En 2015 abrió en Caracas una sucursal de un restaurante, que incluía heladería, pastelería y pizzería, llamado Cine Cittá, donde además había un pequeño bodegón que, años después, se transformó en Supermarket Cine Cittá Prive, cuyo dueño es Alfredo Marando Falciglia. La marca comercial nació en Margarita y le dio nombre al restaurante del cual era socio el fallecido animador Guillermo “Fantástico” González. Antes de convertirse en el único propietario, Marando Falciglia administró el local con Jesús Ramón Veroes, uno de los accionistas fundadores que hoy es señalado por el gobierno de Estados Unidos como testaferro del exministro chavista Luis Motta Domínguez y se encuentra detenido en ese país por lavado de dinero

Los residentes de Colinas de Bello Monte, una de las zonas acomodadas del sureste de Caracas, son testigos del crecimiento de un negocio que sentó sus bases en el reconocido Centro Comercial Polo cuando empezaba a agudizar la crisis económica venezolana. En esa edificación, en 2015, se inauguró una sucursal de un restaurante ya conocido en la isla de Margarita que prometía deleitar a los caraqueños con gastronomía italiana y seducirlos en un ambiente que evoca la época dorada del cine. Pero también ofrecía la opción a los clientes de adquirir en un pequeño bodegón productos importados a precios dolarizados que, para ese año, comenzaban a escasear en los anaqueles de las cadenas de supermercados tradicionales del país.

El local se llama Cine Cittá, como el reconocido estudio de arte cinematográfica italiano. Cuando abrió sus puertas, se convirtió rápidamente en una referencia en la ciudad capital, especialmente por el bodegón donde se comercializaban productos cuyos costos en dólares eran incluso superiores a los que se marcaban en los anaqueles de las tiendas estadounidenses. Cine Cittá fue uno de los primeros comercios que instaló en Caracas un bodegón, tiendas que comúnmente están ubicadas en zonas de puerto libre, como la isla de Margarita. Desde entonces, inició una etapa de crecimiento del negocio que apuntó más allá de lo meramente culinario.

El restaurante Cine Cittá fue constituido en el año 2004 por los comerciantes venezolanos René Alejandro Aguilar Villarroel, Pasquale Di Gulio Di Gregorio, Guillermo Gonzalez Regalado –reconocido animador de televisión que falleció en junio de 2020 en España– y Jesús Ramón Veroes, apodado el “negro Veroes”, señalado de ser el testaferro del exministro de Energía Eléctrica de Nicolás Maduro, Luis Motta Domínguez, y arrestado en 2019 por presunto lavado de dinero en Estados Unidos.

El artífice que actualmente le da músculo financiero a Cine Cittá es Alfredo Marando Falciglia, un comerciante italo-venezolano de 59 años, quien en 2006 adquirió acciones del restaurante de la isla, el cual abrió sus puertas al público en noviembre de 2003 y que estaba ubicado en el centro comercial Sambil de Margarita, en Pampatar.

Al disolverse la sociedad con la decisión de tres de sus fundadores de vender su capital, Alfredo Marando Falciglia y Veroes se convirtieron en los principales propietarios del restaurante entre 2007 y 2010. En este último año, el hermano de Alfredo Marando, Attilio Marando Falciglia, quien residía para el momento en Margarita, entró en la compañía al comprar las acciones de Veroes, convirtiéndose en uno de los directivos del “Grupo Cine Cittá”, como lo denominó en su perfil en Linkedin, que no tiene más detalles de su trayectoria. En 2012, Attilio cedió a Alfredo su parte del negocio.

Alfredo Marando Falciglia incursionó en los negocios junto con su hermano Attilio cuando vivía en Ocumare del Tuy, estado Miranda. Fuentes consultadas dijeron que su primer gran emprendimiento fue encargarse de un establecimiento de venta de vídeos en formato Betamax y DVD, ubicado en esa localidad mirandina.

Luego se dedicó a la importación y venta de aparatos de línea blanca al abrir en marzo de 1998, junto con Attilio, la tienda La Mía Casa Electrodomésticos en Ocumare del Tuy, según consta en el expediente del Registro Mercantil N°2 de Caracas. De este negocio se abrieron tres sucursales en el país, una de ellas ubicada en Margarita. En 2009, Alfredo se convirtió en el único gerente de esta compañía.

La faceta de empresario de Alfredo Marando Falciglia tomó impulso en pleno apogeo de la denominada revolución bolivariana y ahora trata de sostenerse ante la vorágine de la crisis económica venezolana. Es un hombre que no hace tanto eco como su negocio: no usa mucho sus redes sociales. De su formación académica, pocos detalles se conocen en público. Las personas cercanas a él consultadas señalan que con sus ingresos, tras superar un accidente, obtuvo una pierna biónica que le permite movilizarse con normalidad, similar a la prótesis que tiene la modelo colombiana Daniela Álvarez.

Fase de expansión

Como único propietario de Cine Cittá, Alfredo Marando Falciglia tanteó la idea de expandir el negocio con la creación de sucursales del restaurante en otras partes del país. La primera piedra de ese proyecto se puso en Caracas y el resultado fue la construcción del local de venta de helados, pasteles y pizzas en el Centro Polo de Bello Monte, inaugurado el 1° de octubre de 2015.

La meta era montar al menos unos diez locales más en el país, según asomó en 2016 el hijo de Alfredo, Alfredo Michele Marando, entrevistado en un portal web de repostería. Aunque en 2017 el restaurante de Margarita había cerrado sus puertas definitivamente, incluso el RIF del negocio aún está vencido, de acuerdo con la información que arroja la página del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat).

Pero el agrandamiento del negocio se centró en la ampliación del pequeño bodegón a un supermarket y la creación de nuevas tiendas bajo el nombre de Cine Cittá. En 2019 se habilitó un espacio en la mezzanina del Centro Polo, cercano al estacionamiento, donde se montó un local llamado Supermarket Cine Cittá Prive, en el cual se vende una extensa gama de productos importados, dispuestos en amplias estanterías y vitrinas de cristal. También se abrió una farmacia, ubicada dentro del supermercado, y una tienda de lubricantes para automóviles, que está en la mezzanina, a pocos metros de la entrada del restaurante Cine Cittá.

En redes sociales, Supermarket Cine Cittá Prive se promociona como uno de los “bodegones más grandes de Caracas”. El local dispone de cuatro cajas registradoras y seis pasillos. El lugar parece quedarse corto con la cantidad de productos foráneos. Desde cereales y dulces hasta alimentos básicos, como harina de maíz precocida, y productos de higiene y de belleza abundan en el supermercado exclusivo donde no permea la sombra de la escasez venezolana, agudizada con la crisis económica. Allí los compradores pueden pagar los artículos en dólares en efectivo, incluso con billetes que estén en mal estado, a pesar de que el gobernante Nicolás Maduro aseguró en diciembre del año pasado que esta moneda jamás sería la oficial del país.

La sucursal del restaurante, el bodegón y otros negocios que funcionan con la marca de Cine Cittá, abiertos por Alfredo Marando Falciglia en Caracas, operan bajo el paraguas de dos compañías de nombres similares que figuran en las facturas que emiten en el supermercado y la pastelería y heladería: Comercializadora 1107 C.A. y Comercializadora 1108 C.A.. Ambas empresas importan productos. La información disponible de ImportGenius, una base de datos de tráfico de comercio exterior, señala, por ejemplo, que la compañía Comercializadora 1107 trajó al país más de un millón de dólares en distintos artículos, especialmente para uso doméstico, desde Estados Unidos entre abril y diciembre de 2019.

Alfredo Marando Falciglia aumenta sus ingresos al calor de las críticas que rodean a los bodegones. Empresarios de Consecomercio, por ejemplo, cuestionan que estos locales representan una “competencia desleal” para los emprendedores del país en un contexto de nula producción nacional y caída de las importaciones tanto del Estado como del sector privado. También bajo el cuestionamiento que suponen las irregularidades en las que incurren sus dueños al violar leyes de aduanas al momento de ingresar mercancía a Venezuela desde el exterior, incluso normativas sanitarias cuando se traen alimentos y medicinas, como revelaron expertos consultados para un reportaje publicado en 2019 en El Pitazo.

LEE TAMBIÉN

Bodegones en Caracas: el sabor amargo del nuevo negocio importador

El equipo de El Pitazo envió una solicitud de entrevista el pasado 7 de enero de 2020 a Marando Falciglia para aclarar estas afirmaciones y conocer más detalles sobre su trayectoria como empresario, pero sin obtener respuesta.

Negocios en familia

El capital adquirido en los negocios le permitieron a Alfredo Marando Falciglia conformar y dirigir compañías en el extranjero, especialmente en Estados Unidos. En ocho empresas aparece su nombre, incluso en algunas comparte cargos directivos con sus hijos Alfredo Michele Marando y Giacomo Andrés Marando, según la base de datos de Open Corporates.

En 2015, Alfredo Marando Falciglia comenzó a dirigir la empresa Real Plus Investment, LLC en Florida, creada el 2 de abril de 2015, y de la cual no hay mucha información en la internet. Pero, años antes, ya había inscrito una empresa en Estados Unidos con el nombre La Mia Casa U.S.A Corporation, nombre de su negocio de electrodomésticos, que está inactiva desde 2019. En 2012 ya había registrado la compañía La Mia Casa Corporation en Panamá, que está dirigida por su hijo Giacomo Marando.

En el emporio también figura otra empresa registrada en Florida que solo funcionó por dos años y que presidió Alfredo Marando Falciglia y Giacomo Marando. Se trata de Compumania C.A. Corp., nombre similar a la tienda de tecnología, que estaba ubicada en la isla de Margarita, de la cual Giacomo Marando fungía como propietario y que en el pasado había pertenecido al “negro Veroes” y Jonh Alex Pérez Suárez. Esta compañía en Florida está inoperativa desde 2020; mientras que el establecimiento de la isla de Margarita actualmente está cerrado.

La última empresa que la familia Marando registró en extranjero fue Cine Cittá Supply, S.A. Fue inscrita en el registro público de Panamá el 12 de mayo de 2020, en plena circulación del nuevo coronavirus que causa el COVID-19 por el continente americano. En 2019 se registró en Florida Supermarket Cine Citta Prive, INC, llamada igual que el bodegón que administra Alfredo Marando Falciglia en el Centro Polo de Caracas, cuyo nombre comercial no está registrado en Venezuela.

Supermarket Cine Cittá Prive, INC está presidida por Attilio Marando, hermano de Alfredo Marando, quien actualmente reside en Doral, en el Condado de Miami Dade en Florida, Estados Unidos, donde se encarga de la administración de una heladería de nombre Made in Italy. En la dirección de este local (4291 NW 107th Avenue, Doral) están ubicadas cinco de las empresas registradas por la familia Marando.

Alfredo Marando Falciglia reeditó en Caracas un negocio propio de las zonas francas. Con su bodegón ofrece productos que solo una porción pequeña de la población venezolana, que generalmente maneja remesas, puede comprar. En cambio, el resto, los que dependen de un sueldo mínimo equivalente a dos dólares, se les imposibilita. El crecimiento del supermercado exclusivo, aún considerado una especie de «salvavidas» para algunas familias, no disipa la imagen de la pobreza en el país ni los estragos de la crisis económica que aguas abajo se complejiza aún más.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.