22.5 C
Caracas
martes, 20 octubre, 2020

Ataques e interrupciones marcaron el primer debate presidencial entre Biden y Trump

El presidente Donald Trump y el demócrata Joe Biden se enfrentaron por primera vez en un encuentro donde los candidatos intercambiaron más acusaciones que ideas

-

La carrera electoral hacia la Casa Blanca inició formalmente en Estados Unidos este martes, 29 de septiembre, luego de que el presidente y aspirante a la reelección, Donald Trump, se enfrentara cara a cara al candidato demócrata Joe Biden en un primer debate que estuvo marcado por las interrupciones, los ataques personales y la ausencia de propuestas concretas.

La Universidad Case Western Reserve, en Cleveland, Ohio, fue el lugar del primero de los tres debates que ambos candidatos realizarán antes de las elecciones generales del 3 de noviembre. Debido a la pandemia de COVID-19, el público fue reducido a menos de 70 personas, mientras que todas las preguntas corrieron de parte del moderador, Chris Wallace.

A pesar de ser presentador de Fox News, medio reconocido por su línea conservadora y abiertamente a favor del presidente republicano, Wallace se mostró implacable con Trump, con quien tuvo varios impasses y regañó por sus constantes interrupciones, así como por sus respuestas hostiles cada vez que era cuestionado por su gestión de gobierno. Biden tampoco se salvó de los llamados de atención por hablar fuera de su turno, y en general ambos candidatos dificultaron a lo largo de la noche el flujo del debate y el trabajo del moderador.

Jueza Barrett

El primer punto del debate fue la nominación por parte de Trump de la conservadora Amy Coney Barrett para la Corte Suprema de Justicia. Biden tomó primero la palabra para señalar que si bien no tenía nada contra la jueza, «no es apropiado hacer eso antes de la elección«.

Indicó que lo mejor era esperar hasta después de los resultados de las elecciones para decidir a los próximos magistrados, aunque evitó responder cuando se le preguntó si estaría a favor de un aumento del número de miembros del Tribunal Supremo.

Por su parte, Trump argumentó que puede tomar decisiones como presidente hasta el final de su mandato. «Fui elegido por cuatro años. No por tres», defendió.

- Advertisement -

Uno de los primeros momentos incómodos del debate ocurrió durante la intervención de Biden, pues ante las constantes interrupciones de Trump donde lo retaba a responder la pregunta del número de magistrados, se molestó y le ordenó guardar silencio. «¿Por qué no te callas, hombre? (…) eso es muy poco presidencial«, le dijo. El demócrata también comentó sarcásticamente que el segmento había sido «muy productivo», luego de que el gobernante peleara hasta con el moderador.

LEE TAMBIÉN

Cinco claves del primer debate televisado entre Trump y Biden

Atención a la pandemia

La evolución de la pandemia de COVID-19 en EE. UU. fue uno de los puntos fuertes del debate, y puso sobre la mesa el tema de la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, conocida popularmente como Obamacare, y su intento de derogación por parte de Trump.

Biden advirtió que de eliminar el seguro del Obamacare, más de 20 millones de estadounidenses quedarían desprotegidos en medio de la pandemia, además de criticar que Trump se coloque del lado de las grandes empresas para mantener la privatización de la salud. «El no tiene un plan para la salud. Ha prometido un plan desde que fue elegido. Él no tiene nada», apuntó.

Aunque calificó al plan implementado por el expresidente Barack Obama como «un desastre», Trump desmintió que pretenda eliminarlo, por el contrario, señaló que su intención es mejorarlo a precios asequibles para los ciudadanos, y que durante su gobierno ha logrado una reducción de hasta el 80% del costo de las medicinas.

En cuanto al COVID-19, Biden denunció que Trump no tiene un plan claro para atender la situación sanitaria del país, y que a pesar de culpar a China por no contener a tiempo el problema, también ocultó información sobre la gravedad del virus a la población. Afirmó que, en cambio, de ser él el presidente, ayudará a repartir insumos y mascarillas, así como aprobar más fondos del Congreso para apoyar económicamente a los comercios y escuelas cerrados.

En cambio, Trump defendió su gestión al suspender las operaciones aéreas a tiempo, lo cual según él, salvó muchas vidas. «Había que cerrar el país», comentó, aunque luego se contradijo al afirmar que ahora es necesario abrirlo para reactivar la economía, a pesar de no haber una reducción de los casos de coronavirus. «Nosotros tuvimos que hacerlo al principio porque no sabíamos mucho de la enfermedad. Ahora sabemos quién es vulnerable», agregó.

El mandatario también cuestionó el uso del tapabocas al señalar que no es obligatorio usarlos si se respeta la distancia social, se está en exteriores o un sitio sin personas contagiadas. «Yo uso la mascarilla cuando es necesario», dijo. Ante tal declaración, su rival demócrata lo tildó de irresponsable, y sacó a relucir otros comentarios polémicos hechos por el presidente, como cuando dijo que el coronavirus desaparecería con el calor de abril, o cuando sugirió a las personas inyectarse detergente.

LEE TAMBIÉN

CLAVES | Momentos cumbre de los debates presidenciales en EE.UU.

Violencia y racismo

Otro punto crítico fue el tema racial y las protestas violentas que ha desencadenado en varias ciudades del país los últimos meses. Persistieron las acusaciones mutuas de racismo entre los candidatos, así como visiones completamente opuestas sobre las manifestaciones.

Por un lado, Biden criticó fuertemente la represión contra las comunidades afroamericanas y acusó al mandatario no solo de echar por el suelo años de trabajo desde la Casa Blanca para combatir el racismo en la sociedad estadounidense, sino de además fomentar las divisiones y tensiones entre los grupos étnicos. «Todo lo que hace genera divisiones. No intenta conversar y calmar los conflictos sociales, hecha gasolina en todos los conflictos«, dijo.

No obstante, el candidato demócrata evitó responder si estaba a favor del movimiento Black Lives Matter.

Por su parte, Trump afirmó ser el republicano mejor valorado por la comunidad negra, así como por el sector militar y policial, y destacó su política de «Ley y orden» para contener focos de disturbios y saqueos. También aseguró que la violencia que azota ciudados como Portland y Chicago se debe a los gobiernos demócratas permiten el caos y no dejan ingresar a la Guardia Nacional.

Se referió al movimiento antifascista Antifa, el cual ha actuado como articulador de varias manifestaciones violentas y choques armados con la policía, por lo que reiteró que se trata de una organización terrorista que debe ser desmantelada.

Un dato destacable es que mientras Trump no se molestó en condenar la proliferación de grupos supremacistas blancos en EE. UU., Biden tampoco reconoció a Antifa como una organización con ideas de extrema izquierda radicales.

LEE TAMBIÉN

Hijo de Donald Trump asegura que es parte de la comunidad Lgbt

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado