22.7 C
Caracas
miércoles, 17 julio, 2024

«Ningún país puede quedarse solo»: papa Francisco habla sobre la peligrosa ruta del Darién

En su tradicional discurso de comienzos de año ante el cuerpo diplomático acreditado en la Santa Sede, el papa Francisco habló de los migrantes: "arriesgan sus vidas en el desierto del Sahara, en la selva del Darién, en la frontera de México con Estados Unidos y, sobre todo, en el mar Mediterráneo"

-

Caracas.- El papa Francisco destacó este lunes, 8 de enero, las «peligrosas rutas» en las que los migrantes se juegan sus vidas: la selva del Darién, la de Centroamérica, el desierto del Sáhara y, sobre todo, el mar Mediterráneo, que se ha convertido en un gran cementerio en la última década.

«Las guerras, la pobreza, el abuso de nuestra casa común y la continua explotación de sus recursos, que están en el origen de los desastres naturales, son también causas que empujan a miles de personas a abandonar su patria en busca de un futuro de paz y seguridad«, dijo en su tradicional discurso de comienzos de año ante el cuerpo diplomático acreditado en la Santa Sede.

En su viaje «ponen en riesgo sus vidas debido a rutas peligrosas, como en el desierto del Sahara, en la selva del Darién, en la frontera entre Colombia y Panamá, en Centroamérica; en el norte de México, frontera con Estados Unidos y, sobre todo, en el mar Mediterráneo».

Récord de venezolanos cruza la selva del Darién en 2023: 119 % más que en 2022

«Lamentablemente, esta última ruta se ha convertido en un gran cementerio en la última década, con tragedias que se siguen produciendo, también a causa de traficantes de seres humanos sin escrúpulos. Entre las numerosas víctimas, no lo olvidemos, hay muchos menores no acompañados«.

Pero el Mediterráneo «debería ser más bien un laboratorio de paz, un lugar donde países y realidades diferentes se encuentren sobre la base de la común humanidad que todos compartimos», afirmó el pontífice, citando sus propias palabras en el viaje que efectuó en septiembre a Marsella para clausurar los Encuentros del Mediterráneo, en los que obispos de la zona debatieron sobre la migración.

«Ante esta ingente tragedia, fácilmente acabamos cerrando nuestros corazones, atrincherándonos tras el miedo a una ‘invasión’. Olvidamos que se trata de personas con rostros y nombres y pasamos por alto la vocación del Mare Nostrum, que es la de ser un lugar de encuentro y enriquecimiento mutuo entre personas, pueblos y culturas», añadió.

Eso no quita, explicó Francisco, «que la migración tenga que ser reglamentada para acoger, promover, acompañar e integrar a los migrantes, en el respeto a la cultura, la sensibilidad y la seguridad de las poblaciones que se encargan de la acogida y la integración».

Ante este reto, «ningún país puede quedarse solo ni pensar en abordar la cuestión de forma aislada mediante una legislación más restrictiva y represiva, aprobada a veces bajo la presión del miedo o en busca de un consenso electoral», dijo.

En ese contexto, recibió con satisfacción el compromiso de la Unión Europea de buscar una solución común mediante la adopción del nuevo Pacto sobre la Migración y el Asilo, aunque señaló algunas de sus limitaciones, especialmente en lo que se refiere al reconocimiento del derecho de asilo y al peligro de detención arbitraria.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR


Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a