas pluviales para su uso cotidiano |
Foto: María Gabriela Danieri

“De todos modos, si nos conectamos, el agua no llegaría, porque esta zona sufre mucho. Aquí es por bombeo y cuando no hay luz, no les llega nada” relató el deportista.

La parroquia San Luis de Valera, en especial la parte alta, tiene unos 15 años con padecimientos en el servicio. 

Como lo ha reconocido la Hidrológica de los Andes, en varias oportunidades, para que a estas comunidades les llegue el líquido, debe ser reparado el sistema de bombas del acueducto. De acuerdo a las autoridades, estos equipos han sufrido desgaste y daños a causa de las variaciones de voltaje.

El señor Vielma explicó que hay tuberías pero nunca fueron conectadas al sistema principal por falta de inversión | Foto: María Gabriela Danieri

Mientras esperan la reparación del sistema de bombeo,  los habitantes de Valle Verde sobreviven con el “plan de contingencia” en la distribución de agua, que cumple este 3 de abril, un mes de haber sido decretado.

DÉJANOS TU COMENTARIO