23.7 C
Caracas
sábado, 25 junio, 2022

Cenizas del Obispo Oswaldo Azuaje reposan en la Catedral de Trujillo

El sepelio de Monseñor Oswaldo Azuaje, obispo de Trujillo, se hizo en la tarde de este lunes, 11 de enero. El Obispo de Guanare, José Valera, presidió la misa de exequias y lo recordó como un amigo

-

Valera.- Las cenizas del Obispo de la Diócesis de Trujillo, Monseñor Oswaldo Azuaje Pérez, fueron sepultadas en la Catedral Nuestra Señora de La Paz, en el municipio capital de la región, en la tarde de este lunes, 11 de enero.

Azuaje, quien tenía ocho años a cargo de la Diócesis de Trujillo, murió el pasado viernes 8 de enero a las 8:30 am producto de una neumonía bilateral, relacionada al COVID-19.

De acuerdo a la Iglesia regional, es uno de los primeros en fallecer por el virus. En consecuencia, y a manera de hacerle honor póstumo, sus restos fueron llevados a la Iglesia, en la cual se ubicaba la sede de la diócesis.

El sepelio, efectuado a la 1:00 pm estuvo antecedido por una misa de exequias, iniciada a las 11:20 am. Esta eucaristía estuvo presidida por el Obispo de Guanare, Monseñor José de la Trinidad Valera, quien lo recordó como un amigo personal y el pastor de la fe de los trujillanos.

“Se fue el jefe de la casa, se fue el que ordenó a muchos de los sacerdotes aquí presentes, quien encaminó a los de menos experiencia, el que se aconsejó de los mayores y quien supo entablar diálogo con todos”, dijo Monseñor Valera durante la homilía.

En presencia del clero de la Diócesis de Trujillo, obispos trujillanos y representantes del gobierno local, se celebró la misa de las exequias a puerta cerrada | Foto: cortesía Luis Montilla

En la iglesia estaban familiares del Azuaje, el Obispo de Punto Fijo, Carlos Alfredo Cabezas, sacerdotes del clero y el gobernador del estado, Henry Rangel Silva. En palabras de Valera, solo faltaba la feligresía, que por las limitaciones de la pandemia no podían estar presentes.

“Nos duele y particularmente he sentido el llanto profundo de Trujillo al no ver su cuerpo, al tener que contentarnos, porque esas cenizas nos recordarán el paso del hombre que tuvo mucha experiencia en la espiritualidad y el humanismo”, expresó Valera.

No obstante, el obispo de origen trujillano recordó que la humanidad vive y muere por voluntad de Dios. De acuerdo a la postura católica, él le dio la existencia y lo recibe nuevamente.

LEE TAMBIÉN

Fallece por COVID-19 maestra de la Pediatra en Venezuela Haydee Parra de Soto

Un trujillano más

Los sacerdotes de la catedral, los obispos y algunos de los presentes tuvieron la oportunidad de dar palabras de aliento y recordar a Monseñor Oswaldo Azuaje como un hombre dedicado a comunicar el mensaje de Cristo. También como un trujillano más, pese a su raíz zuliana.

«El día que tomó posesión de la diócesis estábamos reunidos y él estaba cerca de mí. Le dije al fotógrafo aprovechemos y tomemos una foto de todos los obispos trujillanos. Él quiso apartarse y yo lo tomé del hombro, con cariño, y le dije: Oswaldo, acuérdate que tu eres el primer trujillano ahora«, recordó Valera.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a