Detienen a mayor de la Policía por muerte de joven en protestas colombianas

Según la Fiscalía de Colombia hay al menos 11 muertos, aunque diversas ONG como Temblores elevan esa cifra a 37

55
Un hombre levanta un cartel en el que se lee en inglés “Los policías están matando civiles en Colombia” en Medellín. | EFE/ Luis Eduardo Noriega A.

El mayor de la Policía de Colombia Carlos Javier Arenas fue detenido por la muerte de Brayan Fernando Niño, un joven de 24 años que falleció el sábado 1 de mayo durante una protesta contra el Gobierno en el municipio de Madrid, en el departamento de Cundinamarca, informaron este jueves fuentes oficiales.

Arenas fue detenido por orden de la Justicia Penal Militar y Policial del país, que lo vinculó a una investigación por el presunto homicidio de Niño, quien según han denunciado varias organizaciones recibió disparos en una manifestación intervenida por agentes de la Policía.

«En desarrollo de la investigación se allegó material probatorio y evidencia física, que dio lugar a emitir orden de captura en contra del señor Mayor Carlos Javier Arenas Niño, como presunto autor responsable del delito de homicidio», informó la Unidad Administrativa Especial de la Justicia Penal Militar en un escueto comunicado.

La Fiscalía colombiana anunció ayer que imputará a policías por los homicidios de tres civiles durante las violentas manifestaciones en Colombia, que comenzaron el miércoles de la semana pasada y según ese organismo han dejado al menos 11 muertos, aunque diversas ONG como Temblores elevan esa cifra a 37.

El director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, informó ayer que la ONG recibió la denuncia de 31 muertes en Colombia durante las manifestaciones, entre ellas la de Brayan Niño.

Las manifestaciones arrancaron el 28 de abril contra la ya retirada reforma tributaria del Gobierno colombiano y continúan en las calles, entre otras cosas, en rechazo a la brutalidad policial.

El rechazo a las políticas del Gobierno han motivado durante una semana largas jornadas de protestas en las que la Policía ha sido acusada además por agresiones físicas, violaciones sexuales y detenciones arbitrarias de las que han sido víctimas decenas de protestantes.

El Cuerpo de Verificación Digital de Amnistía Internacional evidenció, a través de material audiovisual, «el uso excesivo e innecesario de la fuerza por parte de la Fuerza Pública en el control de las manifestaciones».

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.