Viudo que buscaba nueva vida en Florida desapareció en los escombros del Surfside

Harry Rosenberg tuvo un año turbulento, marcado por la muerte de su esposa por un tumor y de sus padres por COVID-19. Su hija y yerno acababan de llegar desde Nueva York a visitarlo cuando el edificio colapsó

806
Foto: Cortesía AP

Poco antes del desplome del edificio Champlain Towers South, en Surfside (Florida, EE. UU.), el administrador de activos de 52 años Harry Rosenberg le comentó a un amigo en la sinagoga que su cambio de vida a Florida era una oportunidad de cambio, luego de haber vivido un año particularmente negativo: perdió a su esposa tras una lucha de tres años contra el cáncer, y a ambos padres por causa del COVID-19 en Nueva York.

Su apartamento en el piso dos del edificio hoy colapsado sería en punto de encuentro para recibir a sus nietos en vacaciones. Esa semana, su hija de 27 años y su yerno de 32, llegaron desde Nueva Jersey para visitarlo, y horas más tarde, el edificio se derrumbó y los tres miembros de la familia desaparecieron entre los escombros.

LEE TAMBIÉN

Miami | Autoridades encuentran muertos a dos venezolanos desaparecidos en derrumbe de edificio

“Me dijo: ‘Es el próximo capítulo de mi vida’. Pasó por el infierno. Sus padres fallecieron. Su esposa falleció”, dijo a la agencia AP Steve Eisenberg, quien vio a Rosenberg la semana pasada en la sinagoga. “Vino a Florida para respirar un poco”, dijo también el rabino Sholom D. Lipskar, fundador de Shul of Bal Harbour, la sinagoga a la que se unió.

Descrito como un hombre de familia y judío observante, Rosenberg había puesto en marcha un centro de curación mental para jóvenes adultos en un hospital de Israel en memoria de su difunta esposa, Anna Rosenberg.

Antes de que su esposa muriera el verano pasado de un tumor cerebral, pasó tres años cuidándola, dijo un amigo cercano. Meses después de su muerte, vino más dolor: su padre murió de COVID-19 en enero, y semanas después su madre murió por la misma causa. “Fue extremadamente difícil”, dijo Maurice Wachsmann, amigo de Rosenberg por más de 30 años.

Rosenberg llegó a Florida, alquilando apartamentos pequeños hasta que el mes pasado compró el condominio en Surfside. En ese poco tiempo la gente de la comunidad llegó a conocerlo.

Los compañeros de la sinagoga y su familia ahora esperan ansiosamente noticias de la escena. En la pila de escombros, familiares y amigos han visto desde lejos un vestigio de su vida en Surfside: un sofá blanco.

Con información de AP.

LEE TAMBIÉN

Miami | Sobreviviente de derrumbe: “Apartamento de mis vecinos estaba cortado a la mitad”

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.