29 C
Caracas
jueves, 3 diciembre, 2020

Deutsche Bank encabeza la lista de transacciones sospechosas reportadas por FinCEN

Los documentos filtrados de FinCEN revelan el rol central de Deutsche Bank en transacciones sospechosas. Muchas de ellas podrían haber posibilitado que Irán y Rusia evadieran sanciones.

-

El mayor banco de Alemania, Deutsche Bank (DB), no es ajeno a los escándalos. Pero los documentos filtrados de la Red de Control de Delitos Financieros, una oficina del Departamento del Tesoro de EE.UU. cuyo acrónimo es FinCen, sugieren que esa institución bancaria estuvo al tanto de la realización de transacciones sospechosas por un monto de más de 1,3 billones de dólares, incluso durante el período después del cual el DB había prometido mejorar sus sistemas de control.

Los archivos de FinCEN indican que Deutsche Bank continuó transfiriendo dinero a personas y compañías consideradas sospechosas, según los Informes de Actividades Sospechosas (SAR, por sus siglas en inglés) de esa institución, también después de 2015, año en que pagó una multa de 258 millones de dólares por violar sanciones estadounidenses.

Deutsche Bank en la mira

El banco más grande de Alemania estaría implicado, según esos informes, en un 62% de las actividades sospechosas reportadas a FinCEN en los documentos filtrados.

Esos informes no son siempre una evidencia de conducta delictiva. A las instituciones financieras que operan en EE. UU. se les exige presentar esos informes de actividades sospechosas al Departamento del Tesoro. De no hacerlo, pueden ser sometidas a juicio. Entre 1999 y 2017 se informó de transacciones sospechosas por 2 billones de dólares, más de la mitad (1,3 billones de U$S) pasó a través de Deutsche Bank, que reportó esas actividades al FinCEN.

LEE TAMBIÉN

Irán se mantiene firme junto a Venezuela contra las sanciones de EE. UU.

Multas previas contra Deutsche Bank

No es la primera vez que Deutsche Bank está implicado en transacciones de dinero sospechosas. En 2015 tuvo que pagar una multa de 258 millones de dólares por violar sanciones estadounidenses. De acuerdo con una investigación de los reguladores bancarios de EE. UU. y del estado de Nueva York, Deutsche Bank había movido casi 11.000 millones de dólares a favor de instituciones financieras iraníes, libias, sirias, birmanas y sudanesas entre 1999 y 2006. El banco alemán fue acusado de llevar a cabo transacciones para sus clientes usando «métodos y prácticas no transparentes” para maquillar sus acciones. «Desde que entonces hemos finalizado todos los negocios con las partes de los países implicados”, dijo en 2015 una portavoz de Deutsche Bank.

- Advertisement -

En ese contexto, se destaca el caso de Reza Zarrab, un comerciante de oro turco-iraní, quien se declaró culpable en 2017 ante una corte federal de EE. UU. por ayudar a evadir sanciones contra Irán. La filial estadounidense de Deutsche Bank, es decir, Deutsche Bank Trust Company Americas (TCA), envió un informe al FinCEN, en marzo de 2017, acerca de los vínculos estrechos de una compañía con Zarrab. De acuerdo a ese informe, se habían transferido más de 28 millones de dólares en nombre de Nadir Döviz, también del rubro del oro. Una de esos movimientos sospechosos fue por 1,5 millones de dólares, de Nadir Döviz, en Turquía, a Nadir Gold, en Dubai, el 12 de septiembre de 2016. La transacción fue realizada sin mencionar el propósito.

Un portavoz de Deutsche Bank, al recibir un catálogo de preguntas del ICIJ, aseguró que la información contenida en las filtraciones «no es nueva para nosotros ni para nuestros reguladores”, que son asuntos que datan de años anteriores a 2016, y que Deutsche Bank «ahora es otro banco”. Ahora las investigaciones continúan. Los datos del SAR plantean la cuestión acerca de cuánto sabía Deutsche Bank sobre la conexión de Döviz con Zarrab y sobre la implicación de los comerciantes turcos de oro en lo que parecería ser un intercambio de oro por petróleo para burlar las sanciones contra Irán.

Operaciones de Reza Zarrab por un billón de dólares

Cuando los bancos iraníes fueron excluidos del sistema global de transacciones SWIFT, las compañías de ese país ya no pudieron usar transacciones bancarias internacionales para recibir pagos por la exportación de petróleo y gas.

Para esquivar la prohibición, Irán comenzó a aceptar oro como forma de pago. Reza Zarrab jugó un papel clave en ese esquema de billones de dólares para ayudar a Irán a evadir las sanciones.

Primero, Zarrab fue acusado y arrestado en diciembre de 2013 en Turquía como parte de una gran investigación contra ministros del gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo turco (AKP). Entre otros cargos, a Zarrab se lo acusó de soborno a ministros, lavado de dinero y contrabando de oro. De acuerdo con un informe de entonces de investigadores turcos, Zarrab usó a Nadir Döviz para comprar oro. El emisario de Zarrab, Adem Karahan, contó más tarde al diario turco Cumhuriyet que actuaba como mensajero de dinero al contado desde Dubai hacia Turquía, y desde Dubai hacia Irán.

Una de las compañías de las que recibió dinero fue Nadir Gold LLC, una subsidiaria de Nadir Döviz en Dubai. Deutsche Bank registró precisamente a esas dos compañías en su SAR de marzo de 2017 al FinCEN.

En ese momento, el gobierno de Erdogan negó todas las acusaciones contra Zarrab y vinculó la pesquisa a un intento de golpe de Estado, arrestando a los investigadores que la iniciaron. Zarrab estuvo dos meses en prisión y luego fue liberado.

En marzo de 2016, Zarrab volvió a ser arrestado, esta vez en EE. UU., cuando iba camino de Disney World con su familia. Las autoridades estadounidenses lo acusaron de lavado de dinero, fraude, y de ayudar al gobierno iraní a evadir sanciones económicas. El acusado se declaró culpable y más tarde fue testigo estrella en un juicio contra un ejecutivo del banco turco Halkbank.

Durante ese proceso, en noviembre de 2017, Zarrab denunció que funcionarios del gobierno turco, incluyendo el presidente Erdogan, habían permitido al Halkbank crear una compleja red de compañías fantasma y transacciones falsas en oro para ayudar a Irán a evadir las sanciones impuestas por EE. UU. Nadir Döviz y el Deutsche Bank se negaron a responder preguntas específicas sobre su conexión entre sí y con Reza Zarrab. Pero lo que se evidencia es un patrón en los vínculos entre Deutsche Bank con clientes sospechosos.

LEE TAMBIÉN

Rusia asegura que sanciones contra Rosneft no afectarán relaciones con Maduro

Deutsche Bank hizo transacciones, otro banco se negó

Las filtraciones del FinCEN revelan que Deutsche Bank también condujo transacciones para una refinería de petróleo en Turkmenistán, a pesar de que esta probablemente habría violado las sanciones contra Irán. La filial estadounidense del Deutsche Bank, TCA, documentó dos informes SAR en octubre de 2014 y febrero de 2015 relacionados con esas transacciones.

En esos informes, DB refiere que «el Complejo de Procesamiento de Petróleo Turkmenbashi todavía está implicado en actividades comerciales restringidas por sanciones estadounidenses” exportando gas licuado a Irán. Turkmenbashi Oil es el mayor productor de petróleo y gas en Turkmenistán.

De acuerdo con el SAR de Deutsche Bank TCA, esa empresa facilitó transacciones por valor de 168,5 millones de dólares entre abril y septiembre de 2014 para Turkmenbashi Oil. Y procesó alrededor de 113 millones de dólares en otras transacciones entre septiembre de 2014 y enero de 2015.

Mientras Deutsche Bank TCA movió dinero para Turkmenbashi Oil, BNY Mellon, otro banco que ofrece servicios en Nueva York, rehusó procesar transacciones para esa compañía también en ese período.

Oligarcas rusos bajo sanciones

Los informes SAR filtrados también indican que Deutsche Bank podría haber permitido a algunas compañías esquivar sanciones en Rusia y en Irán.

Surgutneftegas, una de las mayores compañías rusas de petróleo, fue sancionada en EE. UU. en septiembre de 2014 por apoyar la guerra rusa contra Ucrania.

Las sanciones prohibían el aprovisionamiento de todo tipo de equipo técnico para respaldar a compañías petroleras rusas, así como transacciones que lo posibilitaran.

Como banco corresponsal, Deutsche Bank TCA estuvo envuelto en 47 transferencias por valor de cerca de 430 millones de dólares hacia y desde Surgutneftegas entre principios de marzo y mitades de mayo de 2015, es decir, bastante después del anuncio de las sanciones.

El análisis que hace el Consorcio Internacional de Periodistas Investigadores (ICIJ) de los datos del FinCEN indica que Deutsche Bank también movió más de 11.000 millones de dólares en transferencias entre 2003 y 2017 para compañías vinculadas a Oleg Deripaska, un multimillonario ruso y aliado del presidente ruso, Vladimir Putin, a pesar de estar completamente al tanto de las investigaciones en curso.

El mismo Deutsche Bank envió un SAR en noviembre de 2016 declarando que «Deripaska está bajo investigación de autoridades de EE. UU. y Reino Unido en relación con una transacción de 57,5 millones de dólares en 2007”.

El reporte señaló que «en el pasado, autoridades de EE. UU. han acusado al Sr. Deripaska de tener conexiones con el crimen organizado”.

Deripaska fue registrado en la lista estadounidense de sanciones individuales en 2018 por lavado de dinero, extorsión y vínculos con grupo del crimen organizado. Deripaska niega haber cometido lavado de dinero y crímenes financieros y ha demandado al gobierno de EE. UU. para revertir las sanciones.

¿Todo por dinero?

El Deutsche Bank ha sido penalizado muchas veces en el pasado por posibilitar actividades sospechosas. ¿Por qué habría continuado haciéndolo luego de haber pagado una abultada multa de 258 millones de dólares en 2015? Para Tim White, un asesor de AML Right Source, una consultora de investigación contra el lavado de dinero, la respuesta es simple: dinero.

White dice que «al continuar con esas transacciones sospechosas, los bancos están haciendo más dinero que lo que podrían costarles esas transgresiones”.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado