29.4 C
Caracas
miércoles, 21 octubre, 2020

Medio británico rinde homenaje a guía de corresponsales asesinado en Caracas

El Financial Times reseña la muerte violenta de Daniel Torres, taxista y mototaxista que auxilió a periodistas de medios extranjeros en su labor de cubrir las noticias en Venezuela

-

Caracas.- Venezuela es un país donde la vida cada vez vale menos. El Observatorio Venezolano de Violencia dice que las muertes por violencia sumaron 16.506, o 60,3 muertes por cada 100.000 personas, el año pasado; muy por encima de cualquier otro país de las Américas. Así lo señala el medio de comunicación británico Financial Times en un reportaje que resume el final de la vida de Daniel Torres, un conductor conocido como El Gordo, asesinado el mes pasado en Caracas en medio de una discusión. El Gordo fue guía de periodistas internacionales en la ciudad capital.

El cronista británico Andrés Schipani cuenta que El Gordo le salvó la vida una vez: «Manejó para muchos corresponsales extranjeros —Financial Times, Wall Street Journal, El País, BBC, The Economist, Bloomberg, AFP, Folha— siempre ofreciendo una ventana al descenso de su país al vacío. En una de las ciudades más mortíferas del mundo, su actitud astuta hizo que los corresponsales se sintieran seguros».

LEE TAMBIÉN

Matan a mototaxista en la UD-2 de Caricuao

Lo describe como un hombre «fornido y adorable». Era un taxista callejero en apuros cuando fue descubierto por dos excorresponsales de la BBC, poco después de la muerte de Hugo Chávez en 2013. «En una ciudad infame por los apagones, se convirtió en la luz guía de los corresponsales, presenciando cómo la terrible situación de Venezuela se deshizo bajo el sucesor ungido de Chávez. Era la mirilla a través de la cual los lectores podían ver el espectacular descenso del país rico en petróleo a un estado de matones desde un faro revolucionario», indicó.

El Gordo sirvió como un prototipo viviente de los venezolanos que sufren escasez de alimentos. Para obtener harina de maíz, tenía que acudir a los bachaqueros, vendedores del mercado negro o a contactos del programa gubernamental que subsidiaba alimentos para los sectores de más bajos recursos.

Incluso muerto, El Gordo se vio afectado por la escasez y la inflación en espiral: la falta de materiales ha elevado los precios de los funerales y su familia se vio obligada a pagar más porque su cuerpo no cabía en un ataúd normal.

- Advertisement -

Desde la última vez que este periodista vio a El Gordo en Caracas, la mayoría de las cosas han empeorado. Casi 5 millones de venezolanos, alrededor del 15 por ciento de la población, han abandonado el país. «Nadie sabe cuántos han muerto por el coronavirus y, lo más probable, nadie lo sabrá en un país con un servicio de salud paralizado donde el Gobierno mantiene un estricto control de la información. Maduro permanece anclado al poder, a pesar de que no ha podido o no ha querido detener el desmoronamiento económico y social. La oposición permanece dividida y Estados Unidos no ha podido impulsar cambios», advierte Schipani.

LEE TAMBIÉN

Motorizados asesinan a taxista para robarle vehículo que iba a mostrar

La pandemia obligó a muchos corresponsales a mantenerse alejados de Venezuela, y El Gordo recurrió a transitar por las calles de Caracas, transportando pasajeros como mototaxista. Murió tras ser acusado de rayar un carro: el conductor agraviado le disparó en la cabeza.

Con información del Financial Times.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado