Obesidad mórbida en adultos jóvenes puede multiplicar riesgo de COVID-19

A través de un estudio se detectó que personas con obesidad mórbida pueden correr el doble de riesgo de ser hospitalizadas por COVID-19 e incluso fallecer

151
Foto: Archivo referencial

Madrid.- La obesidad mórbida en adultos jóvenes (menores de 50 años) multiplica por 14 el riesgo de experimentar complicaciones graves de COVID-19, según un estudio del Ciber de Epidemiología y Salud Pública (Ciberesp) que publica la revista Obesity.

La obesidad mórbida en adultos jóvenes podría suponer un riesgo de magnitud similar a tener más de 65 años, señala la investigación, realizada por el grupo de Jesús Castilla, en el Instituto de Salud Pública de Navarra.

El estudio detectó que las personas, en general, con obesidad mórbida tienen el doble de riesgo de ser hospitalizadas por COVID-19 e incluso de tener que ser ingresadas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) o fallecer.

Los investigadores analizaron población de entre 25 y 79 años y se plantearon si el hecho de tener obesidad mórbida incrementaba el riesgo de experimentar COVID-19 grave y, en tal caso, si variaba en función de la edad, género o presencia de otras patologías.

LEE TAMBIÉN

MUNICIPIO DE NUEVA YORK INICIA DIETA PARA COMBATIR LA OBESIDAD POR COVID-19

Entre todas las personas con obesidad mórbida, se vio que aquellos que eran menores de 50 años tenían «un riesgo notablemente superior» en comparación a personas de su misma edad que no la sufrían.

En concreto, tenían cinco veces más de probabilidades de ser hospitalizados por COVID-19 e incluso 14 veces más de experimentar complicaciones graves de la enfermedad.

Un riesgo que atañe tanto a hombres como a mujeres, e independientemente de si tenían o no otras patologías, explica el Ciberesp en un comunicado.

Tal es la relevancia de tener obesidad mórbida en adultos jóvenes, que los investigadores observaron que estas personas «podrían tener un riesgo similar al que presenta la población mayor de 65 años» que no sufre esa patología.

Castilla explicó que este es el primer estudio que encuentra «diferencias importantes» en el efecto de la obesidad mórbida sobre el riesgo y gravedad de COVID-19 en función de la edad de las personas.

Otra de las firmantes del estudio Ujué Fresán, ha recalcado «la imperiosa necesidad» de implementar más políticas para combatir la otra pandemia de nuestra sociedad, la obesidad, pues tendría beneficios en la lucha de no solo enfermedades crónicas, sino incluso infecciosas.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.