Joe Biden: las trágicas muertes familiares que marcaron al nuevo presidente de EE. UU.

El nuevo presidente de EE. UU., Joe Biden, que ha dicho que espera curar el alma de los Estados Unidos en medio de tiempos convulsos e inciertos, también ha tenido que luchar para encontrar las fuerzas necesarias, en su familia y en su propia alma, para sobreponerse a cada dura situación

114
Foto: Reuters/Joshua Roberts

Caracas.- El nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha estado signado no solo por la política sino también por hechos trágicos. El exmiembro del Senado estadounidense, de 1979-2009, ha tenido que enfrentar duras batallas en su vida fuera de la esfera política y ha señalado en varias oportunidades que, tal y como lo decía su padre, la medida de un hombre está en las veces en que se pone de pie tras caerse.

Enfermedad, alcohol, drogas y un accidente automovilístico son cuatro trágicas situaciones que golpearon a Biden y tras las que el exsenador logró encontrar fortaleza para continuar en el ámbito de lo público en un país como Estados Unidos.

LEE TAMBIÉN

PERFIL | Joe Biden: el demócrata a un paso de la Casa Blanca

Este miércoles, 20 de enero, antes del acto de investidura como nuevo presidente, Biden acudió a una iglesia, acompañado por su familia, en la que se le vio en silencio mientras oraban. Los trágicos hechos que vivió en el pasado convirtieron a Biden en un hombre con sentido espiritual, como él mismo lo ha dicho.

La muerte de un hijo

Joseph Robinete Biden III, el hijo mayor de Joe Biden, murió en 2015 por los estragos de un tumor cerebral. Lo sucedido es una de las marcas trágicas a las que Biden tuvo que hacer frente. Robinete Biden III seguía los pasos de su padre en la política, lo que incrementó el dramatismo de su muerte.

El hijo de Biden había sido fiscal general del estado de Delaware, en el que su padre había hecho carrera política, y pensaba en presentarse para convertirse en gobernador de ese estado cuando la enfermedad se lo impidió.

Biden escribió un libro en medio del duelo por la muerte de su primogénito, «Papá, prométeme que…«, en el que exsenador escribió que su hijo tenía lo mejor de él, «pero se había quitado los defectos y errores de fábrica», según relata el nuevo presidente de Estados Unidos.

Las luchas contra el alcohol y las drogas

Biden tuvo que sumar una lucha importante a la pérdida de su hijo: su hermano menor, Frankie Biden, se alcoholizó, de 66 años, lo que le produjo millonarias deudas por multas y acuerdos judiciales por su pasado como conductor ebrio.

LEE TAMBIÉN

Las frases más significativas del discurso de Biden

El alcohol y las drogas también marcaron a otro ser querido de Biden, su hijo Hunter, de 49 años, y quien logró alejarse de la bebida como lo hizo su tío, pero que ha sido un blanco para el ataque hacia el exsenador demócrata en lo que fue su carrera hacia la Casa Blanca, debido a varios escándalos y acusaciones por presuntos negocios de Hunter en Ucrania, su adicción a las drogas y la relación que mantuvo con la viuda de su hermano.

Las pérdidas de Neilia y Naomi Biden

Joe Biden ha relatado en varias ocasiones como casi deja la política apenas en sus primeros pasos, cuando en 1972, con 30 años, recibió una llamada telefónica que le cambiaría la vida para siempre. Biden estaba en Washington cuando le avisaron que un camión tráiler había embestido el auto en el que viajaban su mujer, Neilia, y sus tres hijos. En el accidente fallecieron Neilia y su hija Naomi, nacida en 1971.

Biden, quien ha dicho que espera curar el alma de los Estados Unidos en medio de tiempos convulsos e inciertos, ha tenido que luchar también para encontrar las fuerzas necesarias, en el resto de su familia y en su propia alma, para sobreponerse a cada dura situación que le ha tocado enfrentar.

Con información de Vanity Fair y EFE

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.