Periodista detenido por Lukashenko: “Aquí me espera la pena de muerte”

El periodista Roman Protasevich podría enfrentarse a la pena de muerte después de que las autoridades bielorrusas obligaran a su avión aterrizar en Minsk. Un pasajero del vuelo describió su reacción

143
Roman Protasevich | Foto: DW

Caracas.- Roman Protasevich, un ciudadano bielorruso de 26 años, estaba «molesto» después de darse cuenta de que el vuelo de Ryanair en el que estaba aterrizaba inesperadamente en Minsk, relató un testigo a Radio Free Europe este domingo.

LEE TAMBIÉN

Colombia suma 28.971 nuevos casos y 532 muertes por COVID-19

«Después de un giro repentino del avión, un hombre (Protasevich) comenzó a entrar en pánico y se agarraba la cabeza», dijo el pasajero del vuelo. «No hubo conflicto hasta que el avión giró», agregó.

Bielorrusia sostiene que había amenaza de bomba

Según los medios progubernamentales de Bielorrusia, el propio presidente Alexander Lukashenko ordenó que un avión de combate MiG-29 interceptara el avión de Ryanair por una supuesta amenaza de bomba. Pero no se encontró ningún explosivo en la aeronave.

En cambio, las autoridades bielorrusas detuvieron a Protasevich, que está exiliado y viajaba de Grecia a Lituania. El comunicador enfrenta cargos penales en Bielorrusia, incluso por incitación al odio contra el Gobierno. También está en la lista de «individuos involucrados en actividades terroristas». Los líderes de la oposición de Bielorrusia dicen que podría enfrentar la pena de muerte en su país natal.

El equipaje del reportero fue arrojado a la pista

Al aterrizar en Minsk, las fuerzas de seguridad sacaron a los pasajeros e hicieron que equipos de perros rastreadores inspeccionaran sus pertenencias, dijo el pasajero a Radio Free Europe.

El equipaje de Protasevich fue arrojado a la pista y a él se lo llevaron a un lado.

«Le preguntamos qué estaba pasando», contó el pasajero. «Nos dijo quién era y agregó: ‘Aquí me espera la pena de muerte’. Estaba un poco más calmado, pero temblando». Finalmente, los militares se lo llevaron, según la fuente.

Protesevich se desempeñó anteriormente como editor en jefe del medio de noticias de oposición Nexta, que las autoridades de Bielorrusia han calificado de extremista.

Protesevich sospechaba que lo seguían en Atenas

En una entrevista con DW, un aliado de la líder de la oposición Sviatlana Tsikhanouskaya, Franak Viacorka, dijo que Protesevich había estado en contacto con él antes de abordar el avión y le dijo que sospechaba que lo estaban siguiendo.

«Esta mañana estuve en contacto con Roman. Él compartió (conmigo) sus preocupaciones de que alguien lo estuviera siguiendo en el aeropuerto de Atenas», relató el político.

Nexta también compartió mensajes de texto enviados por Protasevich desde Atenas, en los que describía a un hombre sospechoso de habla rusa que parecía intentar obtener una foto de sus documentos de viaje.

«Lo bueno es que él era el siguiente en la fila para que revisaran sus documentos, y simplemente se dio la vuelta y se alejó en la puerta», escribió Protasevich, a la vez que describió al hombre como «de mediana edad, de buena constitución, calvo» y llevando una maleta de cuero.

En conversación con DW, Viacorka describió al reportero de 26 años como un «enemigo personal de Lukashenko», y señaló que Protesevich estaba «publicando videos y fotografías de una protesta sobre torturas en las prisiones, sobre las condiciones en las cárceles».

«Él era una de los las figuras más destacadas que hablaban sobre las horribles violaciones de los derechos humanos», agregó.

«Creo que lo que vimos hoy fue su venganza, la venganza personal de Lukashenko contra Roman y su posición de principios en este momento», afirmó a DW.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.