En 2021, la justicia venezolana ordenó la captura contra Hugo Andrés Hernández Chacón y Juan Andrés Marcos Perozo Urdaneta por ocho delitos. Pero antes del dictamen, ambos formaron parte de una empresa australiana señalada de apoyar al gobierno chavista de movilizar petróleo y evadir las sanciones aprobadas por Estados Unidos contra la estatal Petróleos de Venezuela. La compañía se constituyó ocho meses después de la medida del Departamento de Tesoro norteamericano

La economía del país mostraba sus primeros signos de desajuste en 2013 cuando dos jóvenes venezolanos comenzaron a escalar en los negocios. De ser los artífices de una compañía que organizaba fiestas y eventos sociales en Caracas, se convirtieron, con el pasar de los años, en accionistas de una gama de empresas vinculadas al ramo petroquímico, energético y agroindustrial. Pero el destino les cambió en 2021 después de que la justicia venezolana los señalara como sospechosos de una trama de la que aún no rinde cuenta. 

El 16 de marzo de 2021, un tribunal dictó orden de captura en contra de los administradores de empresa Hugo Andrés Hernández Chacón, de 32 años,y Juan Andrés Marcos Perozo Urdaneta, de 33 años, por la comisión de ocho delitos, entre ellos extorsión agravada, obstrucción a la libertad de comercio, traición a la patria y terrorismo, según se lee en el oficio difundido el 20 de marzo de 2021 por el diario El Universal

Tres días después de esa publicación, se supo por el excomisionado especial de Seguridad e Inteligencia designado por Juan Guaidó, Iván Simonovis, que Henández Chacón había sido arrestado por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) en Caracas, por presunto contrabando de petróleo. 

Fuentes cercanas a Hernández Chacón, consultadas por El Pitazo, indicaron que el empresario actualmente está en libertad bajo régimen de presentación ante el juzgado, a la espera de que la instancia dicte una medida sobre su caso. 

Sobre su socio Perozo Urdaneta, el equipo reporteril no pudo saber más información. Este joven cursó estudios de Administración de Empresas con Hernández Chacón en la Universidad Metropolitana, ubicada en Caracas. Además de trabajar con Hugo Andrés, comparte el capital social como accionista minoritario de la empresa Avanzada Orionis C.A, una compañía de telecomunicaciones especializada en sistemas bancarios y creación de plataformas de operación, la cual fue autorizada el 21 de mayo de 2020 por el Banco Central de Venezuela para operar como administrador de sistema de pagos para el procesamiento de tarjetas de crédito y débito. También figura como representante legal de la empresa del sector químico Latiquim Servicios Maracaibo.

Desde la Fiscalía General de la República, a cargo de Tarek William Saab, designado por la extinta Asamblea Nacional Constituyente, no se ha ofrecido detalles sobre el proceso judicial de ambos jóvenes, en especial de Hernández Chacón, sobrino de la diseñadora y actual diputada de la Asamblea Nacional por el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) elegida en 2021, Gabriela Chacón, según confirmó El Pitazo. Gabriela Chacón, además, es esposa del alcalde oficialista del municipio Sucre del estado Miranda, José Vicente Rangel Ávalo. 

A William Saab se le enviaron dos solicitudes de entrevista a su despacho para obtener más detalles del caso, pero ninguna ha sido respondida, hasta la fecha de publicación de este reportaje. 

En su momento, Simonovis detalló, en su cuenta de Twitter y en una entrevista con El Pitazo, que Hernández Chacón participó en una venta ilegal de crudo por el orden de 88 millones de dólares. Comentó que el petróleo fue trasladado en un buque que tenía una bandera de Belice, país de Centroamérica, hasta Australia, pero resaltó que no se supo nada del dinero obtenido por el intercambio.  

El excomisario señaló que la información que dio se obtuvo de las denuncias anónimas recabadas a través de una plataforma creada por la  Comisión de Seguridad e Inteligencia de Juan Guaidó, líder de la oposición reconocido como presidente interino de Venezuela desde 2019 por los gobiernos de 61 países, que no aprobaron la reelección de Nicolás Maduro en 2018. 

Una empresa en Australia

Antes de quedar bajo la lupa de la justicia venezolana, Hugo Andrés y Juan Andrés Marcos se habían asociado en siete empresas, dos de ellas ubicadas en el extranjero, según documentos de registros mercantiles nacionales e internacionales revisados por El Pitazo

Una de las compañías estaba ubicada en Australia y fue citada en un reporte de la agencia Bloomberg como una de las empresas encargadas de apoyar al gobierno de Maduro en la venta y movilización de petróleo hacia otros países y, de esta forma, eludir las sanciones administrativas que Estados Unidos aprobó en contra de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) en enero de 2019, las cuales han impedido a la administración chavista comercializar crudo y hacer operaciones financieras en la banca extranjera. 

Según los documentos de la Comisión Australiana de Valores e Inversiones (Asic, por sus siglas en inglés)  —ente encargado de regular los mercados y servicios financieros australianos—, Hernández Chacón y Perozo Urdaneta formaron parte de la empresa  Ariastone Group Pty Ltd

Los datos revelan que la compañía se constituyó el 19 de agosto de 2019, ocho meses después de que la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (Ofac) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos aplicara las medidas sancionatorias en contra de la petrolera venezolana. 

La empresa australiana, ubicada en la localidad de Geelong, operó por dos años. Los registros señalan que el 9 de mayo de 2021 quedó inactiva, menos de un mes después de conocerse en los medios la orden de captura en contra de Hernández Chacón y Perozo Urdaneta.

La empresa quedó inactiva pocos días después de conocerse la orden de captura en contra de Hernández Chacón y Perozo Urdaneta | Asic

En internet no se encuentran registros adicionales sobre esta empresa ni datos de su razón social. Pero los documentos mercantiles detallan que compartieron el capital social con otro venezolano del que pocos datos se consiguen. Se trata de Luis Alejandro Sampayo Cabada, quien cotizó hasta el año 2018 en la empresa Inversiones Dinapro 99-44, según su ficha del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss). En la junta directiva de la compañía australiana también estuvieron los empresarios Jhon Pereira y Sharad Sridharan, ambos de la India, y Asanth Shamil Sebastian, oriundo de Zimbabue, de quienes tampoco se hallan muchos datos. 

Con las sanciones estadounidenses aprobadas en contra de Pdvsa, el comercio de crudo venezolano se convirtió en una actividad ilegal que obligó a empresas internacionales reconocidas a dejar de prestar servicios para trasladar petróleo al país. Esta situación implica que cualquier compañía extranjera que negocie con la administración chavista podría ser vetada por Estados Unidos. El Estado venezolano, sin tantas alternativas, se amparó en empresas privadas con poca trayectoria para no frenar las ventas. 

Después de las sanciones, el movimiento de buques o cargueros con hidrocarburos no se detuvo: un informe elaborado en 2019 por la organización de Estados Unidos, C4ADS, dedicada al análisis de datos y pruebas sobre conflictos y seguridad en el mundo, indicó que ese año, al menos 103 buques petroleros se desplazaron por las costas venezolanas que, al parecer, pertenecían a 41 empresas, en su mayoría de Grecia, según el informe de C4ADS. 

El equipo de El Pitazo intentó establecer comunicación con Hernández Chacón para tener información sobre la relación de la empresa Ariastone Group Pty Ltd con la orden de captura en su contra emitida en 2021, pero sin éxito.  

Apostaron al negocio petrolero

Hernández Chacón y Perozo Urdaneta han adquirido experiencia en el área petroquímica desde 2016. Desde ese año, ambos formaban parte de la junta directiva de la empresa Geods de Venezuela, C.A., una compañía filial de Geods C.A., cuya sede matriz está ubicada en Barbados, según reveló una investigación de El Pitazo

La filial de Geods en el país indica que “ofrece soluciones de gerencia, ingeniería, procura y construcción en el sector energía, petróleo y gas”, se lee en un portal en Linkedin de la compañía. La página web de la empresa matriz señala que Geods promociona y realiza asesorías técnicas y presta servicios de suministro a industrias gasíferas, petroleras, petroquímica y minera, incluso transporte de crudo y naval. 

La empresa Geods de Venezuela, habilitada para contratar con el Estado según el Registro Nacional de Contrataciones (RNC), tiene como accionistas a José Armando Torres Monteagudo, José Francisco Torres Varela y Luigi Edoardo Fantinel Ranaudo. 

Ellos, junto a Hernádez Chacón y Perozo Urdaneta, figuran también como accionistas en una empresa llamada Global Energy & Oil Development Solutions Corp, creada en 2017 en Barbados, según la información recabada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (Icij) y contenida en su Base de Datos de Fugas en Alta Mar.

Uno de los accionistas de estas empresas es un ingeniero químico con vasta experiencia en el área petroquímica. Se trata de José Francisco Torres Varela, de 60 años, quien dirigió compañías como Inelectra y Asesoría Petrolera Integral Apin, un holding que incluye a la empresa de soporte en actividades petroleras Environmental Solutions de Venezuela C.A (Esvenca), compañía conocida por estar relacionada con Víctor Vargas, presidente del Grupo Banco Occidental de Descuento (BOD).

Entrevistado por El Pitazo, Torres Varela aseguró que Geods de Venezuela no está implicada en el caso por el que las autoridades investigan a Hernández Chacón y a Perozo Urdaneta. Aclaró, además, que en esta compañía tiene apenas 1 % de las acciones y que su participación únicamente se limitó al asesoramiento técnico de los demás integrantes de la junta directiva, de la que forma parte también su hijo José Armando Torres Monteagudo. “Con esta empresa se pactó un contrato de suministro de productos para tratamiento de crudo con Petromonagas —compañía de Pdvsa—. Es lo único que se hizo”, enfatizó.

El 80 % de las acciones de Geods de Venezuela descansan en una empresa llamada Grupo NCN C.A, de la cual Hernández Chacón y Perozo Urdaneta son dueños, junto con Luigi Edoardo Fantinel Ranaudo, un  joven empresario de 32 años quien figura como socio en siete compañías con los administradores investigados por la justicia. Su registro en el Ivss apunta que cotiza en la empresa Importadora Fudgreid C.A, la cual constituyó en 2016 con Hernández Chacón y Perozo Urdaneta y tiene también como accionista principal al Grupo NCN C.A. Con Hernández Chacón, Fantinel Ranaudo creó en 2020 una compañía en Portugal llamada Endeco Business LDA, dedicada a la asesoría empresarial y consultas de gestión. 

Fantinel Ranaudo ha sido socio de Hugo Andrés y Perozo Urdaneta desde 2012, cuando empezó a dirigir junto con ellos la empresa de eventos y espectáculos Producciones Exsses C.A, conformada en total por 10 accionistas. 

Esa compañía fue responsable de materializar el concepto de entretenimiento denominado Exclusive Session, un performance catalogado por sus creadores, en su momento, como el “más exitoso de Venezuela”. En este espacio se reunían jóvenes ávidos de disfrutar de música electrónica. El último show, publicado en el canal de Youtube, data de 2016, justo en el año cuando los intereses empresariales de estos jóvenes ya apuntaban a otro nivel.  

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.