¿Qué sigue tras la acusación de Clíver Alcalá por la Fiscalía de EE. UU.?

La exjueza Judith Brazón y el director de Actuación Procesal del Ministerio Público en el exilio, Zair Mundaray, enfatizaron que la fiscalía estadounidenses no van ante un juez si no están seguros de ganar; en la acusación no presentan todas las pruebas y tratan de llegar a acuerdos para evitar juicios largos y costosos. A Clíver Alcalá lo espera una prisión o una fianza

4160
Solo se ha confirmado la detención del mayor general Clíver Alcalá | Foto: Motiactual

Tres días después de conocerse las acusaciones de la Fiscalía de Estados Unidos contra Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Hugo “El Pollo” Carvajal, Clíver Alcalá, Vladimir Padrino López y Maikel Moreno, entre otros miembros del oficialismo, dos expertos indican que para que se inicie un juicio en EE. UU., los acusados deben presentarse a la corte, bien porque se entreguen o porque sean detenidos.

De los mencionados en el expediente presentado por el fiscal general de EEUU, William Barr, hasta los momentos solo se ha confirmado la detención del mayor general Alcalá Cordones, quien el viernes viajó desde Barranquilla, Colombia, a Nueva York, EE. UU.

La exjueza venezolana Judith Brazón, diplomada como asistente legal en la Universidad de California, Los Ángeles (Ucla), detalla que ahora los abogados defensores de Alcalá Cordones tendrán la oportunidad de conocer el contenido del expediente y asesorar al oficial retirado sobre si se declara culpable o va a un juicio.

De declararse culpable, el juez debe decidir si lo envía a prisión, debido al peligro de fuga y a los delitos de que se le acusan, como el tráfico de droga, o le imponen una fianza para que se traslade a una residencia con limitación de movilidad.

LEE TAMBIÉN

CLAVES | DEPARTAMENTO DE JUSTICIA NORTEAMERICANO SIGUE A MADURO DESDE HACE AÑOS

El director de Actuación Procesal del Ministerio Público en el exilio, Zair Mundaray, señala que en el caso del mayor general se observa que existe una intención de colaborar con la Fiscalía de EE. UU., ”pues en Colombia no quiso exigir un proceso de extradición, sino que optó por trasladarse a Nueva York, para, de seguro, convertirse en un testigo protegido”.

Sin embargo, detalla Mundaray que para lograr esa calificación debe cumplir con al menos uno de tres principios: demostrar que él no es el jefe del cártel y por lo tanto tiene la posibilidad de entregar a alguien que esté por encima de él; delatar a una persona que se encuentre en su mismo rango en la organización criminal; dar información para evitar la perpetración de un delito en ejecución o por ejecutarse, por ejemplo, aportar detalles sobre una ruta de tráfico de droga o de un cargamento que esté en proceso de envío.

LEE TAMBIÉN

CLÍVER ALCALÁ CORDONES SE ENTREGÓ A LAS AUTORIDADES ESTADOUNIDENSES

Tras declararse culpable el acusado, el juez establecerá una fecha para imponer la condena. La Fiscalía podrá solicitar la máxima pena o, según el acuerdo y la colaboración del detenido, pedir menos años de prisión que los 50 años establecidos por tráfico de droga.

Acuerdos con la Fiscalía

Tanto Brazón como Mundaray apuntan que los fiscales de EE. UU. siempre intentan llegar a acuerdos con los acusados, lo que generalmente ocurre cuando los imputados y sus abogados conocen la magnitud de las pruebas.

La exjueza pone como ejemplo el caso de los involucrados en el caso de corrupción en Bariven, Houston, quienes decidieron evitar el juicio.

Mundaray cree que de ser presentados en la corte, “la gran mayoría de los señalados por el fiscal Barr decidirá llegar a acuerdos”, porque en caso contrario se expondrán a la revelación de pruebas en juicios a los que tendrán acceso jurados, periodistas y público.

LEE TAMBIÉN

CLÍVER ALCALÁ: EL DECLARADO ENEMIGO DE NICOLÁS MADURO ACUSADO POR AUTORIDADES DE EEUU

Esos juicios pueden alargarse tanto como la estrategia de la defensa lo desee y lo permita el juez del caso. Dice Mundaray que en ese proceso se revelan nuevas pruebas, que pueden ser rechazadas por los defensores, y se llega a la escogencia de un jurado tras las objeciones de defensa y Fiscalía.

Los fiscales solo acusan si están seguros de ganar

Los dos entrevistados insisten en que los fiscales de EE. UU. solo acuden a un juez cuando están seguros de que tienen todas las evidencias para lograr una condena. De lo contrario, señala Mundaray, se exponen a demandas por error fiscal o procesal y a perder su carrera en el sistema de justicia de EE. UU.

Al ser consultados por el contenido del expediente contra Maduro y otros presentado por la Fiscalía estadounidense, Brazón y Mundaray advierten que no tiene por qué revelar todas las pruebas. “El fiscal hace la enunciación de los hechos. Las pruebas serán examinadas luego. No pueden adelantar las pruebas porque si se llega a un juicio, el jurado estará influenciado”, explica la exjueza.

LEE TAMBIÉN

NERVIS VILLALOBOS: EL EXVICEMINISTRO DE ENERGÍA QUE BUSCA EE. UU.

Comenta Mundaray que, a diferencia del sistema judicial venezolano, la acusación en EE. UU. no tiene que tener una extensión detallada de los hechos. “Si eventualmente se llega a un juicio, se presentarán las pruebas”.

Indica que el caso contra Maduro y otros es extenso, con muchas pruebas y testimonios que el fiscal Barr no reveló para proteger la información, o porque todavía tiene que recopilar más información. “Lo que sí sabemos es que cuenta con mucha información para presentar la acusación que hizo. Por ahora basta que exponga el qué, el cómo y quiénes”.

4.5/5 (103)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO