24.7 C
Caracas
jueves, 13 agosto, 2020

Alimenta la Solidaridad combate desnutrición infantil desde hace un año en Trujillo

El primero de 11 comedores de Alimenta la Solidaridad, en el estado Trujillo, cumplió un año de funcionamiento y, a juicio de la coordinadora de este programa, se ha logrado combatir la desnutrición de unos 1.200 niños en cinco municipios de la región. También han impulsado el empoderamiento de sus padres, como una herramienta para superar la pobreza

-

Valera.- El comedor Benjamín Balza de Alimenta la Solidaridad, ubicado en el sector Los Sin Techos del municipio Valera estado Trujillo, cumplió un año de funcionamiento este jueves, 30 de julio.

Viviana Save, coordinadora regional del programa, contó que este es el primero de los 11 comedores existentes en los municipios Valera, Escuque, Motatán, Urdaneta y Boconó, donde se combate la desnutrición infantil.

Solo en Los Sin Techos atienden a 112 niños, de 0 a 12 años de edad, pero en todo el territorio velan por el bienestar de 1.200.

Objetivo a largo plazo

En primera instancia, los comedores buscan proteger la salud de las nuevas generaciones, pero el verdadero objetivo es empoderar a sus madres, padres y comunidades para superar la pobreza.

“El objetivo principal de esta labor social es organizar las comunidades, empoderarlas, formarlas. Darles la caña de pescar para que ellas mismas sean protagonistas y puedan superar la pobreza, los niveles de desigualdad social”, declaró Save.

Cada comedor trabaja de la mano con un Centro Integral de Formación Infantil (CIFI), en los cuales participan unas 500 madres.

LEE TAMBIÉN

13 nuevos contagios por COVID-19 en Trujillo son viajeros

- Advertisement -

“Estamos dando una mano amiga, el almuerzo, que es darle ese 40% de ración kilocaloríca, pero también trabajamos con escuelas para padres, atención de salud integral, empoderamiento femenino, educación para el trabajo, organización comunitaria y educación de la cristiandad” explicó Viviana, también presidenta de la Asociación Civil Padrino de Barrio Jesús de Nazaret, que tiene presencia en 212 barrios trujillanos.

Pese a la falta de servicios

Cristián Parra, coordinador de tres comedores Alimenta la Solidaridad en Valera, explicó que, pese al déficit en los servicios básicos y la pandemia, las comunidades han hecho esfuerzos para mantener los CIFI abiertos.

Si no hay gas buscan leña; si no hay gasolina van en bicicleta a conseguir los alimentos.

La constancia, según Parra, ha traído retribuciones positivas para los niños del tercer estado más pobre de Venezuela, según la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi).

Aquellos que comenzaron en condiciones críticas, actualmente gozan de un peso adecuado.

Geraldine Montilla, habitante del sector, contó que ese fue el caso de sus tres hijos, quienes iniciaron el programa cuando apenas atendían a 50 jóvenes. “Estaban bajos de peso, pero ahora están en su peso normal y gracias al comedor reciben su comida balanceada”, comentó la representante.

Actualmente, Alimenta la Solidaridad, que dirige Roberto Patiño en el país, brinda atención a 15.000 niños con la ayuda de las embajadas de Francia, España, Reino Unido y Alemania.

5/5 (1)

¿Qué tan útil fue esta publicación?