Ciberdelincuentes mejoraron sus técnicas y ahora estafan haciéndose pasar por familiares y amigos de las víctimas. Cicpc identificó a la ciudad de Cabimas, en el estado Zulia, como el origen de las estafas

Una doble vida que cada día compite la una con la otra para ser preferida es el dilema de millones de personas en todo el mundo que no imaginan su existencia sin las redes sociales.

Mostrar la mejor versión de sí, compartir gustos, encontrar pareja, hacer nuevas amistades y negocios es lo que la mayoría desea, pero quienes actúan desde la oscuridad también consiguieron en el mundo 2.0 una ventana para hacer daño sin siquiera moverse de sus guaridas. 

Además de un submundo que permite a pedófilos hacer contacto con niños, a hombres buscar placer ya no en las calles sino en fotografías y videos, están los estafadores que consiguen luz verde para robar el dinero de la gente.

Las estafas afectan a venezolanos de todas las clases sociales que denuncian ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), único organismo autorizado en el país para atender este tipo de casos.

De acuerdo con la investigación que realizó El Pitazo, de 10 a 15 denuncias diarias reciben funcionarios de este cuerpo de investigación, adscritos a la División Contra Delitos Informáticos, ubicada en el edificio Icauca, en la avenida Urdaneta de Caracas.

Quienes ingresan a esta sala se percatan que el perfil de los detectives no es el tradicional. Tienen un manejo del lenguaje diferente. A cada duda que poseen los estafados les dan una explicación de lo que son las estafas electrónicas y cómo ocurren. Muchos de ellos son ingenieros informáticos.

Un delito que nació en Cabimas

¿Por qué si tienen el número de teléfono de esas personas no inician una investigación? Esa es la pregunta que la mayoría de las víctimas hace a los detectives, la cual viene acompañada de una respuesta muy compleja:


Es un delito que se comete al mismo tiempo desde varios sitios. Son grupos grandes, se puede decir de hasta 200

Funcionario del Cicpc

“Se han detenido a decenas de delincuentes, pero así como se frena la actuación de algunos inicia la de otros. Es un delito que se comete al mismo tiempo desde varios sitios. Son grupos grandes, se puede decir de hasta 200, que antes de saltar al ciberespacio reciben clases por los propios ingenieros informáticos que prefirieron usar su talento para delinquir”, contó un funcionario del Cicpc.

Según fuentes policiales, este modus operandi inició en la ciudad zuliana de Cabimas, donde profesionales de la referida área crearon una banda de ciberatacantes que copiaron patrones internacionales y combinaron con la “viveza criolla” y situación país, dando como resultado un modelo de estafa que consiste en suplantar la identidad de determinada persona para luego acercarse a sus contactos con la falsa promesa de vender divisas.

Precisamente, del sector Amparo de Cabimas, en las inmediaciones del retén policial de esa ciudad, era la mujer que estafó a Raquel y a su hija con un boleto de avión a San Antonio del Táchira. Luego de ser robada y tras la ayuda de un funcionario bancario, la víctima conoció que la persona que se hizo pasar por su comadre a través de una cuenta de Facebook, vivía en esa ciudad petrolera del Zulia.

La mujer vio que la hija de Raquel posteó en Facebook en noviembre de 2018 que buscaba un boleto de avión para su madre. En ese momento, encontrar un ticket era más difícil que ahora en 2019. La victimaria suplantó la identidad de una amiga de Raquel y le ofreció el pasaje. Eso sí, antes debía cancelar el costo oficial del boleto más un monto adicional por la gestión. Hicieron el pago, pero el correo con el boleto nunca llegó.

Cuando Raquel le escribió a su comadre, le dijo: “Te jodieron, pues están estafando a través de mi cuenta de Facebook que me clonaron”. La víctima y su hija fueron robadas y con la información que la victimaria era una mujer que vivía en Cabimas.

La suplantación de identidad no solo ocurre en Facebook desde Cabimas. También se ha conocido que desde esa ciudad se ejecutan estafas a extranjeros que creen que han enamorado por chat a una joven venezolana.

Los victimarios abren cuentas en Facebook con las fotografías de atractivas jóvenes para captar a hombres básicamente extranjeros, a quienes logran engañar hasta lograr que les depositen dinero para que la bella joven adquiera el pasaporte que necesita para visitar a su enamorado virtual. Tras realizar el abono del monto, la supuesta enamorada desaparece y el victimario se queda a la espera de un nuevo contacto con la joven.

¿Qué hacen y cómo logran suplantar nuestra identidad?

La mayoría de los ciberdelincuentes actúa desde el lugar más seguro en el que pueden estar: la cárcel. Su manera de ejecutar ha sido simplificada a ingresar a grupos de compra y venta. Allí hacen ofertas engañosas de cualquier bien o sólo se dedican a leer los comentarios de usuarios.

Las potenciales víctimas son las que preguntan por artículos costosos y no muestran ningún impedimento en pagar, bien sea en bolívares o en dólares. Hay que recordar que este tipo de conversaciones son accesibles para todos.

Ingresan al perfil de la persona estudiada. Para suerte de ellos, muchas páginas personales son públicas; de allí pueden extraer fotografías, datos personales y cualquier otro elemento que convenza a amigos y familiares que se trata de la misma persona.


Delincuentes investigan a amigos, determinan mediante las etiquetas, comentarios y sección de parentesco


Es una labor tediosa, pero como varios se distribuyen el trabajo, suelen dar certeros golpes. De aquí la importancia de saber actuar. Antes se creaban un nuevo perfil en redes sociales con los datos robados, ahora son prácticos y usan un Whatsapp. Los más avezados usan enlaces con virus que permiten hackear las cuentas y operar desde la propia cuenta de la víctima.

Delincuentes investigan a amigos, determinan mediante las etiquetas, comentarios y sección de parentesco quiénes son los familiares y personas cercanas.

Testimonio de las víctimas

En la sala donde investigadores de la policía científica toman declaraciones se escuchaban tres relatos a la vez. El equipo de El Pitazo acompañó a una de las víctimas mientras contaba su testimonio: “Una prima me llamó insistentemente, tenía meses sin hacerlo, no le contesté porque estaba ocupada hasta que me escribió preguntándome sobre los dólares que supuestamente estaba vendiendo y por qué no le escribía desde mi número”.


Mi prima estuvo a punto de transferir dinero a una cuenta extraña a cambio de 200 dólares que supuestamente yo le ofrecí

Víctima

“Enseguida abrí la conversación para decirle que estaba equivocada. Me envió un capture del número que tenía mi foto, una por cierto vieja que había usado en mi perfil de Facebook, seguida de la conversación. Mi prima estuvo a punto de transferir dinero a una cuenta extraña a cambio de 200 dólares que supuestamente yo le ofrecí”, contó una de las víctimas.

Recalcó que su familiar atajó el fraude al ver la cantidad de errores ortográficos que poseía quien le escribía. Antes de hacer la transacción pensó: “Mi prima jamás escribiría de esa forma”.

Ellas corrieron con suerte, pero las otras dos víctimas denunciaban que habían sido estafadas. Ellas sí alcanzaron a depositar a cuentas fantasmas que posterior a confirmar la transacción, desaparecieron.

CONVIÉRTETE EN UN VIGILANTE VIRTUAL Y NO TE DEJES ENGAÑAR

A pesar de que este delito se le haga cuesta arriba a investigadores del Cicpc, así como a expertos en Colombia, país donde se registran tres delitos informáticos por hora, y al FBI, organismo que ha advertido que las pérdidas monetarias en Latinoamérica por este delito rondan los 12.000 millones de dólares, existen formas de que cada individuo aporte su grano de arena para mantener a malintencionados fuera de radar.

Las víctimas que denunciaron recibieron los siguientes consejos de parte de expertos informáticos del Cicpc, quienes actualmente realizan una campaña en colegios, empresas y demás organizaciones para minimizar estos delitos:

1. Revisar cuentas en redes sociales y cerciorarse que toda la información publicada sea privada, especialmente si acostumbra a frecuentar grupos de compra, venta e intercambio.

2. Usar correos Gmail para manejar redes sociales, ya que la mayoría de los correos vulnerados son Outlock (antiguo Hotmail).

3. No abrir enlaces que envíen por mensajes privados sobre noticias asombrosas, chistes, videos virales ni notificaciones bancarias.

4. De recibir mensajes vía Whatsapp o privados en redes sociales de familiares y amigos vendiéndoles divisas u otros artículos, realizar preguntas de seguridad, ejemplos: preguntar por familiares fallecidos, interrogarlos sobre cómo les va en Colombia sabiendo que sus allegados están en Argentina o simplemente haciéndoles llamadas telefónicas para corroborar la identidad y, por ende, lo solicitado.

5. De ser vulnerada su identidad, escribir enseguida por grupos de familia y pedirle a amigos que lo etiqueten en redes sociales para advertir lo sucedido.

6. Al enterarse de una usurpación de identidad, cambiar enseguida las claves de correo, así como de todas las redes sociales.

7. Difundir los números telefónicos para que otras personas puedan estar alertas.

8. Denunciar ante las autoridades.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación 5 / 5. Votos: 5

DÉJANOS TU COMENTARIO