Presidente de Ecuador se aparta de caso de red de espionaje

El sueco Ola Bini, experto en programas encriptados y software libre, fue arrestado en el aeropuerto de Quito poco antes de abordar un avión hacia Japón, el mismo día en el que Ecuador ponía fin al asilo de Assange en Londres después de casi siete años en su Embajada

187
El presidente de Ecuador envió un escrito a la Fiscalía con una "escueta" declaración. Foto: Archivo/EFE

Quito.- El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, se desmarcó este miércoles 12 de junio del caso contra el informático sueco Ola Bini por su supuesta participación en una red de espionaje y en una respuesta por escrito a la Fiscalía, que lo había citado a declarar, afirmó conocer “únicamente” lo que ha sido reportado públicamente.

“Sobre los hechos que se investigan, debo indicar que únicamente conozco la información que fue reportada públicamente por la señora ministra del Interior, María Paula Romo”, escribió el Presidente en una carta dirigida a la Fiscalía General del Estado.

El documento, fechado el 11 de junio, está firmado por el propio gobernante y la secretaria jurídica de la Presidencia, Johana Pesántez, y fue entregado en una audiencia hoy en Fiscalía.


LEE TAMBIÉN: 

FUNDACIÓN AMIGOS DEL NIÑO CON CÁNCER INICIA  RECOLECCIÓN DE FONDOS

Allí debía haber acudido este miércoles el Presidente en respuesta a una convocatoria del abogado defensor de Bini, Carlos Soria, para rendir su versión “libre, voluntaria y sin juramento” sobre la detención, el pasado 11 de abril, del informático sueco, amigo de Julian Assange, fundador de WikiLeaks.

Bini, experto en programas encriptados y software libre, fue arrestado en el aeropuerto de Quito poco antes de abordar un avión hacia Japón, el mismo día en el que Ecuador ponía fin al asilo de Assange en Londres después de casi siete años en su Embajada.

Ambos son acusados de haber operado presuntamente una red de espionaje que atentó contra los sistemas informáticos del Estado ecuatoriano.

Retaliación

La ministra del Interior, también convocada, envió asimismo un escrito a la Fiscalía, en el que comentó que cuando se retiró el asilo a Assange se previó la posibilidad de ataques a sistemas informáticos públicos y privados “como retaliación a la decisión soberana del Ecuador”.

Ello llevó a “revisar los potenciales aliados de Assange en Ecuador” y descubrieron que uno de sus “más asiduos visitantes” en la Embajada en Londres era Bini, que residía en Ecuador.

La información disponible sobre el sueco, según Romo, arrojaba también una “serie de coincidencias” en viajes al exterior con el excanciller Ricardo Patiño, responsable de la concesión del asilo a Assange y ahora requerido por la justicia.

Asimismo, aseguró que su Ministerio tenía identificado a un extranjero (Bini) en contacto con el excanciller y otros dos ciudadanos rusos “con antecedentes de haber hackeado sistemas informáticos, todos relacionados con las organizaciones políticas que buscan desestabilizar el Gobierno”.

Igualmente, informó que a raíz de la llamada de un ciudadano identificado como “Marco”, que advertía de la supuesta huida de una persona que “llevaba consigo información sobre ataques a sistemas informáticos”, se procedió a la detención de Bini.

EFE

DÉJANOS TU COMENTARIO