Luego de una inversión estatal de aproximadamente 7.441.860 dólares, Invetex solo se dedicó a la confección de franelas y chemises. Las promesas quedaron en meras declaraciones presidenciales

.

Dueños de hoteles y clínicas en Cojedes aún esperan poder comprar las sábanas, toallas, lencería y telas para poder funcionar, años después de que el hoy fallecido presidente Hugo Chávez anunciara que la Industria Venezolana Endógena de Textiles S.A (Invetex) en las instalaciones de Hilanderías Tinaquillo, abastecería el mercado nacional. La población también se pregunta dónde quedó la promesa de la fabricación de blue jeans y de uniformes que abarrotarían las tiendas del estado y del país.

De acuerdo con las declaraciones de Fernando Feo, quien fue dirigente del Sindicato Único de Trabajadores Textiles, Similares y Conexos del estado Cojedes por más de 17 años, Invetex solo se dedicó a la confección de franelas y chemises.

Feo aseguró que allí no se produjo un metro de tela, sino que esta era traída desde otro lugar y lo que se hacía era la confección de uniformes para las empresas del Estado. “Estas empresas, a pesar de tener tecnología de punta, nunca produjeron ni un metro de tela”. El dirigente dijo que desvalijaron y se llevaron toda la maquinaria que había en las instalaciones donde funcionaba Industrias El Paso.

Hilanderías Tinaquillo fue creada en la década del 70. Era un complejo que estaba conformado por Industrias El Paso, que se encargaba de la fabricación de telas; La Gocha, que se dedicaba a la confección de franelas, y un centro comercial en el que exhibían y vendían sus productos. Todo este complejo era conocido como Zona Industrial Textil Norte.

En Tinaquillo no ven producción

Desde hace aproximadamente tres años la empresa permanece improductiva y lo que sería una gran inversión solo quedó en promesas.

Lilibeth Sandoval, quien vive en Tinaquillo, señaló que esta empresa fue un gran emporio que dio trabajo a muchas familias tinaquilleras y de estados vecinos, pero luego de que el Estado venezolano la intervino se vino abajo.

“Yo nunca he visto nada que haya producido esta empresa. Allí dijeron que fabricarían telas, pantalones y sabanas y aquí en Tinaquillo no se vende nada de eso, me atrevería a decir que en Cojedes nadie ha visto ni un pantalón que diga en su etiqueta que fue fabricado allí”, sostuvo Sandoval.

Rafael Adonay Ochoa, quien también reside en Tinaquillo, señaló que esta empresa fue un gran robo a la nación perpetrado por el fallecido Hugo Chávez. Dijo que allí prometieron fabricar medias, franelas y pantalones y todo fue un engaño.

“…Partes de estas instalaciones fueron saqueadas y destruidas y ahora lo que se consigue es ruina”, sostuvo.

De acuerdo con el testimonio de trabajadores que prefirieron no revelar su nombre, la empresa continúa sin producción. Indicaron que esperaban que con la gestión del ministro Tareck El Aissami se comenzara a producir, pero esto no ha sido posible.

Esta empresa no cuenta con sindicatos; el número de trabajadores va disminuyendo, pues se limitan a cumplir horario y otros se han retirado por la falta de productividad y los bajos salarios que perciben.

En dos ocasiones, el 20 de noviembre de 2018 y el 16 de enero de 2019, El Pitazo se dirigió a esta empresa, pero no encontró a ningún directivo que pudiera ofrecer su versión.

Tres años paralizados

Se tenía previsto que Invetex confeccionaría hilos terminados y telas industriales. La proyección inicial estaba estimada en 160.000 kilos mensuales de hilos industriales y la planta de tejeduría, tintorería y acabados cerca de 415.000 metros mensuales de telas, con lo cual podrían confeccionarse 320.000 pantalones, 135.000 uniformes militares y 198.000 sábanas clínicas.

Entre algunos de los proyectos asociados a Invetex se encontraban la activación de las cadenas de producción de algodón y de confección textil, la articulación del programa de uniformes escolares y militares y la dotación de lencería para la red hospitalaria y hotelera del país.

El sindicalista Feo señaló que donde funcionaba La Gocha hay un depósito propiedad del Gobierno, que está fuertemente custodiado por militares y nadie sabe qué guardan allí. “Se ha dicho que allí hay comida y electrodomésticos, pero nadie sabe lo que hay en esos galpones, que se mantienen todo el tiempo cerrados”.

Indicó que Invetex contaba con cerca de 109 trabajadores, pero como se encuentran sin hacer nada, la mayoría se ha ido retirando. “Ahorita solo quedan cerca de 60, que solo van a cumplir horario. Estos trabajadores que están allí son los que utilizan para las marchas del Gobierno”.

Agregó que al galpón donde funciona Invetex lo han convertido en un depósito de comida que antes era de Mercal, luego de Pdval y ahora funcionan unas tiendas Clap. “Allí fue donde se generó el escándalo conocido como Pudreval, donde enterraron comida podrida en 2007”.

Creación de la Invetex

Joseph Mishkin y Steven Mishkin, antiguos dueños y ahora socios de esta Industria Venezolana Endógena Textil, estuvieron presentes en el acto de creación de esta empresa. Un Aló Presidente sirvió de escenario para que el 4 de mayo del 2005, el entonces presidente Hugo Chávez firma el decreto para la creación de la Industria Venezolana Endógena de Textiles S.A (Invetex), que tendría su sede en el municipio Tinaquillo, en el estado Cojedes.

De acuerdo con las declaraciones del entonces jefe de Estado, para la puesta en marcha de esta compañía se requirió de una inversión de 15.688 millones de bolívares por parte del sector empresarial, mientras que el Gobierno destinó 16.000 millones de bolívares, lo que corresponde a 7.441.860 dólares de acuerdo al tipo de cambio del momento.

Aseguró que con el funcionamiento de esta empresa se generarían en la primera fase 500 empleos directos y una vez iniciada la segunda etapa se ofrecerían 800 plazas de trabajo de manera directa y cerca de 2.400 de forma indirecta. Señaló que el fin de esta compañía era asumir totalmente la producción nacional y de esta manera satisfacer el mercado interno.

“Pues bien, hemos hecho una alianza estratégica; los empresarios y compatriotas Josep y Esteven Misting (sic) han aportado la maquinaria que está aquí inutilizada desde hace 12 años y está en perfectas condiciones. Solo falta hacer algunos arreglos; en menos de dos meses debe estar todo arreglado, que si faltan unas gomas, que si faltan unas correas etc., cuestiones que se arreglan rápido, pero todas las máquinas están en perfecto estado operacional, ellos aportan las máquinas y las instalaciones, un terreno”, señalaba Chávez durante su programa dominical transmitido en cadena nacional.

Créditos para los agricultores

En ese Aló Presidente, Chávez ofreció créditos para aumentar la producción de algodón en el estado, por lo que pidió al entonces gobernador de Cojedes, Jhonny Yánez Rangel, y al ministro de Agricultura hacer proyectos para incentivar el cultivo de ese rubro vital para la empresa textil.

Señaló que Cojedes contaba con una producción de algodón de 3.000 hectáreas, que se elevaría a 10.000 ese 2005 y que los cultivos de este rubro estarían ubicados en los municipios Pao y Girardot.

“Así que agricultores, campesinos, también están aquí los productores de algodón, vamos a prepararnos para la siembra del algodón. ¿Están aquí los productores de algodón? Algunos de los productores de algodón, creo que estaban invitados”, expresó durante su alocución.

14 años más tarde no existe evidencia de que lo prometido en aquel Aló Presidente, y oficializado más tarde en Gaceta Oficial, se haya cumplido.

DÉJANOS TU COMENTARIO