Presidente electo de Guatemala será observador en pacto migratorio con EEUU

meta_valut

El presidente electo de Guatemala, el conservador Alejandro Giammattei, arrancó este miércoles el proceso de transición con el gobierno de Jimmy Morales anunciando que su equipo participará como observador en las negociaciones sobre un posible «tercer país seguro» con Estados Unidos.

«El presidente me ha hecho un ofrecimiento que personas de nuestro equipo puedan acompañar en el proceso de negociación, en calidad de observadores, el proceso de negociación con Estados Unidos para que tengamos pleno conocimiento de los alcances del acuerdo», proclamó. 

El exdirector del Sistema Penitenciario se refirió así al convenio migratorio firmado entre los dos países, que aún no ha entrado en vigor por una suspensión temporal de la Corte de Constitucional, y del cual dijo que la próxima semana tendrá la información para poder formarse una opinión. 

No obstante, abogó por «ir quitando eso de tercer país seguro», aunque en una entrevista con la Agencia Efe el pasado viernes, antes de ser electo, había reconocido que Guatemala no tiene las condiciones para convertirse en un país de asilo para migrantes

Después de una reunión privada celebrada en el Palacio Nacional de la Cultura, a la que asistieron también los vicepresidentes de ambos, Giammattei y Morales comparecieron ante la prensa para explicar las primeras conclusiones de un encuentro que los dos definieron como provechoso y satisfactorio. 

Giammattei, que ganó la presidencia el pasado domingo al vencer con el partido Vamos a la ex primera dama Sandra Torres, llegó a este encuentro después de visitar al alcalde de la capital, Ricardo Quiñonez, a quien le prometió una transferencia de 20 millones de quetzales (unos 2,6 millones de dólares) para rehabilitar la vía férrea, que volvería a funcionar en la capital. 

LEE TAMBIÉN

Escepticismo y baja participación marcan balotaje presidencial en Guatemala

Giammattei, que había peleado por la alcaldía capitalina en dos ocasiones, presumió de su «formación municipalista» para entender y comprender las dificultades de una alcaldía en mejorar las condiciones de la población, como el acceso a una vivienda digna. 

Y por ello le planteó a Morales, en este primer encuentro, la necesidad de hacer esa transferencia monetaria a Ferrovías para que en cinco meses, en enero, empiece a funcionar el tren urbano en la capital, «eje norte sur», levantando y remozando la vía existente antes de comenzar la licitación y concesión para el metroriel. 

Giammattei dijo que había tenido una conversación «muy productiva» para profundizar en la forma en la que se realizará la transición y agradeció que cuando asuma el poder el 14 de enero su Gobierno tendrá «un saldo de caja positiva» de unos 1.800 millones de quetzales (233,7 millones de dólares) que servirán para pasar el primer mes «sin dolor de cabeza». 

Por su parte, Morales mostró su confianza en que hay «muchas coincidencias» en temas y políticas entre ambos a las que se les podrían continuidad, además de otras propuestas «innovadoras» que irán analizando para ver si de «alguna u otra forma» pueden ir implementado antes de entregar la banda Presidencial. 

Entre ellas mencionó el diálogo con el Congreso para la aprobación del presupuesto, antes de finales de noviembre, y reiteró la disposición de su administración de hacer un proceso de transición «transparente, correcto y completo». 

No obstante, destacó como uno de los principales legados de su Gobierno dejará la relación con Estados Unidos, que ahora es «muy buena» y que permitirá a los futuros miembros del próximo Gabinete tener «los contactos hechos» para seguir estrechando y profundizando en los lazos que unen a ambos países. 

Tal y como había avanzado Efe el lunes, se confirmó al expresidente del empresariado organizado Antonio Malouf en el Ministerio de Economía, al exdiputado de Fuerza Raúl Romero en la cartera de Desarrollo, al excandidato a la alcaldía de Guatemala Pedro Brolo como canciller, y Óscar Bonilla, exgerente de una empresa de ganadería, sería el ministro de Agricultura.

La lista la completan el médico Hugo Monroy como ministro de Salud, el excandidato por Vamos a diputado Rafael Lobos en Trabajo, la exdirectora general de Gestión de Calidad Educativa Claudia Ruiz en Educación, el supuesto exfinancista del actual partido oficial Alberto Pimentel en Energía y Minas, Mario Rojas en Ambiente y el exdiputado de CREO Álvaro González Ricci en Finanzas.

El que todavía no está confirmado es Rafael Pineda en Comunicaciones, así como las carteras de Defensa (que deberá nombrar al asumir el cargo el próximo 14 de enero), Cultura e Interior, dos Ministerios sobre los que Giammattei presumiblemente mantendrá la incógnita una semana más.

DÉJANOS TU COMENTARIO