Un año después del asesinato de Luigi Guerrero todavía no hay detenidos

Un año del asesinato del joven estudiante de Comunicación Social, la madre de Luigi Guerrero, denunció que las autoridades encargadas nunca empezaron la investigación para encontrar a los responsables de dispararle

103
El emblemático pasillo de Comunicación Social de la ULA ahora se llama Luigi Guerrero. Foto Lorena Bornacelly

Desde el momento en que Julieta Ovalles, madre de Luigi Guerrero, enterró a su único hijo, ha dedicado el tiempo en investigar, entrevistar, preguntar y recabar la información que según afirma, el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), no ha buscado pese a que ya ha pasado un año desde el asesinato del joven de 24 años. 

Está convencida que a su hijo no lo mataron los siete disparos que le propinaron sino que fue en el Hospital Central de San Cristóbal donde «lo remataron» pues ha ido al principal hospital del Táchira e interrogado a médicos, enfermeros, vigilantes y hasta al personal de limpieza y de allí sacó sus conclusiones. 

“A mi hijo lo remataron en el quirófanito del Hospital Central, él llegó vivo y había mucho movimiento de personas por los heridos y adentro estaban muchos funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes) y del Servicio de Inteligencia Bolivariano (Sebin) y ellos golpearon a mi niño hasta matarlo y cuando tuvo el paro cardiaco lo mandaron de una vez a la morgue, sin respetar los protocolos médicos porque pudieron intentar revivirlo, por ejemplo” relató Julieta Ovalles. 

LEE TAMBIÉN
Madre de Luigi Guerrero responsabiliza a la Faes de su asesinato

No se rinde en pedir justicia por lo sucedido con Luigi, desde ese entonces ha dedicado cada día a esperar que haya al menos un detenido por matar al joven. 

“Ellos me quitaron la vida, me quitaron mi esperanza, mi bastión, mi todo. Con Luigi seguiría mi descendencia porque era mi único niño. He vivido días de mucha tristeza, nostalgia y dolor porque con él mataron a una parte de mi. Le pido a Dios que haya justicia porque tiene que haberla” dijo la mamá del joven. 

Sin justicia 

La abogada del caso, Beatriz Salas, denunció la negativa de los encargados en esclarecer el hecho. Indicó que en distintas oportunidades ha pedido la lista de funcionarios que trabajaron ese día y se las han negado. 

“Es tanto lo que sucede que no han querido dar nada de lo que hemos pedido e incluso han inventado cosas, por ejemplo, le pedimos a la Guardia Nacional los nombres de quienes trabajaron ese día y nos dijeron que no era posible porque ellos no salieron a las calle pero en paralelo, en otra Fiscalía nueve militares denunciaron que supuestamente fueron agredidos por los manifestantes” precisó Salas. 

No hay detenidos, no hay responsables y pese a que Julieta ha ido a la Fiscalía en reiteradas oportunidades, no ha recibido respuestas. 

Luigi Guerrero murió el 23 de enero de 2019, cuando salió a protestar por primera vez en su vida y fue asesinado en medio de la represión registrada ese día. Su mamá intuyó que algo le pasó al saber que hubo heridos y fue en la morgue del Hospital Central donde consiguió a su niño. 

Homenaje en la ULA 

Luigi Guerrero era estudiante de Comunicación Social en la Universidad de Los Andes, por ello sus compañeros de clase le rindoeron homenaje con una misa y la reinaguración de un pasillo emblemático de la carrera con su nombre. 

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación 5 / 5. Votos: 2

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

DÉJANOS TU COMENTARIO