El pánico dispara la compra de gasolina en EE. UU. tras ataque a oleoducto

Colonial, que transporta combustible a través de la costa este y recorre más de 8.800 kilómetros desde Texas hasta Nueva Jersey, fue víctima esta semana de un ataque cibernético que la obligó a detener sus operaciones

110
Conductores hambrientos de combustible esperan en fila para llenar sus tanques en una estación de QuikTrip que tiene gasolina para vender en Decatur, Georgia, EE. UU. | Foto: EFE

Miami.- El temor generado por el ciberataque perpetrado contra Colonial, la mayor red de oleoductos de Estados Unidos, llevó este miércoles, 12 de mayo, al acaparamiento de gasolina en el norte de Florida pese a que no hay escasez en este estado debido a que el 90 % del suministro llega por vía marítima.

Este miércoles, el 73 % de las estaciones de Pensacola, en el noroeste de Florida, quedaron sin el combustible, mientras que en Tallahassee quedó 44 % en esa misma situación, y en Gainesville, una ciudad universitaria, se contabilizó 15 %, según Gas Buddy, una aplicación de búsqueda de gasolina y diésel. Florida «sigue estando bien abastecida de combustible«, aseguró hoy la Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA, en inglés).

El sur del estado del sol se vio menos afectado por el acaparamiento, pero en algunos lugares, como Costco, donde el combustible es más barato, las filas son más largas de lo usual y acompañadas de mayor personal del hipermercado y de la Policía para evitar desórdenes.

De igual forma, los supermercados tienen una mayor afluencia de compradores, un día después de que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, declarara el estado de emergencia.

Bajo esa orden, Florida eliminaría las restricciones de peso y tamaño de los camiones cisterna de combustible para permitir que llegue más gasolina a la región. La medida también declara ilegal la especulación de precios.

Patrick De Haan, directivo de Gas Buddy, dice que los precios en Florida podrían subir levemente en los próximos días, pero que no se espera nada sustancial porque la mayoría de la gasolina llega de los puertos.

Por el contrario, Georgia, Alabama, las Carolinas, Tennessee y Virginia, los estados más afectados por el ciberataque, sí podrían enfrentar alza de precios de los combustibles.

Colonial, que transporta combustible a través de la costa este y recorre más de 8.800 kilómetros desde Texas hasta Nueva Jersey, fue víctima esta semana de un ataque cibernético que la obligó a detener sus operaciones.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.