Mueren dos menores venezolanos de mal de Chagas en Colombia

Otros dos miembros de la familia se encuentran recluidos en la Unidad de Cuidados Intensivos de una clínica privada en Barranquilla

1442
En el cementerio de Salgar enterraron los cuerpos de los dos menores migrantes. | Foto: Miguel Ángel González.

Un adolescente identificado como Skeiber Ballesteros, de 17 años, y su sobrina Karli, de dos años, murieron el viernes 24 de mayo y el martes 22 de mayo, respectivamente. Ambos menores de edad, venezolanos, fallecieron tras contraer mal de Chagas en el municipio Puerto Colombia, departamento del Atlántico de Colombia.

Stiwart Ballesteros, hermano del joven y tío de la niña, dijo en exclusiva a El Pitazo que otros dos miembros de su familia están recluidos en la Unidad de Cuidados Intensivos de un centro asistencial de Barranquilla por presentar los mismos síntomas. Las personas hospitalizadas son su mamá, Daira Ortega (57); y Karol Ballesteros (29), madre de la niña fallecida.

Ballesteros explicó que su familia vivía alquilada en una casa en el barrio La Risotada en Puerto Colombia. A excepción de su papá Heriberto, de 55 años, los otros cuatro parientes  comenzaron a presentar fiebre alta y dolor en los huesos al mismo tiempo. Se vieron obligados a acudir al centro asistencial.

Lugar donde enterraron el cuerpo de Skeiber Ballesteros Ortega, venezolano fallecido con mal de Chagas | Foto: Miguel Ángel González.

“A Skeiber lo remitieron después al Hospital Niño Jesús, donde estuvo 20 días y se tardaron en la entrega de resultados para finalmente trasladarlo al Hospital Adelita de Char en Barranquilla, en el que permaneció dos días y no pudieron hacer nada por el avance de la enfermedad, lo que produjo que mi hermano falleciera porque tenía el mal de Chagas. En una oportunidad nos dijeron que era un cuadro viral y después de 17 días es que nos confirman los resultados”, contó Stiward.

Los integrantes de la familia Ballesteros Ortega son oriundos de Maracaibo, capital del estado Zulia.

“Nosotros decidimos irnos de Venezuela el 29 de septiembre de 2017 por la situación difícil del país y después de que el gobierno de Nicolás Maduro decidiera aprobar la Asamblea Nacional Constituyente”, precisó el hermano mayor de la familia.


LEE TAMBIÉN: 


UN MUERTO Y 11 HERIDOS EN PERÚ POR EL TERREMOTO DE MAGNITUD 7,5

“Todos nos vinimos por un mejor futuro para nuestra familia y ahora tenemos que vivir esta trágica noticia. Espero que mi mamá y hermana terminen de recuperarse”, expresó Stiwer, quien reside en el Corregimiento de Salgar.

El informe médico de Skeiber, emitido por el Hospital Niño Jesús y entregado a los familiares, confirma la enfermedad de Chagas, miocardiopatía la chagástica, hemorragia de vías digestivas bajas y disentería. Además, añade que “es un riesgo social miembro de población inmigrante”.

Los estudios de la enfermedad de Chagas indica que es el parásito Trypanosoma cruzi que transmite un “insecto triatomino”. Causa una miocardiopatía chagásica: un tipo de miocardiopatía o inflamación del músculo cardíaco.

“De la Secretaría de Salud de Puerto Colombia se han acercado y nos han mantenido atentos a esta información. Sin embargo, queremos aclarar que mi familia no importó ninguna enfermedad de Venezuela. Tenemos casi dos años aquí en Colombia. Además todos estaban sanos y fue en Puerto Colombia donde resultaron con ese cuadro de fiebre alta”, precisó.

Familiares y amigos durante el sepelio de Skeiber en el Cementerio de Salgar | Foto: Miguel Ángel González.

Una tarde nublada, familiares y amigos de Skeiber y Karol le dieron el último adiós a los menores venezolanos. En el Cementerio del corregimiento de Salgar enterraron sus cuerpos.

“Skeiber era un chamo alegre, con mucha fuerza y talento para el fútbol. Él no estaba estudiando por la falta de documentos, pero lo estábamos apoyando para el deporte mientras que mi sobrina era muy pequeña,  tenía toda una vida por delante y lamentablemente murió”, dijo con tristeza mientras salía del camposanto.

Se conoció que las autoridades municipales y departamentales iniciaron las investigaciones de este caso, que deja a un grupo familiar venezolano con un lamentable registro de dos personas fallecidas y otras dos recluidas en la UCI de una clínica privada.

DÉJANOS TU COMENTARIO