20.4 C
Caracas
jueves, 18 agosto, 2022

Quién es Vladimir Putin, el hombre que agita vientos de guerra en Europa

Vladímir Putin ha marcado la política rusa en los últimos 21 años con un discurso signado por el nacionalismo y por la represión contra toda forma de oposición dentro de Rusia

-

Caracas.- El presidente de Rusia Vladimir Putin, sentado en su despacho, habló de forma autoritaria, pero confiada y con seguridad, mirando de frente a la cámara en el mensaje televisado la noche del miércoles, en el que anunció que atacaría a Ucrania porque, aseguró, no tenía otra alternativa.

«Cualquiera que interfiera en los asuntos Rusia y, más aún, si intenta amenazar a nuestro pueblo, debe saber que la respuesta de Rusia será inmediata y sufrirá unas consecuencias como nunca en la historia», fueron las cuestionadas palabras de Putin, calificadas de amenaza, tras anunciar el inicio de una operación especial en el este de Ucrania luego de reconocer la soberanía de las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk.

CLAVES | Invasión de Rusia a Ucrania: ¿qué busca Putin al atacar a su vecino?

Putin, de 69 años, quien nació en San Petersburgo, ha marcado la política rusa en los últimos 21 años con un discurso signado por el nacionalismo y por la represión contra toda forma de oposición dentro de Rusia.

Elogiado recientemente por el expresidente Donald Trump, quien lo calificó de inteligente, Putin ahora está en el centro de las miradas internacionales, entre los cuestionamientos, las condenas y el rechazo, por su decisión de atacar a Ucrania. Será un paria frente a la comunidad internacional, aseguró el presidente de EE. UU., Joe Biden.

Un espía en la presidencia

El cuestionado mandatario ruso estudió en la Facultad de Derecho de la Universidad estatal de Leningrado, ahí se graduó con honores y al culminar sus estudios fue reclutado por el Comité para la Seguridad del Estado ruso, la agencia de inteligencia soviética mejor conocida como la KGB.

En 1985, tras culminar su capacitación en la Academia de Espionaje, Putin desarrolló tareas de contraespionaje en la ciudad de Dresden, en Alemania Oriental. Sin embargo, luego de la caída del muro de Berlín, retornó a la Unión Soviética para ser parte del ámbito político impulsado por Anatoli Sobchak, su mentor y gracias a quien incursionó de forma definitiva en la política rusa en 1991.

En sus inicios políticos, Putin estuvo al frente del Comité de Relaciones Exteriores de la Alcaldía de San Petersburgo, instancia que luego le confiarían como vicealcalde tras su éxito para establecer relaciones con socios en el exterior.

En 1995, Putin se desempeñó como vicedirector del departamento de Gestión de Bienes durante el mandato de Boris Yeltsin, y luego como encargado de la Administración del departamento de Control, para posteriormente ser director del Servicio Federal de Seguridad, ente que sustituyó a la KGB.

En 1999, Putin asumió la jefatura del Gobierno y a finales de ese año, por la súbita renuncia de Yeltsin, fue elegido como presidente interino luego de imponerse en las elecciones de marzo del año 2000 con casi 53% de los votos.

Subestimado

En su primer mandato, de 2000 a 2004, Putin convirtió la Segunda Guerra Chechena en una causa nacionalista que culminó con el restablecimiento del mando por parte del Kremlin en mayo del año 2000.

A su llegada al poder en Rusia, la exsecretaria de Estado de EE. UU., Madeleine Albright, fue la primera alta funcionaria estadounidense en reunirse con Putin, a quien describió en un reciente artículo para The New York Times como un político frío y sin emociones quien hablaba entonces sobre su determinación para reanimar la economía rusa.

En el ámbito económico, durante el primer gobierno de Putin el Producto Interno Bruto ruso registró un incremento de 72% y un descenso de 50% en pobreza, números que le valieron un respaldo fundamental para reelegirse en 2004.

En 2007, Putin fue nombrado como Persona del Año por la revista estadounidense Time por su labor para estabilizar y renovar el estatus de Rusia en el plano internacional.

La policía rusa detiene 600 personas en protestas contra la guerra en Ucrania

En 2012, Putin se impuso en las elecciones para un tercer mandato, mientras que en 2018 obtuvo 70% para su cuarto período como jefe de Estado ruso.

Hegemonía y represión

Putin no solo llegó estaba decidido a darle un vuelco a la economía rusa tras llegar al poder, sino que también se encargó de restructurar y controlar los medios de comunicación vinculados con la oposición o con figuras opositoras poco después de su llegada al gobierno en el año 2000.

21 años después de su llegada al Gobierno de Rusia, según lo reseñado por la agencia France 24, de las 3.000 medios televisivos de Rusia, la mayoría no cubre noticias políticas y los que lo hacen están sometidos a controles gubernamentales. La agencia estatal de noticias Russia Today (RT) es el medio más popular del país y la plataforma mediática internacional que difunde la línea del Kremlin en diversos idiomas.

Putin además se encargó de sacar del camino a figuras políticas rusas vinculadas con el sector petrolero y energético, y también del ámbito mediático como Vladimir Gusinsky y Mijaíl Khodorkovsky.

La represión política de los opositores a su gobierno signó la imagen de Putin en los últimos años. El caso del opositor Alekséi Navalni​​, preso en Rusia y quien sobrevivió a un intento de envenenamiento, es el caso más emblemático hasta ahora.

Por otra parte, en los últimos 20 años, el perfil bélico de Putin quedó signado primero por la guerra en Chechenia, luego por el conflicto en Crimea durante 2014, en la propia Ucrania, una de las primeras señales sobre sus pretensiones, y posteriormente con la situación en Siria, en 2018.

La decisión de Rusia de atacar a Ucrania es un nuevo paso en el andar político de Putin en su deseo de restablecer un ámbito de dominio ruso en zonas de la antigua Unión Soviética, de acuerdo con lo señalado por Madeleine Albright.

Sin embargo, cuál es el costo que está dispuesto a pagar Putin en medio de la sanciones internacionales a las que expuso a Rusia y luego de conocerse sobre la firme postura de los países de la Unión Europea y Estados Unidos.

Una invasión de Rusia a gran escala, como la denunciada por el Gobierno de Ucrania tras el ataque ordenado por Putin la noche del miércoles, será un error histórico, de acuerdo con lo señalado por Albright.

«En lugar de allanar el camino de Rusia hacia la grandeza, invadir Ucrania aseguraría la ignominia de Putin al dejar a su país diplomáticamente aislado, económicamente limitado y estratégicamente vulnerable frente a una alianza occidental más fuerte y unida», escribió la exfuncionaria estadounidense para The New York Times.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a