24.2 C
Caracas
miércoles, 5 agosto, 2020

Comunidad de Valera denuncia bote de pruebas de COVID-19 frente a una urbanización

La comunidad de La Beatriz, municipio Valera del estado Trujillo, denuncia que personas no identificadas desechan material médico quirúrgico, entre ellos dispositivos de pruebas rápidas para detección de COVID-19, frente a una urbanización. Autoridades policiales investigan los hechos, porque hasta ahora solo el Distrito Sanitario de Valera tiene la potestad de manejar esas pruebas

-

Valera.- Habitantes de la urbanización La Beatriz, ubicada en el municipio Valera del estado Trujillo, denunciaron que, en menos de una semana, personas no identificadas desecharon material médico quirúrgico y pruebas para COVID-19 frente a dos conjuntos residenciales del sector.

LEE TAMBIÉN

Casos por COVID-19 de Trujillo están en hospitales de Valera y Boconó

En la mañana de este miércoles, 15 de julio, los declarantes contaron a El Pitazo, que el primer hecho ocurrió en la tarde del viernes, 10 de julio.

Los pasajeros de un automóvil, de características no específicas, arrojaron una caja en la carretera frente al Bloque 1 de la primera etapa, sin siquiera bajarse

Debido a la caída, la caja se abrió y dejó a la vista jeringas, gasas y decenas de dispositivos para pruebas del coronavirus usados, los cuales alarmaron a la comunidad.

Los testigos llamaron a las autoridades, a través del 171, para que realizaran una desinfección del área, pues les preocupó una posible contaminación del virus en la entrada de los apartamentos.

Al día siguiente, una comisión de Protección Civil (PC) y el Aseo Urbano, se encargaron de remover la caja, sin brindar explicaciones a los afectados.

Un segundo hecho

- Advertisement -

Por denunciar este evento, algunos vecinos recibieron amenazas y fueron acusados de causar “terror» y perturbar la paz.

Debido a que se registraron dos hechos en menos de una semana, el Cicpc realizó una investigación para determinar la procedencia de los suministros descartados | Foto: María Gabriela Danieri

Dos días después, exactamente el domingo, 12 de julio, los residentes del Bloque 8, y comerciantes de verduras del sector, notaron otros desechos de riesgo biológico en la carretera.

Esta vez se trataba de una bolsa con mascarillas usadas, récipes médicos y recolectores de orina, como si fuera la basura de un laboratorio.

Nuevamente Protección Civil, junto al aseo de la municipalidad, recogieron los materiales. Sin embargo, en la mañana del lunes, 13 de julio, también intervinieron funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Los detectives indagan un posible delito en torno al incorrecto descarte de estos suministros y su lugar de procedencia. Esto debido a que, por ahora, solo el sistema de salud público tiene acceso a estos dispositivos. Distrito Sanitario a cargo de las pruebas
En la urbanización La Beatriz existen dos centros de salud cercanos: el Hospital Dr. Juan Montezuma Ginari y el Ambulatorio (Asic) de La Beatriz.

No obstante, el personal de ambas instituciones manifestó, de manera extraoficial, que desde mediados de abril, no manejan directamente las pruebas.

Estas últimas son administradas y suministradas únicamente por el Distrito Sanitario de Valera.

El personal indicó que no tienen los recursos a mano y si surge un caso sospechoso en la comunidad, levantan una alerta y el distrito, bajo órdenes de la Fundación Trujillana de la Salud (Fundasalud), les envían las pruebas contadas para cada posible paciente.

Una vez realizadas, estos materiales usados son regresados a la sede de la institución, ubicada en el Hospital Universitario Dr. Pedro Emilio Carrillo. Una medida de control interna.

En ese sentido, manifestaron que no se trata de insumos del hospital o el ambulatorio de la zona.

Aún se ven en el suelo

En un recorrido por la calle principal, se observó que todavía, este miércoles, 15 de julio, quedan vestigios de las pruebas desechadas cerca de una parada del transporte público.
Igualmente, se pueden ver innumerables bolsas de desechos, que según los vecinos, son colocadas afuera para ser recogidos por el aseo urbano, una o dos veces a la semana.

Aseguran que históricamente, la carretera principal de La Beatriz, que conduce hacia los sectores El Milagro y la carretera trasandina, ha sido usada para botar desperdicios, por su remota y desolada ubicación.

4/5 (2)

¿Qué tan útil fue esta publicación?