Beato José Gregorio Hernández trascendió de las fronteras de Trujillo y Venezuela

La Iglesia de Trujillo celebró la Fiesta Diocesana por la beatificación de José Gregorio Hernández este 8 de mayo en Isnotú. Cardenal Baltazar Porras, quien presidió la eucaristía, manifestó que el beato trascendió por su vocación de servicio y amor a Dios

271
La reliquia de primer grado del beato José Gregorio Hernández Cisneros entró al Santuario de Isnotú , donde reposará para la veneración de sus devotos. Foto: María Gabriela Danieri.

Valera.- El beato José Gregorio Hernández Cisneros trascendió las fronteras del pueblo de Isnotú, en el estado Trujillo, y también las de Venezuela, por su vocación de servicio y amor a Dios.

De esa manera lo manifestó Cardenal Baltazar Porras, de la Arquidiócesis de Caracas, quien como invitado especial presidió la misa de la Fiesta Diocesana por la beatificación, este sábado, 8 de mayo en el pueblo natal de Hernández, ubicado en el municipio Rafael Rangel. 

“Trasciende nuestras fronteras, porque en medio de esta pandemia, en medio de la crisis mundial, y nacional que vivimos, es un llamado a descubrir de dónde salió él. Cómo es posible que en un pueblo perdido de nuestras montañas y mucho más pequeño hace  siglo y medio atrás , pudo germinar el bien, la virtud, el amor profundo a la tierra, al país, ese auténtico amor a Dios”, expresó el cardenal en la homilía, realizada de 11:00 am a 1:00 pm.

En este acto solemne también estuvieron presentes, como invitados especiales, Aldo Giordano, Nuncio Apostólico; Tulio Ramírez, vice postulador de la causa; Albe Pérez,  Coordinadora Nacional de la Comisión de la Beatificación; y miembros del Clero Trujillano, como el Administrador de la Diócesis Rubén Delgado; y el rector del Santuario, Magdaleno Álvarez.

Pese a la lluvia se movilizaron

La actividad se realizó en la plaza e instalaciones exteriores de la Iglesia Nuestra Señora del Rosario, que pese a una lluvia matutina y reiterativa, estuvo llena de devotos sentados en bancas y de pie. La mayoría caminaron de las cercanías ante la falta de gasolina y transporte público o simplemente como promesa. 

Igualmente hubo presencia de personalidades civiles, políticas y gubernamentales de la región y el país, entre ellos el gobernador del estado, Henry Rangel Silva; y el presidente de Fedecámaras Trujillo, Ricardo Berrios. 

Las reliquias el centro de atención

La atención se concentró en las reliquias de primer y segundo grado del cuarto beato de Venezuela, que fueron escoltadas en la eucaristía hasta un pedestal y posteriormente llevadas en procesión de regreso al Santuario de Isnotú, donde fueron entronizadas y quedarán para su veneración.

De acuerdo con Cardenal Baltazar Porras, esta no es una celebración de unos pocos días, sino un oasis para los cristianos. 

“Esto no es fuego artificial de un día,  sino la fe de un pueblo que busca La Paz, la fraternidad, la superación de muchas deficiencias que tenemos, no solo por el COVID-19, sino por la crisis social y política que vivimos”, declaró monseñor, quien también abogó por la vacunación de la población. 

Expresó que Iglesias de todo el mundo han solicitado tener reliquias del beato, lo cual es un orgullo y responsabilidad.

“Tenemos  en nuestras manos una obligación, que trasciende nuestras fronteras, porque son tantas las manifestaciones desde afuera y las solicitudes de reliquias, que puedo decir con orgullo, que no había visto antes», dijo Baltazar Porras.

Finalmente, el Nuncio Apostólico, Aldo Giordano, se despidió de su cargo en Venezuela y expresó que estar en Isnotú y vivir la beatificación fue una despedida soñada y agradeció a los presentes por haberlo acogido durante siete años.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.