23 C
Caracas
martes, 18 mayo, 2021

Solo 50 de las 92 empresas adscritas al Ministerio de Industria y Producción Nacional están operativas

-

En la mayoría de los casos, los trabajadores aseguran que la producción es mínima. Hay empresas que no tienen materiales y, en otras, las máquinas y las líneas de producción están dañadas

.

Son las 11:00 de la mañana del lunes 14 de enero y la Carpintería Cacique Tiuna, ubicada en una montaña, al final de una urbanización en La Rinconada, Caracas, está cerrada.

Parece abandonada. El monte taparía, sin duda alguna, a un niño de cinco años. Las rejas que resguarda la empresa de la intemperie están dobladas. Además, el pendón es viejo y su información no está actualizadas. El afiche dice que la Carpintería es una empresa adscrita al Ministerio de Industrias Básicas, Estratégicas y Socialistas. Pero desde hace siete meses ese ministerio dejó de existir.

“Decidí crear un nuevo Ministerio de la Industria y la Producción. Ahí he designado a Tareck El Aissami, cuadro de la revolución, hombre eficiente y trabajador, que se ha vuelto un conocedor profundo de los sistemas de la guerra económica y de la nueva economía. Tiene en sus manos los instrumento de la agenda económica bolivariana, los 15 motores; la gran misión abastecimiento soberano; el despliegue del desarrollo del petro”, dijo Nicolás Maduro el 14 de junio de 2018 mientras juramentaba a su nuevo gabinete. La escena tuvo lugar casi un mes después de las elecciones presidenciales desconocidas por gran parte de la comunidad internacional.

Además, Maduro agregó: “Le he dado la orden expresa, como jefe de la economía, de hacer una reestructuración total y a fondo de todas las empresas del Estado. Desde las empresas básicas hasta las 720 empresas que tiene el Estado a nivel nacional”.

Ese 14 de enero, justo siete meses después de las declaraciones de Maduro, contrario a las precipitadas conclusiones que a simple vista daba el lugar, los vecinos de la urbanización aledaña a la Carpintería Cacique Tiuna aseguraron a reporteros de El Pitazo que la empresa estaba activa. “Tienen que venir más temprano, esta mañana estaba allí, pero ya se fueron. Es que todavía están de vacaciones”, comentó una de las residentes del lugar.

- Advertisement -

Dos días después, el miércoles 16 de enero, a las 9:00 de la mañana, la empresa estaba abierta y con trabajadores. Esperaban a la encargada de la carpintería que había salido a buscar picos y machetes para que los trabajadores cortan la maleza. “Nosotros mismos nos encargamos del mantenimiento”, dijo un hombre quien previamente se había identificado como trabajador.

Los empleados de la carpintería, que por no estar autorizados a dar declaraciones decidieron no revelar su identidad, explicaron a El Pitazo que la empresa está activa, pero que su producción es mínima (desconocían la cantidad). Comentaron que no cuentan con los recursos necesarios para reponer la materia prima y que cuatro de las máquinas necesarias para la producción están dañadas. “La idea de nuestro comandante era que produjeramos para la gran Misión Vivienda, pero esa nunca se ha cumplido”, comentó uno de los empleados.

Además, aseguraron que los precios de venta son muy bajos y no permiten reponer la madera ni comprar los repuestos. “Los únicos recursos que baja el ministerio son para pagar nómina”, comentó otra trabajadora.

A pesar de que se habían cumplido siete meses de la creación del nuevo Ministerio de Industria y Producción Nacional, bajo la promesa del Gobierno de rescatar la industria nacional, los trabajadores aseguraron que la situación con la carpintería no ha cambiado. «Ni Tareck El Aissami se ha instalado en el ministerio. Así vamos», agregó la trabajadora.

La situación de la Empresa de Producción Social Cacique Tiuna no es un hecho aislado. Es un patrón que se repite en la mayor parte de las 50 empresas estatales que están operativas de las 92 adscritas al Ministerio de Producción Nacional en la Gaceta Oficial Extraordinaria 6.382 del 15 de junio de 2018, según pudieron constatar a través de entrevistas a trabajadores, extrabajadores y vecinos de las comunidades aledañas los reporteros de El Pitazo.

Las empresas en números

De las 92 empresas del Estado, adscritas al Ministerio de Producción Nacional, 50 funcionan, 26 paralizadas y de las otras 15 no se tiene certeza. Las empresas están ubicadas en 15 estados del territorio nacional, 17 en Caracas y una en Costa Rica. Los datos fueron investigados y procesados por el equipo de El Pitazo, usando como fuentes a Vendata, Gacetas Oficiales, la visita a 38 de las empresas, la revisión notas de prensa y entrevistas a vecinos, trabajadores y exempleados.

68 de las empresas son de propiedad exclusiva del Estado, generalmente a través de una empresa matriz, y las otras 24 son mixtas: 13 de socios extranjeros (Irán, Bielorrusia, China, Japón, Suiza, Trinidad y Guadalupe) y las demás comparten acciones con empresarios venezolanos del sector público y privado.

La segunda parte de la investigación sobre las Empresas Propiedad del Estado (EPE) de la ONG Transparencia Venezuela, publicada en noviembre de 2018, concluye que de las 576 empresas inventariadas por su equipo, hasta la segunda parte del estudio, al menos 441 fueron creadas o adquiridas (expropiadas, confiscadas, nacionalizadas o re-estatizadas) durante las gestiones Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

El origen de las empresas es otra característica que varía en las empresas adscritas al Ministerio de Industria y Producción Nacional: 66 han sido creadas, 22 confiscadas, dos expropiadas,una comprada y una estatizada. Su naturaleza tambien: 54 son filiales y 16 son empresas matrices.

Asimismo, El Pitazo pudo constatar que estas empresas fabrican: piezas automotrices, vidrio, cartón, aluminio, metales y madera. Por ello, 79 de estas empresas se ubican en el sector de manufactura, tres en metalurgia, cuatro en minería, dos servicios, dos comercio y dos forestal.

En este sentido, el estudio de la ONG explica que los planes impulsados por el Gobierno hasta el año 2018 no ha podido superar la ineficiencia del sector minero ni elevar su productividad.

Además, advierte: “El desempeño reciente del sector metalúrgico, que incluye el procesamiento del acero y el aluminio, ha sido nefasto. La extracción de mineral de hierro en la estatal Ferrominera del Orinoco, cae desde 2006 hasta llegar a solo 23% en el año 2017. En cuanto a la producción de acero líquido, comienza a mermar en 2008, luego de haber alcanzado su capacidad máxima instalada en el año 2007 (4.905.000 TM). Como consecuencia, el país está desabastecido de cabillas y otros productos, lo cual, a su vez, ha afectado a la industria metalmecánica, de envases para alimentos, petrolera y de electrodomésticos, entre tantas otras”.

Dificultad en el acceso a la información

Reporteros de El Pitazo solicitaron, a través de comunicaciones escritas entregadas entre diciembre y enero, entrevistar a los presidentes (directores o voceros) de 22 de las empresas. Hasta la fecha de publicación de este reportaje ninguna de las comunicaciones fue contestada. Tampoco se consiguió información oficial de la producción de las 92 empresas en los últimos tres años.

Además, no se pudo conocer el domicilio fiscal de dos de las empresas: Venezolana de Perfiles de Aluminio y Venezolana de Metalmecánica. La información no estaba disponible en los decretos de su creación y las empresas no aparecen en el sistema del Registro Mercantil Primero del Distrito Capital. Asimismo, el equipo de El Pitazo no pudo constatar el domicilio de otras seis empresas. En Aragua, las empresas Venezolana de Válvulas y Grifos y la Fábrica de Productos para la Higiene y Mantenimiento del Hogar, Industrias e Instituciones no se encontraron en sus presuntos domicilios.

En Caracas, en cambio, los domicilios de las corporaciones de los sectores automotor, economía forestal, vidrio y envases, Corpivensa y la Empresa de Distribución de Productos e Insumos Venezuela Productiva se corresponden con el edificio del ministerio. Sin embargo, de estas cinco empresas matrices solo una, Corpivensa, contaba con oficinas en el lugar.

“La opacidad es una regla común para todas las Empresas Propiedad del Estado. Para septiembre de 2018, de las 576 EPE inventariadas, solo se pudo comprobar el funcionamiento de 512 y, en 342 de ellas, no se logró identificar al presidente, los directores ni la junta directiva”, analiza el estudio.

Poca producción y opacidad en los datos son dos características de las empresas adscritas al Ministerio de Industria y Producción Nacional, ente que desde sus inicio, hace ocho meses, tiene al frente a uno de los líderes del Psuv, quien hasta el 14 de junio de 2018, cuando asumió el ministerio, había sido el vicepresidente ejecutivo de Venezuela y quién, además, en febrero de 2017 fue acusado por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos de tener vínculos con el narcotráfico.

El ministerio de Industria y Producción Nacional, más que ser un órgano que no termina de arrancar es el reflejo de la gestión del Psuv. De acuerdo con el resumen ejecutivo del estudio de Transparencia Venezuela, de 160 empresas que pertenecen a los sectores en los que hicieron foco, 74% tienen denuncias públicas por corrupción, mala gestión o caída de la producción.

El 15 de junio de 2018 se adscribieron al Ministerio de Industria y Producción Nacional 104 entes, entre ellos 92 empresas propiedad del Estado venezolano

* Con información de Marinelid Marcano, Alfredo Morales, Marieva Fermín, Oriana Faoro, Gladylis Flores, Ruth Lara Castillo, Alexander Olvera, Irene Revilla, Adriana Pérez Gilson, Jesymar Añez, Pola Del Giudice, Rosanna Battistelli, Bianile Rivas, María Danieri, Johana Prieto Andrade, Liz Gascón, Mayreth Casanova y Nataly Angulo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado