El 5 de enero de 2020, y en medio de un proceso que no cumplió con ningún paso de la Constitución, el parlamentario de Primero Justicia se autojuramentó como presidente de la Asamblea Nacional gracias al apoyo del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Ese mismo día, Nicolás Maduro lo reconoció en el cargo

No solo se ha beneficiado del oficialismo para acceder a cargos de poder. En las redes sociales, especialmente Twitter, también ha recibido ayuda de la llamada “tropa revolucionaria” para posicionar sus mensajes

Realizado por: Saraí Coscojuela y Luisa Quintero

El diputado de la Asamblea Nacional, Luis Parra, insiste en ser opositor a la administración de Nicolás Maduro, aunque las actuaciones de los últimos meses puede generar dudas al respecto, incluyendo su actividad en redes sociales.

Un estudio del observatorio de actividad digital Probox detalla que el parlamentario posicionó una tendencia en el mes de febrero, donde un 53% de los usuarios que participaron en esa etiqueta también generan interacción con etiquetas a favor del chavismo.

Cuentas de Twitter que participaron en el hashtag #LuisParraEnAnzoategui –la única tendencia que ha posicionado el diputado– también han escrito a favor de tendencias como #ChavezPorAhoraYParaSiempre y en contra del presidente encargado Juan Guaidó en la etiqueta #GuaidoEngripado. A pesar de este empujón virtual por parte del chavismo, a Parra le suspendieron la cuenta de Twitter el 10 de abril, días después de reunirse con Nicolás Maduro en Miraflores.

Bajo perfil ayudando al chavismo

Antes de involucrarse públicamente con el chavismo, el diputado de la AN electo por el estado Yaracuy, pasaba desapercibido dentro del corrillo nacional de políticos, a pesar de ostentar el cargo de secretario general de Primero Justicia (PJ) de su estado hasta diciembre de 2019, cuando fue expulsado de la organización por una denuncia del portal de investigación Armando.Info y de sus propios compañeros.

A Parra, de 41 años, se le señaló directamente de ser el contacto del empresario Carlos Lizcano, vinculado a corrupción con la adquisición de contratos y distribución de los CLAP en Venezuela, y un grupo de diputados para limpiar su reputación desde la Comisión de Contraloría de la AN. Lizcano, por su parte, figura como propietario de Salva Foods C.A, una de las empresas señaladas de ser propiedad del colombiano Álex Saab, sancionado por Estados Unidos por presunto lavado de dinero y su vinculación al régimen de Nicolás Maduro.

Esta operación, según detalló Armando.Info en su investigación, se orquestaba desde 2018 dentro de la Comisión de Contraloría y era dirigida por Parra, que pertenecía a la Comisión de Ambiente y Desarrollo Climático. El parlamentario yaracuyano logró convencer a un grupo de colegas, dinero por medio, de realizar una serie de gestiones ante organismos nacionales e internacionales para limpiar la reputación de Lizcano.

A partir de allí, en los pasillos de la AN no solo se habló de diputados tocados por la corrupción sino de una compleja red, bautizada como “Operación Alacrán”, para comprar parlamentarios y evitar la reelección de Juan Guaidó como presidente del poder Legislativo en 2020.

En dicha operación también se apuntó a Parra como cabecilla, quien en los pocos días que faltaban para la elección de una nueva junta directiva del parlamento venezolano, empezó una campaña para posicionarse como el sucesor de Guaidó, aludiendo a una “tercera vía” y la necesidad de destrabar el conflicto político evitando la confrontación con Maduro.

El 5 de enero de 2020 y en medio de agresiones a diputados opositores y medios de comunicación, Parra se autojuramentó como presidente de la AN, en un proceso que no cumplió con ninguno de los extremos que dicta la Constitución. Para obtener los votos, el parlamentario recibió ayuda de la bancada del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), cuyos integrantes incluso le ordenaron cuando debía hablar, callar o sentarse.

Ese mismo día Maduro lo reconoció como presidente de la AN. Ocho días después, la Federación Rusa también dio su apoyo a Parra –hasta ahora el único país que lo ha hecho. Pero desde el mismo sistema de Maduro se ha cuestionado su legitimidad pues el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) le exigió a los diputados Parra, Franklyn Duarte y José Gregorio Noriega entregar un informe y las listas que presuntamente los validaron como la junta directiva de la Asamblea Nacional para el periodo 2020 – 2021.

En una sentencia de la Sala Constitucional, con ponencia del magistrado Juan José Mendoza, el TSJ solicitó a estos parlamentarios entregar un informe “sobre el acto parlamentario de conformación de la nueva Junta Directiva de la Asamblea Nacional y el quórum de la sesión”. Hasta la fecha, el máximo tribunal no se ha pronunciado por este asunto.

Mientras el TSJ da respuesta el diputado Parra se sigue presentando como el presidente de la Asamblea Nacional. Así lo hace entender en todos los espacios disponibles como notas de prensa, convocatorias a reuniones en el Palacio Federal Legislativo y su biografía en redes sociales como Instagram o Twitter.

Pero en esta última red su suerte no ha sido tan rosa a pesar del apoyo del oficialismo y toda su dirigencia. El 10 de abril de 2020, la cuenta @LuisEParra78 fue suspendida por Twitter y se desconocen los motivos de la red del “pajarito azul” para tomar esta decisión.

A pesar de ello, Parra abrió una nueva cuenta bajo el usuario @LuisParraVe donde suma 1.232 seguidores, sigue a 34 personas (la mayoría diputados que se sumaron a la llamada fracción CLAP) y tuitea diariamente.

Ayuda “roja rojita”

El viernes 7 de febrero, Parra visitó el estado Anzoátegui, donde aseguró que el voto es la mejor herramienta para resolver el conflicto político del país.

“Le decimos a Nicolás Maduro que con votos y organización lo vamos a sacar del poder más temprano que tarde”, agregó Parra junto a los diputados José Brito (Anzoátegui) y Conrado Pérez (Trujillo), involucrados también en la Operación Alacrán y a los empresarios Alex Saab y Carlos Lizcano.

Sin embargo ese discurso no se compagina con su actividad en redes sociales. Aunque no participó directamente, tres días después de su visita al estado oriental, se posicionó la tendencia #LuisParraEnAnzoátegui, con la ayuda de cuentas de Twitter, que también expresan apoyo por el chavismo.

Probox determinó que desde que Parra se autoproclamó como presidente de la Asamblea Nacional, solo ha podido posicionar esa tendencia en Twitter, con una duración de 8 horas y 5 minutos, con un total de 13.900 tuits.

Con una muestra de 1.503 tuits descargados, se detectaron un total de 169 usuarios, de los cuales 25 son bots, lo que sería 14,79% del total.

Un bot es un programa informático diseñado para tuitear, replicar o ampliar mensajes. Incluso un informe de las Universidad de Oxford, llamado El Nuevo Orden Mundial de Desinformación – publicado en octubre de 2019 – concluyó que Venezuela cuenta con una alta capacidad de cyber troop, de al menos 500 personas, para “operaciones psicológicas o guerra de información”.

En el caso del diputado Parra, Probox detectó que 72,46% de su contenido fue inorgánico. Es decir, que más de 70% de los tuits fue generado por 15% de los usuarios, quienes probablemente son falsos o programados para cierto tipo de contenido.

Además al examinar a los usuarios y el contenido, se verificó que publicaron mensajes cortos, con palabras claves, imágenes simples y replicaron el contenido multimedia de otras cuentas.

El objetivo de los usuarios era que el hashtag creciera rápidamente y se posicionara como tendencia. En muchos casos los mensajes no tenían sentido o no estaban directamente vinculados a la etiqueta #LuisParraEnAnzoategui.

El usuario que aportó más tuits a la etiqueta mencionada fue @Solosoymaria3 con 439 tuits. Este usuario tuvo 70 puntos de bot, lo que quiere decir que tiene una alta probabilidad de ser una cuenta falsa y replicadora de mensajes automáticos.

Las coincidencias

En el análisis hecho por Probox también se pudo determinar que, entre la etiqueta de #LuisParraEnAnzoátegui y las etiquetas oficialistas del mes de febrero, se encontraron 61 coincidencias. Es decir, 53% de los usuarios generaron interacción con la tendencia del diputado Parra y también con las etiquetas a favor del chavismo.

En marzo de 2020 también ocurrió lo mismo. En la tendencia #LuisParraEnAnzoategui, 18% de los usuarios también escribió en #PatriaRebelde. Mientras que 16% lo hizo en #JuventudRebeldeYChavista.

14% de los usuarios también participó en la tendencia chavista #EscudoBolivarianoIII2020 y apenas 1% escribió en #ChavezEsMasQueAmorFrenesi.

Una actividad similar se vió el 6 de marzo, cuando 24% de los usuarios que tuitearon a favor de Luis Parra, lo hizo también en la etiqueta #GuaidoEngripado, con contenido de desprestigio en contra del presidente encargado y de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

El usuario @10701Felicidad con 80 puntos de bot interactuó en la etiqueta #LuisParraEnAnzoategui, tendencias oficialistas y la de #GuaidoEngripado. Este usuario hizo 43 tuits en la etiqueta en apoyo a Luis Parra.

Mientras que el usuario @locoyabandonado es el que tiene el mayor número de apariciones entre #LuisParraEnAnzoátegui y las tendencias del oficialismo.

El usuario siempre escribe mensajes más elaborados, pero siempre utiliza los hashtag del chavismo, criticando posturas antichavistas y contribuyendo a la actividad de la tendencia. Probox determinó que esta cuenta tiene características de un comportamiento Troll.

Otro ejemplo ocurrió el 9 de marzo cuando la oposición publicó la etiqueta #10MVzlaALaCalle, como parte de la convocatoria por redes sociales a la movilización del 10 de marzo. 24% de los usuarios que participaron en la etiqueta de Parra, lo hicieron también en esta pero de forma despectiva y con un lenguaje anti-opositor.

En esa tendencia también participó el usuario @locoyabandonado.

Contradicciones tuiteras

El diputado Luis Parra, contaba con 12.500 seguidores en su cuenta Twitter @LuisEParra78, cerrada el 10 de abril. En su biografía dice estar convencido de la renovación y el cambio para Venezuela, pero también coincide con el chavismo en que las sanciones impuestas por Estados Unidos, en contra de la administración de Nicolás Maduro, deben levantarse.

Sin embargo, en 2017 publicó un trino en el que aseguró que las sanciones no son en contra de Venezuela, “sino a particulares que violan Derechos Humanos, están inmersos en corrupción y narcotráfico”, pero posteriormente lo eliminó.

Igualmente a principios del año pasado expresaba su apoyo al presidente encargado Juan Guaidó. En marzo dijo, a través de su cuenta de Twitter, que seguía trabajando para lograr el “cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”.

Luego en junio de 2019 informó sobre una visita del presidente Guaidó al estado Yaracuy e invitó a todos los ciudadanos a acompañarlo.

Pero a principios de diciembre su discurso en redes sociales cambió, con la publicación del trabajo de investigación del portal Armando.Info que lo relacionó con los empresarios Alex Saab y Carlos Lizcano.

Parra aseguró el 4 de diciembre que había una molestia por parte de los diputados de la Asamblea Nacional, por una “falta de coherencia política” y “falta de rendición de cuentas”, por parte de Guaidó.

Sin embargo mantuvo un discurso también en contra de Maduro, asegurando que continuarán luchando para “sacar al régimen de Maduro del poder”. Pero el sábado 28 de marzo, anunció que iniciará una investigación sobre la denuncia que hizo Maduro y también el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, de un presunto golpe de Estado y “actividades terroristas”.

Un día después, en su cuenta de Twitter, publicó un video exhortando al Ejecutivo– reconociendo a Maduro como presidente– a aplicar un plan de atención social, mientras dure la cuarentena.

Aunque no obtuvo respuesta sobre su propuesta, el 31 de marzo pasado, Parra asistió al Consejo de Estado convocado por Maduro, en el que insistió en la necesidad de levantar las sanciones, porque perjudican a los venezolanos, más ahora en medio de la pandemia. “Nosotros hemos dicho que tenemos marcadas diferencias con el Ejecutivo, pero eso no limita a que en estos momentos hagamos un alto”.

En ese Consejo de Estado fue tratado como presidente de la AN, tanto por los presentes como por los medios de comunicación oficialistas.

Sobre ProBox

ProBox es un observatorio del entorno digital y las tendencias de Twitter, principalmente de carácter político y social en Venezuela. Desde hace dos años se encargan de analizar el contenido de los temas que se vuelven tendencia en el país y su procedencia.

A través de una herramienta tecnológica propia, monitorean la conversación dentro de esta red social para entender a los actores principales y diferenciar el contenido real del creado por programas informáticos que buscan aumentar la desinformación en Twitter.

LEE TAMBIÉN

TROPA VIRTUAL DE MADURO BOMBARDEA LAS REDES PARA DESINFORMAR

4.5/5 (2)

¿Qué tan útil fue esta publicación?