20.6 C
Caracas
martes, 24 noviembre, 2020

En las hallacas andinas el sabor está en el guiso crudo

Las hallacas en Los Andes se caracterizan por su rico sabor. Por redes sociales es común leer discusiones y chistes debido a que es la única región del país donde el guiso es crudo y no cocido

-

¿El guiso va crudo o cocido? Es una de las preguntas jocosas y que generan controversia antes de la temporada navideña, y es porque en los estado Táchira, Mérida y Trujillo, el guiso se hace de manera distinta que en el resto de Venezuela.

La preparación de las hallacas es un evento familiar que comienza el día antes. Carne de res y de cerdo son los principales ingredientes para dejar aliñado el guiso; algunas familias tachirenses incluyen también pollo y en Mérida, gallina. Cebolla, ají dulce, ajo y cebollín acompañan esta preparación que, a diferencia del resto de Venezuela, no se cocina previamente sino que se agrega directamente cruda al resto de los ingredientes.

Por redes sociales es común la discusión entre andinos y personas de otras regiones, pues tan solo en Táchira, Mérida y Trujillo se hacen las hallacas con el guiso crudo. Según abuelas y familias, “ahí está el gusto y el sabor que las hace diferentes”.

LEE TAMBIÉN

A las hallacas de Lara y Falcón le ponen chivo

- Advertisement -

Otra particularidad de las hallacas andinas es que llevan garbanzos como ingrediente casi obligatorio, cosa que no es habitual en otros estados. Las tradicionales aceitunas, alcaparras y pasas maceradas en vino tinto son utilizadas en la preparación de las hallacas. También es común una tira de pimentón.

Aunque en los tres estados andinos la preparación es igual, en Trujillo incluyen chayotas para darle sabor y textura a este plato andino. Otra particularidad en el estado Mérida es que cuando utilizan gallina en el guiso, suelen cocinar algunas piezas en un caldo con el que preparan la masa de las hallacas. Luego las piezas cocidas en el caldo las usan para preparar la tradicional ensalada de gallina que acompaña la cena navideña.

Al ser utilizado el guiso crudo, la cocción de las hallacas suele ser de mínimo cuatro horas en agua con sal. Por la cantidad de tiempo en el fuego, la tradición de las familias es hacerlas en leña, muchas veces en el frente de sus casas o en los patios si son amplios. El espíritu navideño se siente en las calles cuando con música y fogones improvisados los andinos preparan sus deliciosas hallacas, por supuesto, con el guiso crudo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado