22 C
Caracas
miércoles, 30 septiembre, 2020

Abogada tachirense impulsa con su familia la asistencia humanitaria

La abogada Beatriz Salas junto con sus dos hijas y un grupo de voluntarios día a día trabajan para impulsar la asistencia humanitaria a todos los tachirenses

-

Táchira.- Beatriz Salas es abogada tachirense, actualmente coordina una organización llamada Proyecto 860, en la que se dedica a brindar apoyo, ayuda y asistencia a quienes lo necesitan. En el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, su trabajo es ejemplo del esfuerzo de muchos para ser solidarios con quienes trabajan en la atención de pacientes con COVID-19.

Con el aumento de personas contagiadas por el nuevo coronavirus, Beatriz Salas empezó a trabajar en la recolección de todo lo posible para el personal que día a día labora sin que las autoridades encargadas lo dote de los equipos, alimentos e insumos necesarios para estar al frente de los hospitales de la mejor manera.

En coordinación con el grupo de amigos, como los llama, que conforman Proyecto 860, han recolectado cubiertos, vasos, servilletas, papel higiénico, alcohol, tapabocas, trajes de bioseguridad y los donaron a 20 trabajadores del área de aislamiento del Hospital Central de San Cristóbal, el centro centinela del Táchira.

Con el lema “Cuidemos a quienes nos cuidan”, Salas y sus hijas con apoyo de los demás voluntarios, siguen buscando donaciones para ayudar también a quienes están en los ambulatorios y en los Centros de Diagnóstico Integral (CDI).

Solidaridad en familia

Dairy Camila, de 21 años, y Dairy Fabiana, de 16 años, son las hijas de Beatriz Salas, ambas trabajan y colaboran con la causa de su mamá de ayudar a quienes puedan. “Forman parte de otras organizaciones y desde sus puntos de vista y espacios siempre buscan ayudar a alguien más. Mi madre tiene 81 años y ella maneja la sala situacional, recibe información, recibe las solicitudes de medicinas de nuestro banco de medicamentos, toda la familia está vinculada para hacer el bien”, dijo Salas.

LEE TAMBIÉN

Gobernadora del Táchira denuncia que albergues son un foco de COVID-19

Durante la cuarentena el trabajo familiar se ha intensificado, pues Salas asegura que las injusticias siguen registrándose incluso a mayor escala. “Desde un principio entendí que los derechos humanos no tienen cuarentena, es más, hemos detectado que existen más vulneraciones a los derechos de los ciudadanos, especialmente a los derechos de los niños y mujeres. Además de abogada me gusta ser defensora de derechos humanos y hacer todo lo humanitario posible”, precisó.

En el Hospital Central de San Cristóbal hicieron la primera dotación al personal del área de COVID-18. Foto Beatriz Salas
- Advertisement -

En vista de ello creó un observatorio de violencia de género en el que también procura dar asesoría legal a las personas víctimas de violencia intrafamiliar. Mientras lo hace, en paralelo continúa con su programa de Cuidemos a quienes nos cuidan.

“Decidimos seguir apoyando todo lo posible a las personas que se encontraban en situaciones de vulnerabilidad, ante la emergencia humanitaria compleja son muchas las necesidades y nos enfocamos en el área de la salud. Seguimos pidiéndole a la gente insumos desechables, todo lo que sirva para salvaguardar la vida del personal que trabaja en pandemia y no nos cansamos de llamar a la solidaridad en este momento que tanto se necesita”, resaltó Salas.

Además de implementos de bioseguridad, Proyecto 860, liberado por esta abogada tachirense, intenta coordinar la preparación de alimentos para el personal de salud a diario, de allí que pidan cubiertos desechables, para facilitar el trabajo de quienes considera “héroes sin capa” en la pandemia.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado