Forzados a traspasar fronteras y dejar sus hogares, los chicos y jóvenes desplazados por la crisis de Venezuela revelan estas historias. Se trata de una cobertura periodística que va tras las huellas de estos niños desterrados, quienes huyen con sus familias, o incluso solos, en búsqueda de una vida mejor. Esta investigación transnacional, en un recorrido por Arauca, Norte de Santander, Bogotá y Caracas, muestra cómo se vulneran sus derechos fundamentales. Jonathan Gutiérrez es el autor de este reportaje introductorio


Lee el texto completo y las otras historias de esta investigación haciendo clic en esta imagen

El rastro de los hijos migrantes es una investigación periodística realizada entre El Pitazo e Historias que laten, de Venezuela, en alianza con La Liga Contra El Silencio de Colombia, que cuenta la odisea de niños y adolescentes que han sido forzados a cruzar la frontera entre Colombia y Venezuela en búsqueda de mejores condiciones para vivir. Las historias, que se cuentan en un especial multimedia, son producto de la beca para Proyectos de Investigación Transnacional otorgada por Instituto Prensa y Sociedad en 2019.

Las historias, que se cuentan en un especial multimedia, son producto de la beca para Proyectos de Investigación Transnacional otorgada por Instituto Prensa y Sociedad en 2019.

La migración masiva de cientos de miles de venezolanos ha multiplicado vertiginosamente la cantidad de niños, niñas y adolescentes que se marchan de manera precipitada de Venezuela hacia otros países. Salen sin documentos de identidad y en condiciones de precariedad e indefensión, lo cual los pone en una situación de alto riesgo en el país destino.

Esta investigación transnacional demuestra que un alto porcentaje de los migrantes que llegan a Colombia son menores de edad indocumentados, muchos acompañados por sus familias, pero otros por adultos que no son sus representantes legales. Algunos se encuentran en condición de refugiados, e incluso un número considerable son niños o adolescentes no acompañados, quienes migran solos, o son hijos de migrantes en riesgo de apatridia. Otros cientos de miles son dejados atrás.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.