Mueren 30 animales en un incendio en zoológico alemán

El recinto, inaugurado en el año 1975, albergaba entre otros animales a simios como orangutanes y chimpancés y tres familias de simios, especies amenazadas

36
No hay animales supervivientes en el recinto de los monos | Foto: DW / D. Young

Berlín.- Unos farolillos voladores son la causa más probable del incendio en un zoológico en la ciudad alemana de Krefeld (oeste), que acabó anoche con la vida de una treintena de animales del recinto de los monos, entre ellos cinco orangutanes, dos gorilas y un chimpancé, informó hoy la policía.

«Nuestros peores temores se han hecho realidad. No hay animales supervivientes en el recinto de los monos. El jardín de los gorilas no se ha visto afectado», escribió el zoo en su cuenta de Facebook, y precisó que Kidogo, un gorila occidental de planicie, y su familia, «están bien».

Unas horas antes, el parque comunicaba por la misma vía la «tragedia» acontecida poco después de la medianoche al informar de que el recinto de los monos, con una superficie de unos 2.000 metros cuadrados, había sido pasto de las llamas, aunque decía desconocer si habían muerto animales en el incendio.

En una rueda de prensa, el jefe de la policía de investigación criminal de Krefeld, Gerd Hoppmann, indicó que se ha abierto una investigación por el incendio provocado por acción negligente después de que en la zona próxima al fuego se hallaran tres farolillos voladores de 34 centímetros de diámetro con mensajes en su interior escritos a mano con deseos para el nuevo año.

LEE TAMBIÉN

La recuperación de especies y la extinción marcan Día Mundial de los Animales

Agregó que testigos dijeron haber visto en el aire a una altura muy baja este tipo de artefactos cilíndricos —hechos de papel de seda, con una vela o una pasta combustible en su interior que al producir calor hacen que se eleve el farolillo— poco antes de que se declarara el incendio en el tejado del recinto de los monos.

El recinto, inaugurado en 1975, albergaba entre otros animales a simios como orangutanes y chimpancés, así como el grupo de gorilas con más edad, además de calitrícidos (una familia de primates platirrinos), agutíes (roedores), pájaros y murciélagos. El parque, que agradeció las numerosas ofertas de ayuda recibidas en unas pocos horas, comunicó que el zoo no abrirá hoy sus puertas.

El jefe de la Policía alemana también recordó que desde 2009 está prohibido hacer volar estos farolillos tanto en el estado federado de Renania del Norte-Westfalia, donde ocurrió la tragedia, como en toda Alemania, a excepción de Mecklemburgo-Antepomerania.

Al mismo tiempo, llamó tanto a posibles testigos como a las personas que hicieron volar estos farolillos a reportarse, «porque eso solo puede mejorar su situación», afirmó.

El director de zoo de Krefeld, Wolfgang Dressen, por su parte, precisó que en el incendio murieron cinco ejemplares de orangután de Borneo, un chimpancé del oeste africano y dos gorilas occidentales de planicie, además de ejemplares de primates más pequeños, otros mamíferos y pájaros.

Calificó de «casi un milagro» que dos chimpancés sobrevivieran con quemaduras leves al «monstruoso incendio», que gracias a los esfuerzos de los bomberos no se propagó a los colindantes jardín de los gorilas y recinto para canguros.

LEE TAMBIÉN

Descubren nuevas especies de culebras en comunidad de Coa en San Felipe

Se refirió en particular a la muerte del gorila Massa, de 45 años, el más viejo en Europa, al que contó haber visto envejecer y del que dijo era un «hombre senil», pero digno. En ese sentido aludió al enorme esfuerzo que supondrá procesar la tragedia, sobre todo para los cuidadores, a los que unía un «vínculo emocional» con los animales.

Recordó que las tres familias de simios son especies amenazadas y subrayó la intención del zoo —pionero en toda Europa, dijo, con su recinto tropical para monos, inaugurado en 1975— de seguir centrando su esfuerzos en contribuir a la protección de estos animales.

Por otra parte, el portavoz de los bomberos de Krefeld, Kai Günther, indicó que nada más llegar los efectivos al lugar del incendio, estaba claro que «ya no había nada que salvar», por lo que encontrar con vida a dos chimpancés fue una sorpresa.

Señaló además que el recinto no contaba con detectores de incendios, que tampoco estaban previstos, ya que técnicamente habrían disparado con frecuencia falsas alarmas ante la gran acumulación de polvo en el lugar.

En ese sentido, Dressen precisó que el fuego se propagó con tanta rapidez que incluso de haber dispuesto de detectores de incendios, los bomberos no habrían podido acudir mucho antes a sofocar las llamas.

De cara a la reconstrucción del zoo, el director se pronunció a favor de la instalación de detectores de incendios, que en una construcción más moderna espera que no supongan una dificultad técnica.

Por otra parte, dijo no poder cifrar los daños materiales, pero se mostró convencido de que reconstruir el recinto, que contaba con una superficie de 2.000 metros cuadrados, ya no costará sólo los dos millones de marcos alemanes (un millón de euros) de 1975, sino unas decenas de millones de euros.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación 0 / 5. Votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

DÉJANOS TU COMENTARIO