Conoce a la empresa creadora del sistema para cobrar el petro

La empresa argentina Ex-Clé, con domicilio en Caracas desde el año 2004, no solo se encarga de todo el sistema automatizado paras las elecciones en Venezuela, sino que también está detrás del sistema biopago. En al menos dos contratos anteriores, la compañía argentina coincidió con la presencia del actual ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, en algún cargo de decisión en torno a la contratación

16728

La empresa detrás de la logística biométrica de la entidad financiera estatal Banco de Venezuela, es Ex-Clé S.A. Su sistema de pago mediante huellas dactilares fue la vía de escape de Nicolás Maduro cuando pagó medio petro, la criptomoneda creada por el oficialismo.

La relación de esta empresa con el Gobierno nacional data de unos 16 años atrás. Comenzó en 2004 con la base de datos de huellas dactilares del Consejo Nacional Electoral (CNE), cuando Jorge Rodríguez era el presidente del organismo electoral; luego, en 2009, durante la gestión de Rodríguez en la Alcaldía del municipio Libertador, implementaron un sistema automatizado para la recaudación de impuestos. Y en el año 2013 se encargó del sistema biométrico del Banco de Venezuela.

Más adelante se encargaría de toda la parte técnica de las elecciones venezolanas, después de que la anterior empresa, Smartmatic, fue excluida por el CNE debido a que denunció que hubo irregularidades en la emisión de los resultados en los comicios para la selección de los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente en julio de 2017. Su director ejecutivo, Antonio Mugica, informó en aquel momento que la diferencia entre la cantidad anunciada de votos y la que arrojó el sistema es de, al menos, un millón de electores. A raíz de estas declaraciones, Smartmatic cesó sus funciones en Venezuela. El anuncio ocurrió a menos de tres meses de las elecciones regionales, que finalmente se celebraron el 15 de octubre.

Su lugar lo ocupó la empresa argentina Ex-Clé S.A., fundada en julio de 1998 por Guillermo San Agustín y Eduardo César San Agustín, según un reportaje publicado por Alicia Hernández en el portal web de Ipys Venezuela.

“El objeto social de esta sociedad anónima era la de hacer proyectos de investigación y desarrollo de emprendimientos tecnológicos en el área de la electrónica, la informática y las comunicaciones, así como la programación y el armado de bases de datos informáticos”, señala el artículo.

Ex-Clé, en su sitio web, se define como “una empresa líder en el desarrollo de soluciones de identificación biométrica y soluciones integrales de software para gestión de empresas”.

LEE TAMBIÉN

Banco de Venezuela y Sunacrip integran plataformas para activar monedero petro

Consideran que 2004 fue el comienzo de su expansión como empresa cuando abrieron su primera oficina en Venezuela y comienzan a dar “soluciones de gestión para compañías y entidades gubernamentales”. Además, en el reportaje publicado por Ipys Venezuela se advierte que Ex-Clé desarrolló: “El Sistema de Autenticación Integrado (SAI), el que se usa en las elecciones venezolanas como base de datos de las huellas dactilares de aquellas personas que están autorizadas para votar”.

Una relación desde el inicio

De acuerdo con el texto “Auditorías del sistema electoral venezolano”, publicado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) en 2015, fue en agosto de 2004, con el referendo revocatorio, cuando se estrenó el voto electrónico y totalmente automatizado que se utiliza en las elecciones venezolanas. En el mismo informe se precisa que desde esa fecha se ratifica el SAI como instrumento de autenticación. Todo ocurrió bajo la mirada del actual ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, quien ocupó los cargos de rector y presidente del CNE desde 2003 hasta 2006.

En 2009, la empresa rioplatense consiguió otro contrato con el Gobierno nacional. En esta ocasión sería con la Alcaldía de Libertador (Caracas) bajo el mandato de Rodríguez.

El primer proyecto fue modernizar el sistema de recaudación tributaria. “Se realizó el análisis y reingeniería de los procesos internos que se utilizaban para la recaudación, la migración y data cleansing, que aseguró que la calidad de la información fuera la correcta al momento de migrar los datos al sistema nuevo, y por último, el desarrollo de la aplicación Sumat para lograr los objetivos tributarios de la Alcaldía”, dice en la página web.

También en ese mismo año realizaron un análisis de las funciones y estructuras de negocio actuales de las direcciones bajo la Gestión General de Infraestructura de la Alcaldía, donde sugirieron un modelo de procesos relacionados con la planificación y gestión de proyectos de obras urbanas.

La empresa argentina fue aumentando su presencia internacional: llegaron a Chile y Paraguay.

“Ex-Clé se encargó de la validación de identidad de 19 millones de electores para las elecciones presidenciales del 7 de octubre de 2012, las últimas de Chávez, y del 14 de abril de 2013, las que dieron ganador a Nicolás Maduro frente a Henrique Capriles”, señala el texto periodístico publicado por Ipys Venezuela.

LEE TAMBIÉN

Maduro crea plataforma petrosalud para adquisición de medicamentos

En 2013 implementan la tecnología biométrica en el Banco de Venezuela. Según explican en su página oficial de la empresa, la finalidad de la implementación de este sistema era evitar casos de fraude relacionados con la identidad de las personas.

Un mantenimiento después de uso excesivo

El Banco de Venezuela define el biopago como “el servicio de pago que permite el cobro de bienes y servicios a través de la autenticación biométrica del cliente, sin necesidad de solicitar su instrumento financiero”.

El pago de medio petro por parte de Nicolás Maduro en diciembre de 2019 generó colas de hasta 10 horas en tiendas donde tenían el sistema biopago. “El 29 de diciembre estuve desde las ocho de la mañana hasta la seis de la tarde para comprar en un supermercado de La Candelaria. La cola le daba vuelta a la manzana y el sistema se caía a cada rato”, recuerda Oriana González.

Sin embargo, a principios de año, y luego de un cierre de año, en el cual las colas se observaron en comercios que aceptaban el petro como forma de pago, la institución financiera informó que a partir del 4 y hasta el 10 de enero se suspendería el servicio biopago a fin de hacerle mantenimiento.

La información oficial indica que entre el 18 de diciembre de 2019 y el 3 de enero de 2020 se registraron 2 millones 585.755 operaciones mediante el biopago y que 1 millón 233.093 personas efectuaron transacciones en petros en 7.422 comercios de todo el país.

“El medio petro que pagó el Gobierno generó una sobrecarga de actividad tal durante los últimos días de diciembre que el sistema se vio afectado. Tanta actividad hizo que el sistema funcionara de forma muy lenta. Debido a eso el banco debió suspender operaciones con biopagos durante una semana”, admite una fuente bancaria que pidió mantener su identidad en resguardo.

De acuerdo con la Superintendencia de Bancos (Sudeban), el sistema biopago en 2019 tuvo un avance de 66%. Estos puntos de venta que funcionan con el sistema biométrico hoy ofrecen la opción de pagar desde tres bancos públicos (Banco de Venezuela, Banco del Tesoro y Banco Bicentenario), con el petro, con las tarjetas de crédito y a cualquiera de los registrados en el Sistema Patria.

Empresa inhabilitada

A pesar de estar asentados en Venezuela por más de una década, no fue hasta septiembre de 2017 cuando Ex-Clé ganó un terreno más grande. Se convirtió en la nueva empresa encargada del sistema automatizado para las elecciones venezolanas.

Apenas se dio a conocer al futuro sustituto de Smartmatic se encendieron las alarmas con un tuit de Eugenio Martínez, periodista especializado en la fuente electoral, donde mostraba que Ex-Clé S.A., aparecía en el Registro Nacional de Contratistas (RNC) como inhabilitada para contratar con el Estado y sin domicilio en Venezuela. Sin embargo, la empresa sigue en el país bajo otra forma. Tiene otro RIF y ha cambiado su forma jurídica de sociedad anónima a compañía anónima.

“Que haya cambiado su denominación jurídica no tiene ninguna implicación legal. Como es una empresa transnacional llegó al país bajo la figura de Sociedad Anónima (S.A.) y se tuvo que adaptar a la forma venezolana, en nuestro caso Compañía Anónima”, explica Caroll Palma, abogada mercantil.

Según el reportaje publicado por Ipys Venezuela, el nuevo registro de Ex-Clé, en 2016, tiene como dueños a Guillermo Carlos San Agustín, de nacionalidad argentina, y a Marcos Javier Machado Requena, venezolano.

En el sitio web de Ex-Clé aparece un número telefónico para la sede venezolana, pero nunca atienden. También existe una contradicción en el domicilio fiscal de la oficina. En el documento de constitución de la empresa aparece como domicilio el edificio Bompland, en la esquina Gradillas a Sociedad del municipio Libertador en Caracas. El Pitazo se dirigió a esa dirección, pero se encontró con una oficina cerrada y sin identificación alguna.

Sin embargo, según la página web, la sede en Venezuela está en la segunda transversal, entre segunda y tercera avenida de Santa Eduvigis, en el municipio Sucre. No se especifica edificio ni oficina. También se intentó contactar por correo electrónico, pero hasta la fecha de la publicación no se obtuvo respuesta.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación 4.4 / 5. Votos: 209

DÉJANOS TU COMENTARIO