El joven español trajo en 2020 al país la aplicación Shasta Technologies, plataforma que serviría para hacer transacciones en divisas. Sin embargo, el 18 de agosto de 2021, el Cicpc lo detuvo acusado de estafa. Entonces la aplicación cesó operaciones. En España, Sicart también enfrenta un proceso legal, en donde se le acusa, entre otras cosas, de robo de propiedad intelectual. Su socio venezolano, Leonardo Montbrun, está en fuga

Por: Patzzy Salazar y César Batiz

Un genio está atrapado, no en una lámpara como la de Aladino. Se encuentra tras las rejas, desde el 18 de agosto de 2021, cuando el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) lo capturó en La Castellana, acusado por estafa, asociación para delinquir y legitimación de capitales. 

La genialidad de este español no se originó en la capacidad innata para cumplir deseos, al menos no los de otros. Aunque desde niño demostró que en el mundo tecnológico podía hacer lo que quisiera. A los 11 años armó su primera computadora, a los 13 diseñó una aplicación y a los 17, en aquel momento de precoz gloria, la revista Forbes lo incluyó en la lista de los jóvenes europeos, menores de 30 años, más influyentes, así lo reseñó elDiario.es en un trabajo publicado en el año 2021.

El talento de este  genio, según las autoridades venezolanas, tomó un curso errático que lo llevó a una celda de la sede del Cicpc en El Rosal, en Caracas, tras una presunta estafa de $134.000 a usuarios (en Venezuela) de una aplicación que él desarrolló y que comercializó junto a un socio venezolano, hoy en fuga.

Su nombre es Alex Sicart, de 22 años de edad, un catalán que llegó a Venezuela en el año 2020 con un proyecto que le daría la oportunidad a los venezolanos de enviar y recibir dólares y euros. 

En junio de 2020, la plataforma llamada Shasta Technologies, con autorización de la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban), empezó a servir como puente para que familiares en el exterior realizaran envíos de dinero a su familia en Venezuela. Pocos meses después de la llegada de Shasta al país, la aplicación selló una alianza con el Banco Nacional de Crédito (BNC) para realizar operaciones en dólares y euros a través de la APP. 

Los venezolanos con una cuenta en divisas en el BNC se asociarían a la billetera digital para realizar transacciones en moneda extranjera con otros contactos que también tuviesen descargada la aplicación. 

Días antes de la detención de Sicart, la Sudeban había suspendido de manera temporal, por 30 días hábiles, las operaciones de la aplicación a través de la resolución número 056.21. El organismo indicó que había detectado “irregularidades en la administración de accesos a la plataforma tecnológica”.

Según una nota publicada en El Pitazo el 25 de febrero, desde el 22 de febrero del año en curso, en la Fiscalía de la República hay una denuncia no solo en contra de Sicart, sino también de sus socios: Leonardo Montbrun, Daniel Paloma, Paola y Héctor Guevara; y en contra de Jorge Luis Nogueroles García, presidente del BNC.

Salvador Pimentel, abogado que se presenta como víctima de la aplicación, fue quien introdujo la denuncia. Pimentel, además de indicar que la APP estafó y ayudó a legitimar capitales, dijo que Shasta y el BNC omitieron una serie controles y requisitos financieros que constituyen otra serie de delitos.

El Pitazo pudo conocer que a los directivos de la APP se les señala de haberse quedado con el dinero de los usuarios después de que la misma dejó de operar. En España sí se hizo el regreso del dinero, pero en Venezuela no ha sucedido lo mismo. Son unas 25 personas afectadas con esta situación.

De acuerdo con la denuncia a la que tuvo acceso El Pitazo, los directivos de la aplicación permitieron la realización de transferencias de miles y millones de dólares sin cumplir con los procesos para evitar la legitimación de capitales. El abogado también pide la investigación de 17 empresas registradas en España, todas relacionadas con Shasta.

Además de los cargos imputados en el territorio venezolano, Sicart tiene un proceso legal abierto en España por Cryptosolartech, empresa que tenía como objetivo minar Bitcoin en una estación que sería alimentada con energía solar.

Alex Sicart y la tecnología

Sicart, a los 13 años, diseñó una plataforma digital para estudiantes llamada Students Manager. A esa misma edad, y gracias a la aplicación estudiantil, fue premiado con un curso en la Escuela de Alta Dirección y Administración, ubicada en Barcelona, España. Sicart era el alumno más joven de la escuela de negocios. 

Con 17 años, el joven genio de la tecnología fundó Sharge, dedicada a compartir estaciones de carga a usuarios que tenían carros eléctricos. La plataforma estaba asociada con Audi, se lee en el trabajo de elDiario.es.


En junio de 2020, la plataforma llamada Shasta Technologies, con autorización de la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban), empezó a servir como puente para que familiares en el exterior realizaran envíos de dinero a su familia en Venezuela


Su sabiduría en la materia hizo que él y sus socios de Sharge ganaran una beca para pasar un verano en Silicon Valley, la meca de las grandes compañías de tecnología del mundo. 

En 2018, Pablo Alonso y Alain Aguirre fundaron un proyecto llamado Cryptosolartech. Sicart entra al negocio para aportar su experiencia en tecnología, ayudar a promocionar el proyecto y a buscar inversores. Para el momento el joven había recién cumplido los 18 años.

Sicart y Cryptosolartech

Cryptosolartech comenzó a dar conferencias para atraer a inversores con Sicart como uno de los líderes. El objetivo de la empresa era crear una granja para minar criptomonedas a través de la construcción de celdas solares.

De acuerdo con elDiario.es, los jóvenes lograron atraer a un posible inversor: Arthur Weisman les prometió que hablaría sobre la iniciativa a su jefe, el venezolano Leonardo Montburn, quien es dueño de Montbrun Private Capital. Días después, Montburn cerraba un pacto de palabra en el que se comprometía a dar 50 millones de euros para el proyecto.

Según lo expuesto por el medio, la inversión que daría Montbrun representaba una parte cuantiosa de lo que se necesitaba para poner en marcha el proyecto, y contando con ese dinero, se contrataron a más personas y se aumentó la capacidad de minado. Sin embargo, Pablo Alonso, uno de los fundadores, reveló que la inversión prometida nunca llegó. 

Una fuente cercana a Sicart, y que prefirió hablar a El Pitazo con su nombre bajo reserva, explicó que el hecho de que Montbrun no haya dado la inversión de 50 millones de euros no tenía porqué haber repercutido en el desarrollo de la empresa. Indicó que en la reunión que hubo entre Montbrun y Alonso no se firmó nada, todo quedó en palabras.  “Alonso lo que hizo fue aprovechar ese comentario para filtrarlo en prensa, porque él esperaba que el token de ese modo subiera mucho de valor y hacerse rico, pero no hubo nunca nada formal. Se filtró por intereses propios”, explicó la fuente.

Alonso, en conversación con El Pitazo, difirió de lo anteriormente expuesto. El fundador de Cryptosolartech indicó que la empresa y Montbrun firmaron un preacuerdo donde él aceptaba dar una inversión de 50 millones de euros. “Leonardo hizo que se publicara una nota de prensa internacional que decía que él iba a invertir ese dinero. Nosotros hasta le dimos los tokens correspondientes a su inversión y él único dinero que recibimos por su parte fueron 300.000 euros”.


El talento de este  genio, según las autoridades venezolanas, tomó un curso errático que lo llevó a una celda de la sede del Cicpc en El Rosal, en Caracas, tras una presunta estafa de $134.000 a usuarios en Venezuela, a través de una aplicación que él desarrolló y que comercializó


Durante 2018, Sicart trabajó en un software para la compañía. Este proyecto estaba pensado para que fuese una línea de negocio completamente independiente de Cryptosolartech. Montbrun, que había establecido una cercanía con el joven gracias a su contacto con la empresa, mostró interés. El proyecto se llamó Shasta.

Señalado desde España

Un año después, el joven decide desvincularse de Cryptosolartech y funda Shasta Technologies, empresa diseñada para brindar soluciones financieras. Para el proyecto, Sicart tenía dos socios: Montbrun y Daniel Paloma.

Antes de irse de Cryptosolartech, Sicart publicó el código informático en el que trabajaba sin consentimiento de la empresa, de acuerdo con la acusación en su contra. Según Cryptosolartech, utilizó ese código como base de Shasta Technologies. 

La fuente consultada por El Pitazo indicó que la denuncia que el joven tiene en España viene porque Pablo Alonso dice que Sicart se robó la idea de la compañía. 

“Alex antes de trabajar en Shasta, trabajaba en Cryptosolartech. Era advisor de esta compañía, hacia minería de monedas y demás a base de energía solar en Málaga. Luego, hizo un proyecto en común con Pablo de energía renovables. Este proyecto se llamó Shasta Energía, nada que ver con lo financiero. Finalmente, el proyecto no se llevó a cabo, los socios eran Alex y Pablo Alonso, pero se pelearon y Alex al final se fue con Leonardo Montbrun y Daniel Paloma”.

La fuente hace énfasis en que a Sicart le gustaba el nombre de Shasta, por eso llamó así a la aplicación financiera, pero que nada tiene que ver con la otra empresa. “Como Alonso se arruinó, demandó para ver si conseguía el dinero con el tema de la propiedad intelectual”.

Por su parte, Alonso explicó que Shasta nunca fue una entidad jurídicamente independiente de Cryptosolartech, y que el proyecto nunca pudo salir a luz porque Sicart, antes de irse de la compañía, se robó el software.

Shasta en Venezuela

Shasta Technologies llega a Venezuela en junio de 2020, funcionó en el territorio venezolano como una aplicación que permitía tener cuentas multidivisa, hacer transferencias, realizar pagos y cambiar de manera rápida dólares a euros o viceversa. También ofrecía la posibilidad de tener una tarjeta prepago Visa para que los usuarios pudiesen retirar dinero y pagar cuentas en comercios físicos y online. 

A pesar de que el negocio marchaba bien, en el transcurso de 2021 Sicart es imputado en Málaga. La promesa de crear una granja de minería con Cryptosolartech terminó con una denuncia penal puesta por la misma empresa en contra de varios extrabajadores, entre ellos, Leonardo Montbrun, reseña elDiario.es.


Leonardo hizo que se publicara una nota de prensa internacional que decía que él iba a invertir ese dinero. Nosotros hasta le dimos los tokens correspondientes a su inversión y él único dinero que recibimos por su parte fueron 300.000 euros

Pablo Alonso, fundador de Cryptosolartech

Alonso dijo que se espera por la declaración de Sicart para que el tribunal pueda seguir con el caso. “El proceso se ha demorado porque Alex declaró que era residente venezolano y que no podía declarar en España, y pidió que se le enviará la citación a Venezuela. Nosotros enviamos una comisión rogatoria, pero todavía no ha avanzado”.

En Venezuela, la buena racha de Shasta se paralizó. La aplicación funcionó en el país hasta el 29 de julio cuando entraron en vigencia las medidas administrativas por 30 días hábiles impuestas por la Sudeban.  Medios de comunicación reseñaron que las medidas debían culminar el 29 agosto y que se esperaba una prórroga por parte de la Sudeban.

Carlos Herrera, editor de Primicias24, tomó como bandera el caso Shasta, luego de que un conocido le contó que fue víctima de la estafa, dijo a El Pitazo.

El también exconcejal y exdirigente del MAS, quien publicó el libro El Legado: Frases y pensamientos de Hugo Chávez, es recordado por su amistad con el fiscal asesinado en 2005, Danilo Anderson. También, más recientemente, se le identifica por el viaje que realizaron en mayo de 2019 diputados de la Comisión de Contraloría que fueron a Europa a repartir cartas de buena conducta a favor de Alex Saab y Carlos Lizcano, socios en el negocio de los Clap. Pero Herrera insiste en deslastrarse de los propósitos de los parlamentarios. 

En diciembre, el exconcejal se presentó en la Audiencia Nacional Española para solicitar una investigación en contra de los propietarios de Shasta por estafa. En una nota de prensa, publicada en el medio digital En Español 24, indicó que la denuncia se hace con el propósito de que sean arrestados, rindan cuentas a la justicia internacional y devuelvan las grandes cantidades de dinero que se han robado. Además, se precisa que la aplicación estafó a personas que invirtieron dinero con el objetivo de obtener rendimientos. 

Herrera indicó a El Pitazo que no puede dar detalles porque la Fiscalía de España no se lo permite por su régimen de protección de datos. Lo que pudo asomar es que a través de la aplicación pasaron millones y millones de dólares al sistema financiero español, sin que se les pidiera el origen de los fondos. 

También explicó que la alianza de Shasta y BNC se autorizó para que los usuarios pudiesen hacer transacciones por 100, 200 y hasta 300 dólares, pero nunca por millones de dólares. 

Según la denuncia a la que tuvo acceso El Pitazo, la APP junto al BNC permitieron transferencias de 150.000 euros diarios a clientes no registrados y hasta 1.500.000 euros diarios a clientes registrados. También se indica que el BNC autorizó envíos por 45 millones de dólares a bancos de España.

Estas operaciones, según las explicaciones de la denuncia, violaron las leyes financieras tanto de Venezuela como de España. De acuerdo con el reglamento español, no se pueden realizar transacciones por más de 1.000 euros sin mostrar el origen de los fondos. Asimismo, se indica que todas las instituciones bancarias deberán notificar al Banco de España las transacciones internas que superen los 10.000 euros y las transacciones internacionales por encima de los 100.000 euros. 


Daniel Paloma, de origen español y  socio de la aplicación, dijo a El Pitazo que para hacer transacciones con Shasta no había un monto límite. Sin embargo, aseguró que cuando los movimientos eran a partir de los 3.000 euros, siempre se pedía certificación de origen de fondos


De acuerdo con la denuncia, en el caso de Venezuela, las cuentas bancarias del territorio, denominadas cuentas custodio, son cuentas que no pueden utilizarse para hacer transferencias internacionales.

Daniel Paloma, de origen español y socio de la aplicación, dijo a El Pitazo que para hacer transacciones con Shasta no había un monto límite. Sin embargo, aseguró que cuando los movimientos eran a partir de los 3.000 euros siempre se pedía certificación de origen de fondos, contrato y factura, en caso de que fuese una empresa. 

El 24 de febrero, El Pitazo envió una solicitud de entrevista a Jorge Luis Nogueroles, presidente del BNC, para conversar sobre la alianza del banco con Shasta. Sin embargo, para la fecha de publicación de este trabajo,6 de marzo, no se ha obtenido respuesta.

Una genialidad en riesgo

Sicart tiene seis meses detenido en territorio venezolano. La fuente a la que tuvo acceso El Pitazo dice que las acusaciones que se hacen en contra del joven son falsas, porque nunca hubo un delito. 

Explica que toda la situación deriva de un tema político que no se sabe qué es. “Se estaba trabajando normal, como siempre, y en el mes de julio saltó algo que no sabemos qué es, pero hay un tipo de mano negra que no estaba interesada en que la empresa siguiera funcionando, y de ahí se le ha imputado todo eso”.

Alex está en cárcel preventiva, pero no hay juicio en el que se le acuse de un delito firme, expresa la fuente. Señala que en cada vista judicial se le prorroga la estancia en la cárcel. “¿Por qué? Intereses”. Hace énfasis en que por seguridad no puede decir mucho más al respecto.

El 11 de febrero El Pitazo envió una solicitud de entrevista a Douglas Rico, director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), para conversar sobre la detención de Sicart. Sin embargo, hasta la fecha de publicación de este trabajo no se ha obtenido respuesta.

Con relación al dinero que tenían las personas que utilizaban la aplicación, expresa que se ha devuelto el 100%. Dice que el dinero era manejado por Easy Payment, que era esa empresa la que regulaba a Shasta en España y Venezuela, y que la misma hizo la devolución. “Esta compañía ha devuelto el dinero a todo el mundo, a todas las personas que tenían el dinero bloqueado, Easy hasta ha puesto dinero de su bolsillo porque en teoría hay dinero que se ha quedado el Gobierno de Venezuela. En este caso se lo ha quedado el banco BNC bloqueado porque se lo ordenó Sudeban, cuando ese dinero no era suyo; era dinero de España”.

Agrega que hay clientes venezolanos que no han cobrado porque el dinero se quedó en Venezuela y nunca pasó por Easy. “Ese dinero que entró y no ha sido devuelto se piensa que se ha quedado castigado, porque en teoría nunca entró en España. Son unos 134 mil dólares que tiene el BNC”. Señala que ese dinero se embargó porque dicen que Shasta cometió estafa.

El Pitazo contactó a la Embajada de España para hablar sobre el caso de Sicart. Sin embargo, indicaron que no pueden dar información al respecto. Otras fuentes consultadas señalan que el cónsul español ha visitado al joven. También indican que Sicart, en Venezuela, tiene una novia y la familia de esta. Mientras que su madre y padre están en España.


El proceso se ha demorado porque Alex declaró que era residente venezolano y que no podía declarar en España, y pidió que se le enviará la citación a Venezuela. Nosotros enviamos una comisión rogatoria, pero todavía no ha avanzado

Pablo Alonso, fundador de Cryptosolartech

Su socio venezolano, Leonardo Montbrum, está en fuga. Abogados y autoridades lo buscan por Europa. La última referencia que se tiene de él es que estuvo en Gibraltar, España, donde registró algunas de sus empresas. 

De seguro algo de experiencia tiene en viajes, porque según la web La Tabla, sus primeros 4.000.000 de dólares los obtuvo a través de su agencia de viajes, que la creó con apenas 17 años y tiene por nombre Viajes Montbrun & Asociados.

Trustt Fintech Services, según datos de La Tabla, era la compañía más reciente de Montbrun, creada en noviembre de 2019 en El Doral, Miami, Estados Unidos. La web señala que la empresa utilizaba como sede un depósito industrial que no transmitía aires de emprendimiento de alto perfil. 

Del socio español, Daniel Paloma, fuentes indican que se ha encargado de pagar a los usuarios que viven en España que se quedaron con su dinero atrapado en la aplicación. Sin embargo, el mismo Paloma indicó que de su bolsillo él no ha puesto dinero. 

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.