Aldeas del Táchira pasan más de 36 horas continuas sin electricidad

Los apagones en Táchira les deterioran los electrodomésticos a los habitantes, quienes además se quedan sin red de telefonía celular y Cantv

110
Dirigentes de Un Nuevo Tiempo protestaron este viernes 21 por los apagones en Táchira | Foto: Mariana Duque

San Cristóbal.- Las aldeas del Táchira y los municipios Michelena, Uribante y Jáuregui enfrentan apagones de más de 36 horas, lo que ocasiona que los habitantes pierdan alimentos permanentemente, según denunció este viernes 21 de febrero el secretario general del partido político Un Nuevo Tiempo (UNT), Jesús Báez.

Durante una protesta que realizó la tolda azul en la avenida 19 de Abril de San Cristóbal para exigir soluciones a la crisis eléctrica que enfrenta la entidad, Báez indicó que a los productores agropecuarios también se les está dañando la leche porque no tienen cómo refrigerarla durante el tiempo que pasan sin energía eléctrica. «Los productores duran entre 24 y 76 horas sin electricidad. Este régimen está atentando no solamente contra la salud, sino también contra la nutrición de los tachirenses», expresó.

En el caso de San Cristóbal, precisó que buena parte de los habitantes de los barrios Táchira, Guzmán y 8 de Diciembre han sufrido daños en sus electrodomésticos, sobre todo en neveras y lavadoras, por los apagones y bajas de luz. Además, una vez que ocurren los apagones, los ciudadanos se quedan sin red de telefonía celular y Cantv. Tampoco tienen cómo cocinar por la falta de gas doméstico.

LEE TAMBIÉN

Habitantes de Trujillo pasan hasta nueve horas diarias sin electricidad

«Cuadros de ansiedad y depresivos»

Ambar Flores, habitante de La Guacara, de San Cristóbal, acompañaba la protesta. Indicó que hay vecinos que enfrentan cuadros de ansiedad y de depresión por los apagones, así como la imposibilidad de cocinar, porque no hay electricidad, y también sufren las limitaciones para abastecer gasolina y por la incomunicación.

Sobre la crisis en los servicios, la vecina declaró: «Nos han llevado al punto de que los tachirenses tengamos cuadros de ansiedad y de depresión porque no tenemos cómo hacerle frente a esta situación. Es realmente inhumano. Hay muchas familias que han perdido sus alimentos porque sus neveras se han dañado; por otra parte, se han quemado electrodomésticos imposibles de reparar y comprar con un sueldo mínimo».

Rafael Cárdenas, quien vive en la localidad de Palmira, municipio Guásimos, denunció a su vez que en este sector pasan entre 12 y 15 horas diarias sin electricidad. Además, se ven obligados a cocinar con leña o no hacerlo, pues tampoco pueden acceder de manera fácil al gas doméstico, cuyos precios son altos, según apunta Cárdenas.

«El aumento del precio del gas es excesivo. Lo que nos cobra el alcalde, Evaristo Zambrano, es exagerado. La bombona pequeña cuesta 150.000 bolívares y la grande, 600.000 bolívares. Este último monto abarca dos sueldos mínimos de la población. Adicionalmente, debemos sufrir los cortes de agua, que son interdiarios, y las colas de la gasolina, que son intensas, largas», destacó.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO