Migrantes del campo de Moria pasaron tercera noche a la intemperie

Los incendios, que destruyeron el campo superpoblado y sórdido en la isla de Lebos, apodado "la jungla", dejaron a casi 12.700 personas sin refugio, incluidos 4.000 niños

57
El jueves se restableció el suministro de alimentos y agua, y tras dos días sin ingerir nada miles de personas hicieron una larga cola para hacerse con una botella o una bandeja de comida.

Las más de 12.000 personas que habitaban el devastado campo de refugiados de Moria, en la isla griega de Lesbos, han pasado su tercera noche a la intemperie, durmiendo sobre mantas, cartones o, en el mejor de los casos, en pequeñas tiendas de campaña puestas a salvo de las llamas.

El jueves #10Sep por la tarde, un tercer incendio acabó con lo poco que quedaba del campo. Destruido quedó también el olivar que rodeaba las instalaciones regulares y en el que vivía la mayoría de los refugiados, pues el campo en sí, con contenedores vivienda, solo tenía capacidad para unas 3.000 personas.

Población local y migrantes se oponen a nuevo campamento

La noche ha transcurrido con tranquilidad, según los medios locales, a pesar de que la tensión durante el día fue grande, debido a las barricadas montadas por la población local para impedir el acceso de la maquinaria necesaria para desbrozar y aplanar un área en la que se pretende establecer un nuevo campo provisional.

Según indicó a EFE una fuente del Ministerio de Migración heleno, la resistencia no viene solo de la población local, sino también de muchos migrantes. Todos tienen en común el mismo objetivo: abandonar la isla cuanto antes.

LEE TAMBIÉN

Incendios destruyen campo de migrantes en isla griega de Lesbos

El jueves se restableció el suministro de alimentos y agua, y tras dos días sin ingerir nada miles de personas hicieron una larga cola para hacerse con una botella o una bandeja de comida.

«Pasar de palabras de solidaridad a actos solidarios»

Desde la isla francesa de Córcega, donde se celebró una cumbre de países del sur de Europa, el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, instó a la Unión Europea a centrarse en la crisis migratoria.

«Europa debe pasar de las palabras de solidaridad a una política de actos solidarios. Debemos poner la crisis migratoria en el centro de nuestras discusiones y ser mucho más concretos».

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, anunció el lanzamiento de una iniciativa franco-alemana para permitir la acogida en la UE de los menores migrantes que se encontraban en Moria. Holanda propuso acoger a un centenar de migrantes, la mitad de ellos menores, entre los miles que se encuentran sin refugio.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.